Este fue el año del colapso de los servicios #6Dic

Pacifico Sanchez | Foto: Archivo IMP |

El año 2019 fue mejor que 2018, aunque siguió haciendo estragos  la hiperinflación, pero al ser derogada la ley de ilícitos cambiarios, empezó a verse un nuevo comportamiento en algunos sectores de la economía. Sin embargo, este 2019 fue el año del colapso de los servicios públicos.

Así lo observa la economista Liliana Ferreira, entrevistada por Elimpulso. com, sobre los aspectos más sobresalientes de la economía nacional.

Al referirse al proceso inflacionario, que ha evaporado el valor del bolívar y dejado el camino libre al dólar, expuso que en todo proceso de inflación la moneda va perdiendo su funciones: guardar valor, medio de intercambio, unidad de cuenta.

Cuando no se puede llevar cuentas en bolívares, deja de servir como unidad de cuenta. Siempre se utilizan cifras más cortas en las operaciones. Es por eso que se dan las reconversiones, eso empuja a que se haga otra referencia, por eso en dolar.

Luego tenemos que  si la moneda no se puede guardar porque se desvaloriza, deja su condición de guarda de valor, que carece de incentivo. Eso obliga a buscar una moneda que siga teniendo el mismo valor, lo que hace que la gente adquiera divisa fuerte.

Cuando se presenta el problema de la falta de dinero en efectivo, las limitaciones que fija la banca y las del pago, se impacto el uso del bolívar, porque deja de ser un medio de intercambio.

Al tener cifras tan grandes la moneda, pierde utilidad para las personas.

Todas las dificultades que surgieron con los límites en el pago, en las transacciones y, en general, en todas las operaciones, hicieron que el bolívar muriera en sus funciones.

Entonces se produjo la dolarización de facto. Con el dólar se realiza el 69 por ciento de las transacciones y tan irreversible es el proceso de dolarización, que al régimen no le quedó más camino  que aceptar esa realidad. Así vimos cómo hubo un ligero cambio en la economía.

Seis meses atrás no podías dar un presupuesto por un par de días. porque el bolívar se iba desvalorizando. Se hacía muy penoso el trabajo para las pequeñas y medianas empreeas. La fijación de precios en los servicios se hacía incierto.

Es por eso que al derogarse la ley de ilicitos cambiarios, empieza a ver uin cambio de comportamiento. Empieza a ser visible lo que era invisible

Aunque ya se venía utilizando el dólar, se prohibía que se publicara los precios en esa moneda.Ahora no está sujeto a ninguna sanción.

Antes había que pasar por el Banco Central de Venezuela todo el proceso de asignación. 

Datos adicionales

No se ha detenido el proceso de hiperinflación, seguimos teniendo dificultades en ser competitivos, tenemos salarios por debajo del nivel internacional,  son muy pocos los venezolanos que ganan más de un dolar por día, pero el uso del dólar permite activar la producción en muchos renglones, da cierto flujo de dinero que no se veía antes  y, además, es menos engorroso importar productos.

En lo que respecta al estado Lara, el sector comercio adquiere normalidad porque nuestro estado ha sido tradicionalmente muy comercial y en la prestación de servicios.

Cada entidad vive su proceso económico de forma diferente. Aragua, por ejemplo, que básicamente un territorio agrícola e industrial no puede tener la misma dinámica de Lara. Del mismo modo podemos diferenciarnos de Mérida, que es un estado turístico.

El sector productivo ha sido afectado porque le cuesta planificar. El incremento de precios se ha visto en dólares. Y el sector profesional ha sido muy impactado en su poder adquisitivo, porque está muy por debajo de los de su especialidad en el exterior, incluso en la región latinoamericana. Y para el común de los habitantes tiene que pagar dos o tres veces más que los pagan los vecinos de la frontera.

Se han activado algunas líneas de producción con limitaciones por el colapso de los servicios,que agrega plus al sector ganadero, agrícola e industrial. Cuando sucede la interrupción del servicio eléctrico por seis horas, como ya se ha hecho costumbre, se pierde materia prima que debe ser refrigerada.

Pero, al mismo tiempo ha habido problemas con el gas, el agua y la gasolina.

Desde el 2007 comenzaron a producirse serias fallas en el servicio eléctrico, que se han venido agravando con el paso de los años.

Aunque en términos generales, 2018 ha sido mejor que el 2019, éste ha sido el año del colpaso de los servicios, cuyo mayor impacto se sintió en marzo y abril cuando se produjeron los más gigantescos apagones, que no han dejado de repetirse.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios