#OPINIÓN Lectura: Pensadurías #3Sep

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

Pensadurías se describen como ráfagas instantáneas del pensamiento; fuga de ideas que lo alumbran y desaparecen.

Desalojados siempre, el presente no admite la residencia

La ignorancia de la ortografía es una enfermedad de transmisión no textual.

Siempre la vida ha sido un objeto desechable.

La palabra es un grito educado.

La conversación entablada se detuvo porque faltó la madera.

La lectura se congela en el mar de hielo de la desidia.

Escribir es hacerle el discurso al papel.

Deseo a todos que tengan un feliz Plácido Domingo.

El ascensor inmoviliza los pasos del caminar.

Era tan pesada la rueda de prensa que todos los asistentes no sobrevivieron.

Del árbol de la ciencia del bien y el mal, sin excepción, todos hemos comido.

La palabra es una casa, conocerla es habitarla.

El libro es un bosque de palabras, en su sombra mora el conocimiento.

Si amaneciste con pulgas, pregúntate: ¿con quién dormiste?

Definitivamente, la paja no se cuida con candela.

El morrocoy ha llegado a una sabia conclusión: la horqueta no sirve para trepar.

A la estúpida máscara de la satisfacción oponle la inconformidad

El bolígrafo tiene la manía de no dejar papel en blanco

La libertad la obtiene los cabellos mediante la degenerada alopecia

La palabra hablada tiene una cruel enemiga que la congela en la escritura.

Desde la noche del planeta Tierra se observan los días como puntos de luz de otros cuerpos en el espacio.

El néctar de las flores no sabe los fines de la abeja cuando lo extrae.

Ayer fui yo, hoy soy otro yo, mañana seré otro yo. ¿Cuántos yoes de mí?

El papel es mudo mientras no se escriba en él.

Las contradicciones ponen en fuga a la felicidad

Mi perenne y valiosa joya: ¡tú, mi amor!

La educación impone el segundo discurso a suprimir al que se aprendió primero.

El sufrimiento del árbol es inaudible.

Singapur; si no hay “gapur” ¿qué hay, entonces?

La excusa tiene el mismo peso de la mentira.

El tiempo es la fosa, su lápida el olvido.

El principio de razón no fundamente al cielo.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios