#OPINIÓN Ventana abierta: Hijos educados por la “chamba juvenil” #21Ago

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles”

(Lucas 2:46)

El texto de hoy, se refiere al Hijo de Dios y también nos habla del extraordinario nivel educativo que Él tenía. A la edad de 12 años había superado a los doctores de la ley (Lucas 2: 47, 52). Allí dice, que Jesús crecía en gracias para con Dios y los hombres; tal educación le sirvió para llevar a cabo su cometido: La salvación de la raza humana.

A dicha edad, Jesús sabía quién era su madre y su verdadero progenitor, lo demostró cuando le contestó a José y María: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” (Lucas 2:52).

En sentido similar, aunque somos unos 2 mil doscientos millones de cristianos, no todos reconocen que Jesús es el Hijo de Dios. Y, ¿qué diremos para los que no son cristianos? Probablemente, mejor papel hizo aquel centurión romano quien, después que Cristo había expirado en la cruz del Calvario, dijo: “Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios” (Marcos 15:39).

Como el espacio y el tiempo son cortos, dejaremos algunos versos que muestran que Jesús es Cristo, el Hijo de Dios. Por tal motivo, le invitamos a revisar: 1 Pedro 1:18-20; 1ª Juan 5: 20; Juan 17:1, 3, 5, 8, 24; Juan 1; Colosenses 1:17, 19, entre otros.

Necesitamos creer en Jesús, pero al contrario, rechazar a Cristo es negar al Salvador o su redención, y al negarlo, como Hijo de Dios, hasta se llega a ser anticristo (ver 1ª Juan 2:22, 23; 1ª Juan 4:3; 1ª Juan 5:1; Judas 4).

Negar a Jesús no es un juego. La educación que reciben los hijos de Venezuela, tampoco lo es, ni nunca lo será. En este sentido, igual de espeluznantes son las palabras pronunciadas por el “Ministro para la educación” A. Istúriz, quien espera que los de la “chamba juvenil” se conviertan, en sólo cinco semanas, en “docentes especiales”, incluso “con capacidades de psicopedagogos”. Esto lo dijo, el 03 de agosto de este año. (Ver: https://www.aporrea.org/educacion/a281061.html).

Dichos jóvenes, en esas 5 semanas, participarán de un diplomado de 220 horas (90 presenciales y 130 a distancia). Aunque lo virtual sea de vanguardia ¿Quién se montaría en un avión cuyo piloto haya realizado sus estudios por Internet?

Hay numerosas razones por lo cual muchos docentes han emigrado. Entre otras: Maestro o docente, mal pagados, sin poder sobrevivir ante esta situación económica;  ataques permanentes sobre la ideologización; desvalorización de la carrera, cuya formación, a numerosos, nos costó mucho esfuerzo en ir a la Universidad durante 5 años.

Por ello, no puede ser, que los hijos de nuestro país vayan a ser educados por la “chamba juvenil”. Y aclaramos: No tenemos nada en contra de los jóvenes. Y no es que no sean capaces, porque Jesús dejó atónitos a los maestros de la ley, siendo muy jovencito. Pero si observamos con sindéresis, Cristo tardó varios años para ser bien enseñado, educado y poder pararse frente a esos doctores, creciendo en sabiduría celestial y humana.

Sin ofender: ¿Qué va a enseñar la “chamba juvenil? ¿Cómo van a manejar los programas de clases, la didáctica, los recursos, la pedagogía, el proceso de enseñanza-aprendizaje, la formación de valores, grado de madurez ellos tengan, qué religión practican, la innovación, la evaluación, y mucho más?

Es posible que: El desconocimiento de Dios, de Cristo, hace que los conductores de un país, o habitantes del mismo, vivan en oscuridad. Porque, nunca van a entender que no estamos para formar esclavos, sino ciudadanos libres, preparados para la patria celestial.

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios