#OPINIÓN Ventana abierta: ¿Quién cuidará a los muertos? #7Ago

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“Sus hijos serán honrados, y él no lo sabrá; O serán humillados, y no entenderá de ellos»

(Job 14:21)

Si hiciéramos una encuesta y preguntásemos: ¿Para dónde va el que muere? La respuesta pudieran ser: Para el cielo; otros dirán para el infierno o distintos lugares, y algunos responderían que el fallecido no sabe nada. El texto inicial dice que sus hijos (del que muere) serán honrados, y la persona no lo sabrá y si los maltratan o humillan, según otras versiones, dice que: “él (difunto) no lo percibe”.

Esto justifica nuestro título: ¿Quién cuidará de los muertos? Y tal vez por ello, algunos están tomando el camino de la cremación, porque como hemos dicho en otros artículos, tan pronto nos entierran, al poco tiempo los vándalos, espiritistas u otros, nos estarían sacando de las tumbas. Entonces, creemos que la Biblia (Dios) tiene razón cuando dice que los muertos no saben nada (Eclesiastés 9:5,6), porque si supieran algo intervendrían para que nadie los toque o el lugar donde han sido depositados se respete. En la cremación, el dolor es para los vivos, y no para el fallecido.

Hace poco, tristemente han muerto varias personas cercanas a nuestra familia y por cuestión de espacio solo podemos nombrar a dos de ellos. El primero que mencionaremos es al señor Francisco (Nazareno) Peña Toro, quien murió el 26 de Junio de este año; se ganó el cariño de “todos los de la cuadra”; fue una persona servicial, trabajadora, colaboradora, todo el tiempo con buen ánimo. Constantemente daba gracias a Dios, a pesar de las adversidades que nos ha tocado afrontar. Y ahora, está dormido, como dijo Jesús de Lázaro (según Juan 11:11).

Nazareno (como le llamábamos), murió de repente. Posiblemente de un infarto y según los comentarios, las medicinas que tomaba no las encontraban fácilmente, tal vez, la escasez de fármacos formó parte de la razón de su deceso.

Su familia, ha sentido profundamente dicha pérdida, porque fue un buen esposo, padre ejemplar y buen ciudadano. Por cierto, se le está graduando un hijo de bachiller y él  no puede enterarse por estar “dormido” en la tumba. E igualmente, también les dolió mucho al señor Saúl Silva, a su esposa, la señora Alicia Pastora y a sus hijos, ya que llevaba unos 35 años, laborando con ellos y era considerado como uno más de la familia.

Igual de triste o lamentable, el 09 de Julio, bajó al descanso, el médico Veterinario Marcos Antonio Flores Escalona, quien en vida fuera el hermano y colega de un tío político, del doctor Máximo Antonio, del mismo apellido, y junto a su esposa Gladys Esperanza González de Flores, sus hermanas: Teresa, Nayibe, Sagrario, Marta, Anice y otros familiares, fueron sorprendidos por dicha muerte. Según la parte médica, sufrió un infarto fulminante, y no pudo realizar un viaje para encontrarse con su esposa Soraya Figueredo y  su hijo Jesús Rafael.

Marcos Antonio, en general, gozaba de buena salud, trabajaba muchísimo, fue muy querido y apreciado por la familia y comunidad donde vivía o quienes le conocían. Podemos decir, que los problemas que estamos viviendo en Venezuela, está afectando a la gente joven, quienes están bajando a la tumba, provocado por eventos que, en la mayoría de los casos, se presentaban solo en personas bastante adultas.

Por todo, la Biblia afirman que nuestra vida es como un soplo, y que al morir nadie lo verá más, y que tampoco volverá más a su casa (ver Job 7: 7-10). Es por ello, que se hace necesaria la resurrección, para volver a la vida, tal como lo hizo Jesús, quien resucitó el tercer día después de su muerte (Lucas 24: 6,7; 1ª Corintios 15: 3,4, 21).

Sabemos que el tema cuesta entender o algunos no lo aceptan, porque desde hace muchos años se han manejado otras ideas sobre la muerte, muy contrarias a lo que dice la Biblia. Y, aunque Dios es quien juzga o juzgará a todo los habitantes del planeta, Cristo ante su Segundo regreso, dijo que quien creen en él aunque esté muerto vivirá (Juan 11:25).

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios