#OPINIÓN La Red de Instituciones Larenses: ¡Aires de libertad! #23Ene

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“El que ha superado sus miedos será verdaderamente libre”

Aristóteles.

Filósofo, polímita y científico, cuya sabiduría abarcaba conocimientos sobre la ciencia, el arte y las humanidades, Aristóteles, nació en Estagira, al norte de la antigua Grecia en el año 384 a. C. y falleció en Calcis en el año 322 a. C. Escribió sobre la lógica, la metafísica, filosofía de la  ciencia, la ética, filosofía política, estética, retórica, física, astronomía y la bilogía. Ha sido considerado como el padre de la filosofía occidental y ha ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de occidente por más de dos milenios (Fuente Wikipedia.)

Mucho antes de fundarse la República los genes de los venezolanos emulaban al caballo blanco de nuestro escudo e indomables barquineaban sin aceptar la espuela inmisericorde de los tiranos que han tratado de someter la voluntad de la sangre que dio libertad a los pueblos del mundo.

La libertad es un sentimiento que nos insta en poner a prueba nuestros propios límites. Es el inmenso deseo del ser humano por ser dueño de sus actos que lo lleva a alcanzar los más grandes ideales. Por eso es imprescindible vencer los miedos y no se trata de ser imprudente al no medir el peligro que nos amenaza, ¡No!, se trata de vencer al miedo y acompañarlo con la valentía necesaria para que no nos impida tomar la decisión de actuar y… ¡Hacerlo!

Es entonces cuando somos libres. Somos libres en el momento en que decidimos serlo y esto incluye la posibilidad de cometer errores como una vía para lograr llegar a los objetivos propuestos. Es por ello que es necesario actuar con prudencia implementando la lógica y la razón necesarias para actuar con sensatez.

Más allá del libertinaje interpretado como libertad tenemos el derecho de hacer lo que debemos muy por encima de hacer lo que queremos, teniendo plena conciencia de que la libertad nunca se nos dará voluntariamente cuando, por el contrario, se nos quiere oprimir. Es por ello que debemos luchar por conquistarla.

No es sencillo el camino hacia la libertad y muchos de nosotros hemos tenido que soportar y sobreponernos a situaciones muy difíciles cuando se nos ha querido conculcar nuestros derechos más elementales. De todos es conocida la situación en la cual sobrevivimos; los diagnósticos están hechos al igual que las propuestas que de haber sido oídas, e implementadas, no existiría la crisis que destruye la nación. Si se hubiese actuado teniéndonos como aliados y no como adversarios, la Tierra de Gracia, llamada Venezuela hubiese llegado a ocupar el privilegiado sitial que le corresponde porque ha sido dotada por Dios, Todopoderoso, con los recursos renovables y no renovables para que el intelecto probo formado en nuestras magnas casas de estudios lo hubiese logrado aprovechando la coyuntura creada por los exuberantes precios del petróleo que produjeron el mayor ingreso monetario que ha tenido la república desde su fundación.

Es difícil tratar sobre la libertad cuando se han implementado dogmas que manipulan el pensamiento de algunos ciudadanos, es ahí donde el espejo se convierte el mejor juez, allá en la intimidad cuando le preguntamos sobre la realidad que nos destruye y que estamos haciendo para superarla. Entre ese estímulo y la respuesta existe un lapso y es allí donde se está nuestro crecimiento y la decisión de conseguir nuestra libertad, mejorando y respetando la libertad de los demás…

Gloria a Venezuela… ¡Libre!

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios