Monseñor Parra Sandoval: “Chinita ábreles los ojos y oídos para que escuchen el clamor de tu pueblo” #18Nov

Brian Vidal | Foto: Cortesía VPI |

Este lunes el arzobispo de Coro, monseñor Mariano José Parra Sandoval fue el encargado de oficiar la homilía a propósito del día de la solemnidad de Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá que se celebra en Maracaibo, estado Zulia. 

“Jesús nos dejó una Madre, a María, a quien aquí veneramos en la advocación de la Chinita. María es la Madre espiritual perfecta de la Iglesia, que nos dejó su hijo Jesús… Ella continúa cumpliendo su función maternal”, dijo Parra Sandoval.

El sacerdote aprovechó las postrimerías de la misa para mencionar y rechazar la crisis en donde se encuentra sumergido, no solo estado Zulia como uno de los estados más afectados por la situación política, económica y social, si no todo el país.

“Hoy a tus pies te venimos a implorar no nos abandones. Vivimos momentos muy dificiles, esta crítica situación, no solamente violenta los derechos humanos, sino el concepto mismo de lo humano. Estamos a las puertas de un colapso que no solo implica lo político, sino también el ámbito económico y social. Alejando al venezolano de poder vivir con calidad. Los servicios público no funcionan, hay una falta casi absoluta de comunicaciones. Instituciones secuestradas, incremento de la corrupción”, dijo monseñor Parra Sandoval mientras los fieles presentes en la homilía aplaudían. 

Rechazó también que el régimen trate de buscar culpables en vez de aceptar su responsabilidad en la situación actual del país. “Algunos quieren transformar todo esto en retórica política, mientras el pueblo se muere de hambre, por falta de medicinas, de mengua, vivimos en la oscuridad. Mientras el pueblo sufre y muere pareciera que las autoridades solo piensan en buscar culpables en otras personas y no aceptar su propia responsabilidad. Sobre todo las autoridades responsables de proporcionarnos una digna calidad de vida, parecieran estar sordos y ciegos ante esta triste realidad. Las instituciones deben estar al servicio de los ciudadanos. Las personas y el pueblo no son esclavos de una ideología y menos de sus líderes”. 

“El proyecto de Dios es que todos tengan vida y está en abundancia. Por eso estamos conscientes que Dios ha escuchado el clamor de este pueblo que sufre y está oprimido por esta falta de justicia y libertad. Y el no quiere que su pueblo sufra, quiere que seamos una gran familia donde todos podamos vivir en justicia, paz y amor. Para lograr que toda nuestra querida Venezuela viva según el plan de Dios, debemos todos trabajar por la justicia y la libertad para así alcanzar la paz”, reflexionó el sacerdote representante de la Iglesia en el estado Falcón.

“La doctrina social de la iglesia nos enseña que la política debe estar al servicio de la ciudadanía pues es la más alta expresión de la caridad. La política se debe ejercer no para beneficio personal, ni grupal, ni ideológico, sino para el bien común de todo un pueblo. Esta hora aciaga para nuestro pueblo es también tiempo de gracia. Esa oportunidad para construir un futuro distinto y en comunión, esa interpelación del compromiso activo de todo el laicado”.

El sacerdote rechazó la decadencia de la calidad de vida de los habitantes del estado Zulia, por la falta de gasolina, comida, medicinas y servicios públicos. “Por eso acudimos a ti casta señora dama del Saladillo, para pedirte que intercedas ante tu hijo jesucristo por este sufrido pueblo zuliano”

Pidió a la virgen interceda ante el régimen. “Querida madre, Chinita amada, te queremos pedir por nuestras autoridades, mueve sus corazones, ábreles los ojos y sus oídos para que escuchen el clamor de tu pueblo. Ayúdalos a comprender que deben realizar un cambio sustancial en su desempeño, que tienen que tienen que escuchar el grito en el oído de un estado próspero que ahora está sumido en una profunda crisis y que no puede seguir buscando enemigos externos para justificar los problemas que sufrimos. Pídele a tu hijo amado Jesucristo que cambie sus corazones de piedra por corazones de carne. Madre bendita del Zulia escucha la plegaria de tu pueblo amado. Ayúdanos a cada uno de nosotros los fieles hijos tuyos, a vivir en oración sincera y humilde y ayúdanos a organizarnos para luchar  contra la cultura de la muerte que se ha instaurado en nuestro país. Chinita amada, madre de todos, trinidad de tu pueblo zuliano, imploramos tu bendición, tu custodia y tu auxilio en estas fiesta, Amen”. 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios