#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Venezolana dignidad #1Ene

Maximiliano Pérez | Foto: Cortesía |

“Yo no hice esto por facha, ni para nada, sino ideas mías para tener una obra aquí, porque uno por donde pasa, debe más que sea, rastro dejar, una huella…

Y cuando me muera me voy a ir al sitio de los sueños, en donde sabré si los sueños míos eran verdades…”

JUAN FÉLIX SÁNCHEZ (16- 05-1.900 / 18-04-1.997).

En San Rafael del Páramo, Vicenta Sánchez parió de Benigno Sánchez, al “Gigante del Tisure”, Juan Félix Sánchez.

Entre 1.907 y 1.914 realizó sus estudios y los dejó para trabajar con su padre. Con 10 años de edad hizo un molino de piedra al cual movía con el agua de una acequia para procesar el trigo.

Visitó Maracaibo, Cumaná y Caracas. A su regreso asumió el cargo de secretario en la prefectura del pueblo, mientras, aprendía el arte del tejido de lana cruda con doña Isaina Dávila, madre de su compañera, Epifania Gil. Intentó mover un dinamo con el agua de la acequia, y al no lograrlo, compró un motor y electrificó a “San Rafael del Páramo”. Expresaba:

“No cobrábamos nada pero teníamos luz,”

Su primera cobija la tejió en 1.925 y la llamó ¨Reinosa¨. Cuando se publicó su libro: “VERDADES VERDADERAS,” los periodistas le apodaran…

“SAN TEJEDOR”

Su aprendizaje en el arte del tejido lo combinaba con presentaciones públicas como titiritero, payaso, mago y equilibrista, tomó como aliciente a un circo que había pasado por el pueblo.

Su primera obra escultórica la hizo en 1.935; tallas elaboradas en mármol (un Cristo, La Virgen y la Magdalena). En 1.941 trabajó bajo la supervisión del Padre Ángel Sánchez Alcántara en la reconstrucción de la iglesia del pueblo. Ese mismo año muere su madre, esto marco su crecimiento artístico; “creó el telar de tres lisos”, único en Latinoamérica. Renunció al cargo de Juez Municipal, pues no le gustaba porque tenía que conocer de crímenes; en 1.942 se fue con Epifania a “El Potrero”, en “El Tisure”, a más de seis horas en Bestia desde la Mucuchache.

El 14- 09-1.952, rindió homenaje a la Virgen de Coromoto haciendo la promesa de construir una capilla al filo del Tisure. Dos años después viaja a Guanare y trae una imagen de la Virgen, y termina de construir la capilla que llamó “El Bohío”. Erigió el complejo religioso de El Tisure.​

Durante 30 años aproximadamente, allá donde las cosas pesan más, con piedras construyó un muro para cerrar el complejo, escaleras, una segunda capilla, el pesebre, la capilla grande dedicada a José Gregorio Hernández, mesa de altar, la torre, y en madera, la talla del Cristo, y todas las tallas del Calvario, entre otros detalles. Dona terrenos para la construcción de una biblioteca y un anfiteatro para la educación de los niños.

En 1.979 tejió 5 cobijas para la Galería Yakera. En 1,981 talló a “San Antonio”. En 1.982 participó en la primera exposición en el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imber y el Presidente de la República Luis Herrera Campins declaró sus obras Patrimonio Nacional. Más de 23 promociones de arquitectos y una condecoración de la Universidad de los Andes llevan su nombre.

Al Parque de la urbanización Chucho Briceño en Cabudare, el 30-08-1.995, le fue otorgado su nombre por la Alcaldía del municipio Palavecino y hasta ahora no tiene identificación.

Humberto Eco, filósofo, catedrático de afamadas universidades europeas, hijo ilustre de Buenos Aires, articulista de reconocidos diarios, ante una pregunta de periodistas venezolanos contestó:

“Lo que más me ha impresionado de Venezuela ha sido la arquitectura de la Universidad Central y haber conocido a Juan Félix Sánchez.”
Y escribió un artículo publicado en el diario “Le Expresso” y tantos otros, el cual culminó diciendo:

“Dejamos a Juan Félix Sánchez y a Epifania… y volvimos a la barbarie”
Quién cenó con presidentes de la República y desayunó con mendigos, quien cumplió con el “Sí del Hombre” de Kipling, vive en los corazones de los venezolanos dignos y de buena voluntad…

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios