#OPINIÓN ¡Me arrolló un Transbarca…! (Parte III) #15Oct

William Amaro Gutiérrez | Ilustración: Victoria Peña |

La historia de mi arrollamiento por parte de una unidad de transporte público estatal, no la puedo terminar sin hacer una última reflexión. Y es que cuando una de estas cosas sucede a algún cristiano que ha consagrado su vida al Señor Jesús, siempre aparecen otros cristianos que con suspicacia preguntan ¿Y por qué te sucedió eso?. En las entregas anteriores lo expliqué con detalle, como, quienes seguimos a Cristo siempre estaremos expuestos a los embates del enemigo y por ello debemos andar siempre apercibidos, velando. Hoy, usando un término popular diríamos ¡MOSCA!.

La Santa Biblia presenta el caso más emblemático y claro de toda la Escritura, cuando el fiel Job tuvo que soportar las insinuaciones y las acusaciones solapadas y descaradas de sus amigos ELIFAZ, SOFAR Y BILDAD. Quienes nunca trajeron palabras de aliento y fortaleza sino más bien de críticas y desánimo, lo cual les condenaba a ellos con su hipocresía. Y hasta su esposa fue incomprensiva. Al final, todos supimos que Dios permite que sus amados pasen por duras pruebas para demostrarle al mundo que sí tiene hijos fieles hasta la muerte. Incluyendo cuando sufren enfermedades terribles, dolores materiales y pérdidas de seres muy queridos y cercanos y aun así se mantienen como “la brújula al polo”, firmes en la Fe, por cuanto ÉL los sostiene. ¡Honra y Gloria solo para nuestro Señor Jesucristo!

Este importante comentario viene a colación por cuanto alguien me dijo en tono sospechoso que yo debería reflexionar en lo que Dios me quería decir con este evento. Y luego de meditar un poco le contesté. Dios lo que realmente me quiere decir a mí, a mi esposa, a mis hijos, nietos, nueras, yerno y consuegras. A mis hermanos de sangre y cuñados, sobrinos de la 1ª, 2da y 3ra generación que están en este mundo. A mis vecinos, amigos, hermanos de iglesia. A los running. A todo el que me sigue por feisbuc y por el Diario El Impulso digital alrededor de la tierra… cuanto me ama a mí, a mi esposa, hijos, nietos y familiares en general.

Ese es el mensaje que estoy seguro Dios quiere mandar. Que cuando una persona decide aceptarlo como su Salvador personal. Venga de la vida que sea. Haya cometido las locuras que sea. Tenga las dudas que tenga. Cuando decide seguir a Cristo, obedecer su Palabra, abandonando los “deleites” del mundo secular, nuestro amoroso Padre Celestial en los momentos más críticos estará allí, para librar a su hijo fiel de cualquier calamidad. Y la Biblia está llena de hombres y mujeres que siendo pecadores, se arrepintieron y Dios no los abandonó. Y el caso más conocido es el del rey David, que a pesar de su terrible pecado Dios llegó a decir de él “He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón” Hech.13:22

Obviamente, todas las pruebas que Dios permite sucedan a sus hijos en este mundo de pecado, son parte de ese ininteligible amor de Dios por su pueblo. Lo cual va a servir para prepararnos para Salvación. De allí que la palabra inspirada complete la idea. “Los que resisten en cada punto, que soportan cada prueba y vencen, a cualquier precio que sea, han escuchado el consejo del Testigo fiel y recibirán la lluvia tardía, y estarán preparados para la traslación…” LIBRO. JOYAS DE LOS TESTIMONIOS TOMO 1. Helen White. ¿Cómo les parece?

¡Hasta la semana que viene por la WEB Dios mediante!

Próximo Artículo: Conceptos de Patria

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios