#OPINIÓN El propósito de la Amnistía #3Feb

Jorge Euclídes Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

Uno de los grandes daños que hemos sufridos los venezolanos en los últimos 20 años ha sido la división política transformada en odio e intolerancia entre nosotros. Vivimos un drama social de proporciones históricas donde el hambre y las enfermedades concluyen en muerte y fuga desesperada hacia otros países, ello nos debiera unir en busca de soluciones urgentes pero vemos como el resentimiento y la desconfianza sembrada por unos gobernantes indolentes ante el sufrimiento humano, lo ha impedido.

Ubicados ante este panorama de división mortal entre los venezolanos, la Asamblea Nacional aprobó una Ley que permita la reconciliación nacional, un instrumento legal que busca definir con claridad el bando de los demócratas frente a los grupos minúsculos que se empeñan en seguir manejando al país de la forma criminal que nos ha conducido a la miseria y la desesperanza colectiva. Este instrumento para lograr la reunificación del pueblo democrático es la Ley de Amnistía, la cual de manera clara y justa establece el perdón para quienes hayan cometido infracciones legales sin dolo  desde sus cargos pero sin que perdone delitos de asesinato, torturas o corrupción.

Esta Ley de Amnistía viene a representar en estos momentos el Decreto de Guerra a Muerte del Libertador Simón  Bolívar, con  el cual definió de manera contundente y patriótica quienes estaban por la Independencia y quienes se aferraban a la defensa del yugo imperial. De eso se trata en estos tiempos de igual importancia histórica, definir el bando de quienes queremos vivir en Democracia y quienes se mantienen obtusamente en la defensa de un Gobierno que desconoce la Constitución Nacional y usurpa el poder que debe estar en manos del pueblo.

Que nadie se confunda, la Ley de Amnistía es una Ley para la paz y la reconciliación, es una Ley para reagrupar a los ciudadanos en misión civil o militar que aman la Democracia y rechazan la dictadura, al mismo tiempo que ubique muy bien al bando de los enemigos de la Constitución. Vamos con todo, no desmayemos, estamos en el camino correcto con la Asamblea Nacional y Juan Guaido al frente. Dios con nosotros.

Jorge Euclídes Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios