#OPINIÓN El aula abierta al ciudadano #6Dic

Astrid Liscano de Raad | Ilustración: Victoria Peña |

Por iniciativa e inspiración de dos ciudadanos comprometidos con el ejercicio de la ciudadanía y la importancia de la educación, el desarrollo y la cultura barquisimetana, los esposos Pantoja, Magaly y Héctor, promovieron para nuestro querido Barquisimeto, el Aula Abierta al Ciudadano, cuyo objetivo e idea principal erala de desarrollar dentro de la ciudadanía un espacio para la formación e información académica, cultural y formativa de nuestra colectividad.

Hace dieciocho años, esta importante actividad formativa se encuentra entre nosotros, desarrollando una actividad para el crecimiento personal y del colectivo cuyo comienzo se inició auspiciado por el Rotary Club Barquisimeto bajo la presidencia de Héctor Pantoja. En principio la actividad estuvo dirigida a la organización de diversas charlas y actos de carácter educativo para la comunidad de la Parroquia Juan de Villegas, lográndose la asistencia masiva y exitosa dentro de esa colectividad, donde los participantes acudían con gran entusiasmo e inquietud a esas primeras charlas programadas, buscando conocimiento e información en valores, sobre diversos temas dirigidos al desarrollo y crecimiento personal.

Posteriormente, la actividad continuo consolidándose dentro de nuestra sociedad al ser invitada Magaly de Pantoja a formar parte del directorio de la Fundación Sociedad Amigos de Barquisimeto, de donde siempre guarda mi persona hermosos recuerdos pues también pertenecí a su directorio en el año 1996, bajo la presidencia del siempre recordado Nelson Leyva Tamayo. Desde allí la inquieta y perseverante Magaly, continuo dándole matices y empuje a esta importante actividad formativa ciudadana, presentando cada mes a extraordinarios ponentes de diversas profesiones tanto regionales como nacionales y así lograr abarcar todo tipo de temas educativos, culturales, de salud, psicología, sociales, jurídicos, artísticos en fin de distinta índole abarcando muchos temas de interés para la participación ciudadana.

Llegando ya a la mayoría de edad, la de los dieciocho años, el Aula Abierta al Ciudadano, ha entrelazado el encuentro y la colaboración de otras instituciones importantes que han prestado su ayuda para que esta actividad siga cumpliendo la altruista labor que tiene en la actualidad, siendo ellas, la UCLA, la UPEL, La Fundación Juan Carmona, Hospital Rotario, Biotel Suites y en la actualidad nos abren sus puertas, un enorme y acogedor salón en los espacios del Hotel Tiffany para continuar desarrollándose las actividades programadas y continuar llegando a muchísimas personas que buscan ampliar y nutrir el conocimiento.

Pero el Aula Abierta al Ciudadano no solo ha representado para nosotros y nuestra sociedad en general un espacio académico y formativo, sino también que es un importante espacio para el encuentro y reconocimiento ciudadano, de quienes asistimos siempre con mucho entusiasmo a sus actividades programadas, me refiero a que es un espacio de tiempo para conocer personas y consolidar el compañerismo y la amistad, siendo estos otros valores importantes dentro del ejercicio de la ciudadanía, en donde nos hacemos de alguna manera copartícipes a través de la cultura en agentes para socialización, la transformación y el cambio, el cual comienza desde muy dentro de cada uno de nosotros mismos, pues cada experiencia personal compartida es una oportunidad también para crecer y ser cada día mejores personas y mejores ciudadanos, poniendo cada uno nuestro pequeño grano de arena en beneficio de todo el conglomerado social, al cual pertenecemos y en donde nos desarrollamos a diario y desde luego en beneficio del crecimiento en valores de nuestra gente y de nuestro país.

Sigan adelante queridos amigos del Aula Abierta al ciudadano.

Astrid Liscano de Raad

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios