#OPINIÓN Lectura: Hitos #2Jul

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

El Universo lo componen dos ingredientes: masa y energía. Polvo es la materia de la masa. La masa son los elementos básicos de la tabla periódica que la estructuran. La materia en su constitución es heterogénea y nosotros como seres vivientes nos encontramos soportados y rodeados de ese polvo que es la masa. Pero a pesar de la heterogeneidad, ese polvo mantiene su unidad colectiva. Ningún átomo es independiente uno del otro. La energía, que es el otro componente del Universo, aporta la acción y la interacción entre ese polvo de elementos, animados por su esfuerzo.

Mi descubrimiento, como hito, consiste en haber comprobado que esos dos elementos constituyentes del Universo, son también los componentes de la luz. La luz es un efecto producido por la acción de una energía interviniente en la energía de las partículas materiales de la masa. Tres ejemplos lo corroboran. (1) Un filamento es un recurso metálico (masa) del bombillo; (2) el gas es un recurso de la masa gaseosa de un fluorescente. Y, (3) el gas es constituyente de la masa gaseosa de la atmósfera de la Tierra. Estos tres medios aportan la partícula de masa. La energía interviniente para 1 y 2 es la energía eléctrica; y para 3 es la proveniente del sol, con la cual se ilumina la masa de la partícula. El segundo hito se refiere a la manera como la masa y la energía, en conjunto, generan la iluminación. La energía se mueve, la eléctrica recorre largas distancias conducida por cables hasta donde se la usará. La energía solar cubre un recorrido desde el Sol a la Tierra de casi ciento cincuenta millones de kilómetros a razón de 300.000 Kms/s. en tan sólo ocho minutos y fracción para iluminar las partículas de masa atmosférica que iluminan los días. La masa no se mueve, el filamento del bombillo y el gas contenido en el tubo del fluorescente están protegidos por las cámaras de vidrio. La masa de la atmósfera de la Tierra está fija, no se mueve, porque la sujeta sobre la superficie la gravedad. La energía eléctrica para el bombillo y el fluorescente, y la energía solar para la atmósfera hacen sus recorridos hasta el bombillo, el fluorescente y a la atmósfera para generar la iluminación.

La energía eléctrica, como energía interviniente, interviene la energía contenida en las partículas del filamentos y del gas para que la masa de ellas se ilumine. La energía solar, energía interviniente, interviene la energía contenida en la masa de la partíucula atmosférica para que su masa ilumine los días.

Continuará…

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios