#OPINIÓN Lectura: La velocidad de la luz #19Nov

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

En 1676, el astrónomo danés Ole Christensen Roemer difundió la idea de que la luz viaja a una velocidad finita, pero muy elevada.

También la ciencia divulgó que si la luz se mueve a la velocidad finita de 300.000 Km/s. tenía que existir un medio en el espacio para que la luz se desplazara. A ese medio se le llamó éter. Hoy por hoy, sabemos sencillamente que el éter no existe.

En realidad la luz necesita de un medio que se ilumine. Medio que existió, existe y existirá; sin ese medio sería imposible la iluminación. La teoría de la relatividad restringida de Einstein toma de la teoría de Maswell-Lorentz el supuesto de la velocidad de la luz en el vacío; es decir, Einstein otorga veracidad al vacío, cuando en realidad el supuesto vacío es sólo un supuesto, no existe.

Comentemos de seguida la existencia de esa masa que es fundamental para que se produzca la iluminación y para que, en ese medio, pareciera que la luz se desplazara a la velocidad citada. Es medio es una masa constituyente de partículas gaseosas; me refiero a la atmósfera. La atmósfera se ilumina todos los santos días de la Tierra mediante la acción de la diligente y veloz energía solar.

El proceso de iluminación creado por la humanidad apelando al recurso de la energía eléctrica, Es un remedo fiel y exacto del proceso de iluminación natural de los días. Describamos el proceso natural. Son dos los medios: la masa y la energía. Son también los recursos coincidentes de la estructura del Universo. La masa en este caso es gaseosa; me refiero a la atmósfera.

La atmósfera es el recurso constituyente más externo de nuestro planeta Tierra. La atmósfera se mueve, pero no desplaza. Es decir: ¿cómo puede desplazarse un cuerpo que apenas se mueve? El otro elemento es la energía solar. Esta sí que se desplaza a la velocidad de 300.000 Km./s. Es el único recurso móvil del Universo. A la velocidad citada, desde que amanece, la energía solar se desplaza por entre la atmósfera convirtiendo sus partículas en fotones de luz. La atmósfera asume el efecto del movimiento de la energía iluminando y que va generando el efecto que pareciera que sea la luz la que se está moviendo. El efecto de la invisible energía produce lo que no es cierto: la velocidad de la luz. Analicen y deduzcan mis pacientes lectores.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios