#OPINIÓN Reflexión en positivo: De interés para todos #19Sep

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

Se dice que cuando los malos atacan es porque las buenas vienen cerca y debemos pensar así para darnos ánimo y minimizar las preocupaciones y poder pensar cómo salir de este atolladero que nos metieron sin tener culpa y caímos como inocentes; debemos reforzar las voluntad, ponerla por encima de todos los obstáculos y que triunfe el optimismo por sobre todas la adversidades, imponiéndose el bien, ya que es difícil vivir una vida de puro tropiezos e impedimentos inaguantable, país invivible; como ser humano pasar de una vida saludable, humilde pero con dignidad, alimentos, medicinas, todos los servicios básicos a una pobreza aguda que está llevando a la población al desespero y desconcentración a niveles inimaginables y una decisión de no creer en nadie, es lo peor que pueda pasarle a una nación, que en nada confía, sintiéndose defraudado y preocupado por ver que sus iniciativas fe y creatividad están coartadas y anuladas por encontrase en un destino incierto sin derecho a actuar, a pensar, menos a realizar algo, que no hay  derecho a que suceda en este país; por ello debemos aprovechar por el bien de todos ya  que siempre hay las grandes oportunidades de salir adelante.

Nuestra noble tarea a cualquier costo es la pronto recuperación del país, todo el amor y el esfuerzo sin escatimar nada, que todos nos sintamos bien y nos sumemos a aquello que dice “Cuando reímos juntos todas las formulas sociales que nos separan se quedan por el camino” esto también debe ser tarea de la ciudadanía recuperar la alegría, la sonrisa espontanea, el saludo cordial, el apretón de mano, el caminar erguido y no cabizbajo, molesto como el que va a poner una denuncia, convertir esto con valentía, optimismo y la pronta recuperación de nuestra idiosincrasia, señorío y con la misma emoción volver a la alegría cuando escuchemos  decir hoy se inaugura tal empresa con una inversión tal que genera tantos puestos de trabajos,  vivirán tantas familias que trabajan ahí  y pagaran sus impuestos religiosamente a la nación, nada menos por si no lo saben diez y siete (17) impuestos, que deberían invertirse o devolverlo en servicio, pero lamentablemente de eso nada, según Martin Luther  King dijo “Todo el mundo tiene potencial de grandeza, no de fama, sino de grandeza” por el bien del país pongámoslos en práctica y demostremos que este líder tenía razón.

Hagamos todo lo posible por medio de la unión, la paz y luego dejamos que la vida haga el resto, por ejemplo: darnos el gusto de ver que regrese la inversión,  que todo funcione, que no sigamos  viendo un cementerio de empresas, industrias y comercios cerrados, hasta cuando ese bombardeo de malas noticias, cierra que cierra empresas, que me voy  porque esto esta inaguantable, que lo que viene es peor, no por favor cambiemos el discurso por un discurso que incentive, que nos devuelva el ánimo y busque que todo empresario que se ha marchado regrese con los ánimos reforzados y nos ayuden a la  refundación del país, regresando con nuevas ideas y malicia, para no volver a caer en estas desviaciones saludables para nadie o nocivas para la salud, un ruego al señor para que volvamos a querernos bajo estos términos que me encantan: amor, orgullo, devoción a la excelencia, responsabilidad, prosperidad y abundancia.

En fin a lo que nos interesa a todos es un país donde reine la abundancia, que cese la miseria, tomar como ejemplo a los triunfadores que salieron adelante, como las experiencia de lamentables crisis creadas por ellos mismos, ejemplo: China desde 1959 a 1964 murieron un poco más de 36 millones de personas por hambre y políticas erradas indolentes, fuera de toda humanidad, hoy una potencia donde todo abunda, extendiéndose al mundo con tecnología de punta y de forma positiva, dando ejemplo de que  ideologías desviada paralizan el desarrollo y se convierten en una fábrica o promotores de la miseria y no existe ninguna fortuna por poderosa que sea que aguante esas distorsiones fuera de toda lógica e inhumanidad cruel, degradante, en fin lo demás es historia, solo pedimos que se den cuenta el mal causado y que supuestamente también a ellos les afecta, pero como no hay que desearle mal a nadie, buscamos es el bien para todos.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios