#OPINIÓN Valiente Juventud #12Feb

William Amaro | Ilustración: Victoria Peña |

Mi condición de profesor de Historia de Venezuela me impele a tocar en este artículo el tema de la valentía de los jóvenes en medio de las circunstancias que les rodea se encuentren en el lugar donde se encuentren. Imperioso es entonces recordar en primer lugar, la razón del porqué se celebra hoy el Día de la Juventud en nuestro país. Se conmemora la Batalla de La Victoria, ganada en 1814 por José Félix Ribas con jóvenes del Seminario y de la Universidad de Caracas. “Ribas reunió un grupo de jóvenes inexpertos en el uso del fusil. Se armaron con el coraje que inspiraba la defensa del país y con ellos los soldados que no pasaban de 1.500, marcharon a La Victoria para enfrentarse a las tropas Realistas, conformadas por casi 3 mil hombres”!Y ganaron! Pág.
http://versionfinal.com.ve.

Imaginar los detalles de esta batalla me emociona, sin embargo, la valentía de los jóvenes del prócer en cuestión solo sirve para recordar el espíritu de libertad que acompaña la mente y el corazón de muchos muchachos en Venezuela. Potenciados por el amor a su patria, la frustración de ver el futuro oscuro que les espera en un país estancado por directrices socialistas. Angustiados por la situación de sus padres y hermanos, salen a la calle a exigir cambios para un mejor futuro. Entonces caen heridos, muertos, lisiados y en la cárcel pero su esperanza no decae. Ellos también son la imagen de una juventud valiente que sufre diariamente por sus convicciones y por ellas lucha.

Igualmente, tenemos que poner en paralelo a este heroísmo de nuestros jóvenes, a aquellos que se han marchado a otros países asumiendo todos los riesgos que ello implica. Aquellos, que escondiendo sus lágrimas en su garganta, en sus estómagos y en su corazón para no afligir a sus padres, hermanos y abuelos que los ven partir, se ahogan en el silencio de un autobús que los lleva a un destino incierto, con una esperanza: ganar dinero para ayudar a sus amados que han quedado casi en la indigencia en su país, gracias al absurdo gobierno, castrador de oportunidades y de futuro, que solo busca perpetuarse en el poder.

Estos niños, si, niños, porque muchos se han marchado con apenas 18 años, entre los cuales coloco en la vanguardia de esta gesta heroica a mi nieto Miguel Alejandro, son hoy por hoy de la extirpe de aquellos jóvenes que derramaron su sangre y entregaron sus vidas bajo la tiranía del invasor/guiados por José Felix Ribas. Llevan en sus genes, en sus venas, esa misma sangre, llena de amor, valor y esperanza por un nuevo país. Son una casta poderosa de valientes que nace en medio de la debacle y la crisis provocada por la ineptitud, la trampa y la corrupción de este obsoleto régimen gubernamental. Si, ha nacido una nueva casta de jóvenes con decisión y mucha fortaleza, inteligencia y sabiduría que le viene del Cielo, para incluso tomar el puesto de padres que han abandonado el barco de la familia y se han ido, sin importar el dolor, la soledad y la incertidumbre como han dejado el núcleo familiar.

Definitivamente, estas hermosas y valientes motivaciones de estos jóvenes no les vienen solas. Ellos acuden al Altísimo en oración, apoyándose con fuerza, fe y convicción en lo que Dios les sugiere. “Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” Sant.1:5. Y para ellos, para estos jóvenes, hay una promesa que seguro se va a cumplir en su debido tiempo, porque son obedientes al mandamiento. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da” Ex.20:12. Y DIOS cumplirá esa promesa.

¡El ALTÍSIMO BENDIGA A LA JUVENTUD VENEZOLANA!

Hasta la semana próxima Dios mediante por la WEB.

Próximo Artículo: “Gestión Comunal”

William Amaro Gutiérrez.

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios