#OPINIÓN Hechizo de Perla (Parte III) #14Oct

Marco Antonio Faillace Carreño | Ilustración: Victoria Peña |

El Oráculo del Cristo Escarlata y El Planeta Púrpura.

Los opuestos definen tus anhelos y estos anhelos te aprisionan.

Las respuestas son un peligro asidero al universo.

Pueden parecer razonables y sin embargo no explicar nada.

El látigo Zensunni

¿Una batalla? siempre hay un deseo vital motivándola en algún lugar

El Bashar Teg

El festón de playa color crema dibujo la curva costera como una recta al infinito o dicho en abstracto, potenciada a la n + 1. Para el pero, pescador o no, marca una insignia en el alma cada vez que desde el aire, el mar o la tierra, la hermafrodita península de Macanao, con los pezones de María Guevara, se asoma en la costa del mar caribe rodeando la laguna de La Restinga desde el Paso de la Yegua al pueblo de la Guardia, vía pozas de San Juan (cual Sorte o la montaña de los espíritus de María Lionza ñero) distribuyendo como quiasma de cromosomas, el fondo de marisma hipersalino, signo típico de ecosistemas lagunar sin aporte fluvial, que une en vaso comunicante a las dos porciones isleñas diferenciadas por su clima, donde la pieza occidental seca y desértica es Macanao (como el apellido de Cheo) y menos yerma la pieza oriental qué es donde reside la gran parte de los isleños con epicentro en el parque nacional el Copey, con sus ancestros ñeros de mar y Monte o indios guaiquerí, ambas partes mejor acopladas a la trilogía de islas del estado nueva Esparta conocida por el margari-ñero como Margarita, Coche y Cubagua, las tres perlas de oriente de la viejita nueva Esparta.

Los tres amigos pesca-ñeros. El capitán Chuito Marín, el primer oficial Chichito Marval y el marino de planta Cheo Macanao, luego de apearse del peñero artesanal de ribera ARSH-Junior Marín, el Dios sudor púrpura regreso a la memoria de Junior a los pies del hamaca ñera del nono, que casi residía tullido. La costa a la que llegamos estaba flanqueada por dos grandes rocas como si fuéramos a entrar al monolito del Coloso de Rodas. Sonó mi voz al que la sangre le volvía a las sienes por horas de insomnio. No imaginas la alegría que embargaba. El miedo en preaviso de esos días había desaparecido. La memoria de color carmesí era un repaso vibrante cierto guardado a buen recaudó. Un pánico jamás olvidado porque hoy no están los tres ignorantes del ayer aún sin saber que fue todo aquello del mundo violáceo y cárdeno. Cómo es que habrían delfines nariz de sudor cardúmenes de atún aleta vainilla y grupos de orcas negro púrpura como cofradías escarlatas cuál pretoriano o senador de república de algún poderío imperial romano?

Junior se mandó varias sesiones de Wikipedia en busca del cuarto mosquetero y que cuernos significaba la palabra dédalo. Sintió al coronel Buendía, al general en su laberinto y crónica de una muerte anunciada. Y el Nobel de realismo mágico en el retrato del Perla negra y el Multiverso como poemarios divinos del Olimpo. Una de las muchas cosas que supimos a hierro candente fue que aprender no tiene mucho que ver con inteligencia y sí con más dedicación, gestación, acción reflexiva y jamás a destiempo, eso nos dijo voz-frente ahora Viernes D’artagnan, el cuarto mosquetero, el Gran filósofo purpurado, cazador de perlas XXXL y guía de la junta intergaláctica del planeta bermellón de 2 soles, siempre diurno mal llamado o mal sudado-voz… Un mundo para Junior.

Debería llamarse un mundo sudado para Don Chulito dijo Junior, con esa sonrisa descalza que siempre llevaba sin medias tintas. Las risas sacudieron la hamaca ñera en un zarandeó de tiovivo o de tíos vivos, que siempre andaban dándole la vuelta para ver que inventaba junior, especialmente tía chica con su nieto consentido.

iba al frente como inspector de tierra minada sembrada por terroristas colombianos. Atrás los dos zoquetes acalorados vamos a buscar secretos en el Macanao adentro, en una mina antigua abandonada en la que habríamos enterrado la perla de leyenda, pero que nadie había visto, excepto ellos, ni Junior la conocía sino hasta pasado el tiempo y repasado la filosofía púrpura la más completa de las filosofías del Multiverso conocido y por conocer. La biblia púrpura, sustentaba la sabiduría bermellón sudada por la gota gorda, no escrita. Viernes era además, un poeta consumado de gota gorda y lord real del Cristo escarlata. Responsable, ha escrito el mantra mayor del marinero púrpura del vago mundo lema que habría soportado el degolladero de la eternidad. Sagrado como el manto de un emperador y rojito como la sangre que deja prender la filosofía simple del mundo escarlata que no es piedra preciosa, la joya rubí es la imaginación, el numen de la sabiduría del oráculo de las arenas del tiempo morado, la mayor gema del multiverso. La perla XXXL de las dunas de la infinitud. La primera vez que goteó sudor la biblia rubí, atendimos su voz-sudor. No hay ningún secreto en el equilibrio, lo único que necesitas es sentir las olas. Odrade. Gasta energía en aquello que te hace fuerte. Las energías gastadas en debilidades te arrastran a la fatalidad. (Regla HM) comentario Ben Gesserit. Por supuesto no entendimos del todo bien. Todavía andamos tratando. Junior es otra cosa Otea, mira inseguro pero así comprende mejor, suda lo tóxico y queda de sobra la sabiduría escarlata y según el monje purpurado Darwi Odrade, el Charles Darwin de la filosofía escarlata, la verdadera sabiduría evolutiva del universo en la pureza del gen e universalidad del asombro  individual.

El asombro es lo que no debe perderse, o sea que un sabio  legítimo jamás desbarata el saltarín angelote, como el pequeño Junior, que todos llevamos dentro. Junior vistió su mueca cómplice con su boca descalza. fuimos circulando por la orilla del pasaje adoquinado que rodeaba el cerro explotado por minería a cielo abierto en esos tiempos. Guijarros, conchas de diatomeas, cantos rodados, fragmentos marinos, obran vesículas en el dedo gordo de los viajeros de indias. En la huella perenne del conquistador casado y del cazador sin conquistas.

La subida fue empinada, grosera. Las peñas ampollaban, y Macanao honrando el apellido, metía su macanuda en cada hoyo, en cada vano, en cada surco, en cada gruta, que proporcionarán la clave para recordar dónde fue que escondimos la susodicha perla. La idea era que no  fuera fácil conseguirla. Habían pasado décadas desde que Betancourt dejó Miraflores y el tirano banderas tomará a juego la desgracia venezolana y más la desgracia isleña por su estatus de aislamiento. Había que por ley multiplicar el daño por tres porque Nueva Esparta es una serie triple, como un triángulo grande de islas, con más precariedad qué recursos, con mucho más desiertos que frondas.

El primer oficial tras cirugía con rictus de obstinado cálculo revisaba como perro de bombero como un San Bernardo de los Alpes a la niña perdida bajo la racha, el pulso perlado de una canica mágica en fundas de arenas áridas. Las aves carroñeras escribían aros de humo caliente en el pizarrón añil de la atmósfera. La espalda y la carátula iban como siempre, de un zombi o un guerrero zulú, como una cara untada de crema de leche, con la mala leche de un sudor sabio que poco captábamos.

¿Cómo hacemos para captar poco abuelo… se puede captar como Mr. Strange con aros mágicos?

Junior continúa Chuito, allí entra viernes como ungido por el supremo arte de detener cuarto la importancia del juicio. Viernes sudó con la simple complejidad del asombro dinámico. El 4to.mosquetrro rezó sobre proa, y a eso de las 5 drenó un pasaje de la escuela theilaxu. <<qué enseñan los sagrados accidentes? se adaptable, se fuerte. Estate preparado para el cambio y lo muevo. Reúne muchas experiencia y júzgalas por la inmutable naturaleza de tu fe>>  Luego se dirigió con un sudor serio casi terrorífico a los aterrados marineros que casi orinaron la trusa negra. El  niño otra vez cayó y no importó reírse como payasito enano de circo Soleil con labio rojo rojito de tanto chuparnos la sangre el socialismo del siglo 21 a nosotros los pistolas e incluye a todos los venecianos a la deriva en la isla de nadie o L’isola di niente, como ahora nos mientan sin mentir afuera de la fronteras, en estos tiempos desgraciados de la revolución menos bonita del total del multiverso entero si existe uno…

Con chiquillos chillidos de ingenuidad y asombro,  la lúcida compañía de Venus, esa primera estrella de la bóveda láctea, se hizo presente y memoria. El huerto desprendía un olor profundo a guayaba y a cítricos como el limonero y la naranja. Junior olía a todo eso y era fuerte y su fuerza parecía estar hecha para aceptar sin lucha las fatalidades pero no dejando de lado la lucha propia. Marín lo expuso en relatos adrede, lo dotó de un mejor alumbrado para la oscuridad y sus arcanos, por espontánea naturaleza. Viernes también se insinuó con su máxima-sudor que van rectos el mentón de Junior creciendo en las pautas de Odrade, el Darwin carmesí de los dichos populares del planeta de los dos soles y 30 asteroides un jorobado no ve su propia joroba…

La voz del tercer mosquetero no se hizo esperar cuando por suerte tropezamos el lugar. Mencioné de nuevo a Odrade y mis compañeros pusieron cara de morado reciente o sea de pocos amigos. Cada vez que ese tipo suda, Junior sonríe, nos ponía literalmente a gotear de miedo e instrucción todo a la vez. Tal vez nunca pensamos que unos pesca-ñeros pudiésemos pasar por algo tan traído por la greña de lo absurdo. Dijo algo tan peludo que amargó la tarde y la antesala al encuentro con la XXXL. Junior empezó a burlarse y me preguntó…conoces un Dios Thor del trueno mariposón…, tía Chica me dijo que tío Chico se parece mucho a uno así pero moreteado… risas y risas. No sé contestó Chuito pero sé que hay un capitán América negrito mar-y-sopa y ambos nos echamos a reír y nos falseamos la mandíbula de la risa.

El territorio nos encontró a los tres sudando lo de viernes mirado desde un cierto punto de vista el cosmos es movimiento browniano en absoluto predecible a nivel esencial Muad’Dib y su hijo el tirano cerraron la cámara de niebla donde se producía el movimiento. <<Historias de Gammu>> a nadie hizo gracia las gracias de Muad’Dib. En el suelo Cheo colocó un llavero con la figurilla de un tiburón como rastro y a un palmo de la mano, bajo una concha de Botuto, la cruz púrpura de Viernes que le había regalado o que me había regalado a mí al capitán América en una de sus faenas de pesca donde regreso chispeando la superficie en que la perla dormía desde la cuarta república cuando la encontramos los mosqueteros chorreados pesca-ñeros espartanos. Me gustaría un Hulk lila, dijo Junior que seguía con humor morado porque el negro pasó de moda y el asombro nos tiene agotados y despiertos.

Nada nos mantenía más atento que cuando vivir no estaba a buen resguardo o uno que eso, por tanto desentendimiento, mal entendimiento o fútil resentimiento. Tuvimos que ir varias veces hasta la cuarta o quinta vez apareció el bendito crucifijo de Cheo, que como dio trabajo hallar. Habiamos acordado debía tomarla con cuidado y llevarla hasta el lugar donde podríamos poner accionar el transportador inteligente y aunque nadie nos creyó, aquí, ante ti Jr. Atestiguo lo que el otro planeta de 2 soles, el Cristo carmesí de la perla era el pasaje-pasadizo hasta donde viernes no ha guardado en el muelle de Dios sabe dónde del mundo lila.

8:12 p.m.

Junior pidió la bendición y se fue a dormir pero esta vez no fue la cama se puso en la computadora a investigar en la computadora y buscó el día de prensa que se refirió el hallazgo sobrenatural y comprobado de la Perla ñera XXXL. A decir verdad sí fue probado y bastante Sin darse cuenta El Nono casi en silla de ruedas, entró a la habitación del nieto gracias al insomnio y sigo recordando pasaje de aquí y de allá que se sobreponen en la ida y vuelta del pensamiento y de las luciérnagas del mar que lo hacían recordar las del aire y las mamíferos marinos y escualos de su faena de aquí en Margarita con los delfines nariz de botella y los atunes aletas dorsales amarillas y las orcas Black & White que hoy confundo con el Black Label del whisky etiqueta negra… Johnny Walker.

 Allá se fueron a tiempo antes que todo fuera lo que es lo que terminó siendo. Una locura probable. La mente es otro cosmos y el cosmos está lleno de inteligencia creativa o de creación y energía cinética en expansión y todo lo que lo moviliza lo desconocemos casi todo y es temerario pensar al contrario del sentido común y creer que estamos solos en un desolado planeta de agua salina mal llamado tierra. Viernes aprendió a bromear como un pero, no en balde era el cuarto mosquetero otro Robinson Crusoe queriendo ser chistoso, sudó…muchos mundos mal bautizados y su risa fue sudor rotando frontal como una centella de hálito gracioso.

3:01 a.m.

Desde la habitación de Junior presiento las aves sobre el mar como kamikazes peinando los off shore del oleaje. En medio de espumas El Perla negra apuñala aguas Norte franco y los alisios alisan mi cabello de mari-ñero rogando a la vallita guía y favor en la faena. La tijereta y el gavilán danzan con la gaviota en coreografía tripartita de vientos cristianos y luces del Rey sol. Nosotros tres estamos jóvenes, eran tiempos de Raúl Leoni y Doña Menca, ni pensar en perla o tripa’e perlas porque consumir filtradores como mejillones, Botutos, vieiras., chipi chipi, guacuco u especies de la familia  molusca en tiempos de mareas rojas, podía ser jugar con fuego y en última instancia porque podría ser mortal para el mortal y nada es tan mortal como la muerte…

Salimos alisios en popa a velocidad de 3 nudos estándar, el localizador global y el radio transmisor crujiendo como una tropa de grillos en chavistas, los artes de pesca, palangres, nasas para langostas, que las habían manufacturado con asesoría del profesor Cervigón al querer bien escrito una poesía en su mundo tan parecido a él que antes de quedarme dormido, entre los soles púrpura, el Cristo escarlata y Junior, mi recuerdo fue tan cristalino y limpio como la frente al cabezón-ñero Viernes sudando alegre al navegar el inmortal infinito…

Marco Antonio Faillace Carreño

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios