Padres sacrifican actividades extracurriculares de los hijos por falta de presupuesto #2Nov

Brian Vidal | Foto: Archivo IMP |

La situación que viven los barquisimetanos en términos económicos todos los días va en descenso y esto los afecta en todos los aspectos de la vida.

Las actividades que desarrollan los niños y adolescentes en el tiempo fuera de su horario formal de clases se han visto golpeadas por la crisis económica que viven la mayoría de los hogares en el país.

Esas actividades extracurriculares se sacrifican por la falta de presupuesto o el desvío de dinero para otros gastos que los padres tienen en el hogar. El aumento en el valor monetario de este tipo de actividades ha motivado que los padres deban sacar a sus hijos del karate, de la academia de fútbol, de la escuela de béisbol o el ballet, generando problemas en el seno del hogar y en el comportamiento de estos niños o jóvenes.

El éxito y la continuidad de los niños y jóvenes en esta serie de actividades depende en gran parte del apoyo, la dedicación y compromiso de los padres y todo el núcleo familiar. Sin embargo, los bajos sueldos aunado a la hiperinflación que vive la economía venezolana pone en riesgo el normal desarrollo de los niños, niñas y adolescentes.

El costo de las actividades extracurriculares se ha incrementado entre 100 y 400%. Eso comenta Damarys Álvarez quien tiene a su hijo en una escuela de béisbol en el oeste de la ciudad y la mensualidad se incrementó de Bs. 20 mil a Bs. 120 mil.

Un reconocido dojo de Karate en el centro de la ciudad intenta sobrevivir ante la partida de sus profesores quienes han emigrado para buscar una mejor calidad de vida en otro país. “Eramos 4 sensei y ahora estoy yo con otro muchacho que pidió la oportunidad para enseñar artes marciales. Los alumnos también han emigrado o simplemente no han regresado porque sus padres no tienen cómo pagar la mensualidad”, dijo Carlos Torrellas, director de la academia.

Las tareas dirigidas que eran de las opciones más fáciles que tenían los padres a la hora de que los niños participaran en alguna actividad diferente al colegio, también han mermado. María José García quien impartía tareas dirigidas en su casa en el oeste de la ciudad, tuvo que dejar de hacerlo. “La mayoría de padres no mando más a los niños. No tienen como pagar. Siempre los veo porque son vecinos y los niños me dicen que quieren volver, pero no hay plata para las tareas dirigidas. Es compresible, o comes o son las tareas dirigidas. La cosa esta fuerte”, dijo García al equipo de Elimpulso.com

La situación repite con los cursos de inglés, las academias de fútbol y las escuelas de música.

En búsqueda de alternativas

El psicólogo infantil Carlos Viscuña explicó que este tipo de situaciones se están repitiendo constantemente según las visitas que ha recibido en su consulta. “Las actividades extracurriculares o cualquier actividad que se haga aparte del colegio son muy importantes para el desarrollo de los niños o adolescentes pues facilitan las competencias madurativas, intelectuales y cognitivas”, dice Viscuña.

“En algunos casos me han traído niños a consulta porque presentan algún problema y cuando hablo con ellos me dicen doctor me sacaron del béisbol. Algunos de acuerdo a su madurez me han dicho que es por falta de presupuesto de sus padres. Otros representantes no explican el por qué de la circunstancia, pero los más afectados son los niños y esto puede repercutir en el desarrollo de su vida normal”, explicó el psicólogo barquisimetano.

Viscuña recomienda a los padres buscar alternativas porque “todas las actividades son importantes y forman parte de la educación de los niños y jóvenes”.

“Siempre que vienen a la consulta procuro estar informado sobre cuáles son las diferentes alternativas. Tal vez el fútbol o el béisbol estén muy caros y una buena alternativa pudiera ser la natación, pero ahora tenemos también tenemos el problema con las piscinas y la falta de mantenimiento por el precio de los químicos. Hay padres que dicen a los entrenadores no puedo pagar, pero no lo quiero sacar, déjame al muchacho y yo te vengo a ayudar. Todo esto demuestra el compromiso de muchos padres”, relata Viscuña.

El esfuerzo en cualquier aspecto de la vida siempre vale la pena, dice el psicólogo infantil, al tiempo que recomienda siempre canalizar la práctica de actividades según el gusto de los niños o adolescentes. “No es que vamos a meter a los niños en el fútbol para que tengan algo que hacer o porque yo no tenga tiempo. Debe depender del gusto del niño. Si al niño no le gusta el fútbol quien resolvió el problema fue el padre”.

A pesar de la crisis sigue habiendo alternativas para los niños y adolescentes en Barquisimeto. En una próxima entrega detallaremos una variedad de opciones que aun existen en la ciudad para no sacar de las prioridades de la familia las actividades extracurriculares de los hijos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios