#OPINIÓN Reflexiones en positivo: Año largo y tedioso #3Oct

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

Se dice por ahí que la confusión crea claridad, por ello debemos pensar que antes de que termine el año debería haber buenos resultados que nos aclare cuál va hacer el destino de nuestro país y de su gente, como salir de la confusión tormentosa que nos golpea, nos atropella y nos hace una vida día a día invivible en tensiones agitada, insegura, donde la paz brilla por su ausencia,  la bondad y el amor han desaparecido o abandonaron nuestra patria o nos convirtieron en ciudadanos aislados de sus sentimientos  careciendo de sensibilidad, como si la sensibilidad desapareciera o se cambió por un robo o por una maquina cualquiera que en vez de construir destruye cruelmente sin pensar a quien le hacen  daño, ni importa quien sufra en carne propia ni genero joven, viejo, niños, padres, abuelos, que dedicaron su vida al trabajar honestamente y formando una familia útil, decente que fuesen parte de la solución al país y no una carga o taimados  como le ha tocado vivir en estas últimas décadas al venezolano decente y de recto proceder, todos estos atropellos en recompensa o premio por haber sido un activo para la patria.

Finalizo el tercer trimestre del 2019, año largo y tedioso, en que nada bueno ha pasado, lo que vemos es miseria, hambre, desnutrición, la gente enferma mental y físicamente, trabajando sin ánimo, pensando como comer, que si se desayuna no se almuerza y mucho menos se cena, aparte de que si se enferman como pueden comprar las medicinas porque no se encuentran y si se encuentran a un precio sobre natural  y donde van a concurrir, si los servicios públicos tales como hospitales, seguro social, ambulatorios, módulos están completamente colapsados, el poco talento humano que queda  laborando en esos sitios han perdido la sensibilidad humana y nadie me protege y si aún se tiene ánimo de trabajar de inmediato piensa,   ¿en dónde? si el sector empleador está paralizado, ¿y a quién vamos a  acudir? si todos vamos tristemente como toro para el matadero, sin posibilidades de retorno, agobiado por la incertidumbre, el  dolor y atropello por la crisis que no da señales de ser aguantada por mucho esfuerzo que se haga, no debemos dejar de luchar siempre para que se imponga el bien y hagamos junto todo lo posible y luego dejar que la vida haga el resto.

Si hoy no tenemos nada en positivo porque las circunstancias no ayudan  entonces invito a que hagamos una plegaria y ruego a Dios para que nos reforcé  la fe y la fuerza de voluntad para reconstruir el país, su gentilicio y orgullo de ser venezolano, refundar el país y reconstruir con amor todo lo destruido; que todos estos fracasos sirvan de ejemplo para no cometer las mismas maldades por la que todos estamos pagando estas crueles consecuencias o es decir todos no es el noventa y dos por ciento (92%) los castigados y el ocho por ciento (8%) bien gracias buche lleno y tratando de prolongar más  el desastre que los  hace muy feliz, acordemos que Dios no nos abandona y ya hiso su parte al crearnos y traernos al mundo,  ahora nos contempla con cariño y pide que hagamos nuestra parte, así que ocupémonos todos con inteligencia y voluntad por un país de abundancia  plena, empleo, cero pobreza y hambre, donde todos sonrían a la prosperidad y no cara de tristeza patrocinada por la miseria y mezquindad.

Aunque la pluma se ha ido por lo negativo la mente y espíritu van por otro camino y nos dice que todo lo que viene es bueno que ya el castigo termino y nuestro país será siendo de gente creativa, bondadosa, trabajadora, honesta y ¿por qué no cariñosa, simpática y jodedora? Ya basta de andar con la cara amargada como si tuviésemos un cólico nefrítico o vamos a poner una denuncia, volvamos al abrazo fraterno, la sonrisa espontanea, al apretón de mano y no al puño cerrado, demostremos lo que somos, nadie en el mundo puede tropezar ni acabar con nuestro amor por el trabajo y voluntad de trabajar y ser un hacedor de tiempo completo, produciendo más de lo que se consume, luchando por mejor país de gente productiva y donde ideas desviadas sean una mala palabra como en Ucrania; después de haber vivido como nosotros rumbo a la destrucción  y palo con el que quiere construir apuesta al desarrollo, ese es considerado enemigo por el pecado de ser productor y generar riquezas para la patria, atreverse a sentirse fuerte y capaz de asumir responsabilidades con sobrada voluntad de ejecutar con pensamiento  y acción que debe ir juntos.   

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios