#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: La política y la amistad #21Ago

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“Al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos sino el silencio de nuestros amigos”.

Martin Luther King Jr. 15-01-1.929 / 04-04-1.919.

Esta frase del pastor estadounidense de la iglesia Bautista; activista que desarrollo una labor crucial en Estados Unidos al frente del movimiento por los derechos civiles; acérrimo protestatario contra la Guerra de Vietnam y la pobreza en general, encaminó su labor para acabar con la segregación y discriminación racial de aquel país por medios no violentos. Lucha que propició que le fuese otorgado el premio “Nobel de la Paz”; fue asesinado cuando se preparaba para asistir a una cena entre amigos. Martin Luther King Jr. habla sobre el modo en el que una amistad nos puede hacer sentir mal cuando le fallamos a alguien. F: Wikipedia.

Sobre la amistad expresa la Biblia lo siguiente:

“Las palabras suaves hacen ganar amigos y la lengua amable multiplica las respuestas afectuosas. Que sean muchos tus amigos, pero ten uno entre mil como consejero.

Si quieres un amigo comienza por probarlo y no confíes en él inmediatamente. Porque hay amigos de ocasión que no son fieles el día de la desgracia, Hay amigos que se vuelven enemigos y se pondrán a hablar de tus líos para avergonzarte.

Hay amigos que comparten tu mesa que no te serán fieles cuando te vaya mal. Mientras te vaya bien, serán como tu sombra y vendrán a mandar a tus servidores. Pero al verte humillado, se volverán en contra tuya y evitarán tu mirada.

Aléjate de tus enemigos y cuídate de tus amigos.

El amigo fiel es refugio seguro; el que lo encontró ha hallado un tesoro.

¿Qué pagarías por tener un amigo fiel? No tiene precio. El amigo fiel es remedio saludable y los que temen al señor lo encontrarán. El que teme a Dios se hace verdaderos amigos, pues, como es él, así serán sus amigos.”

ECLESIÁSTICO 6.

En el seno de mi hogar aprendí a honrar como sagrado el sentimiento que denominamos amistad. Es por ello que a menudo no comprendo a la política. He tratado de ser diáfano en mi actuación y ese respeto por la amistad me ha llevado a apegarme a la palabras del Libertador porque “LA AMISTAD ES MI PASIÓN.”

Supongo que la situación impuesta al país hace que estemos atravesando momentos inéditos en la historia de la humanidad y no se trata de llover sobre mojado; de analizar lo que es de todos conocido y de volver a durar meses planificando lo que ya hemos planificado durante los peores 20 años que han vivido los ciudadanos desde que se fundó la república, y mucho cuidado, porque creo que probablemente antes de la Declaración de Independencia tampoco se había soportado tan cruel oprobio.

Es por ello que una vez más, hago un llamado a la cordura a aplicar ese inmenso sentimiento, LA AMISTAD, y llevarlo a la política; a hacer del compañero político ese amigo fiel que tanto necesita la madre patria.

Las personas de buena voluntad que luchan desinteresadamente en pos de la libertad y la democracia deben realizar un pacto mirándose a los ojos y con un apretón de manos que haga doler las entrañas, así se habrá de transitar el camino hacia el logro de la ansiada libertad y la instauración del verdadero sistema democrático que erradique al populismo, socialismo y/o, al comunismo, en cualquiera de sus diferentes manipulaciones.

La unidad debe ser: “Diáfana, con claridad en la acción; en la búsqueda del benéfico que llegue a todos los ciudadanos.

“Recordar que hoy la historia se escribe con mayor claridad.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios