Amuay vive una agonía

Pacífico Sánchez | Foto: Archivo IMP |

La refinería de Amuay, en la península de Paraguaná, que fue la más grande del mundo porque su capacidad de procesamiento de petróleo era de 670 mil barriles diarios, se encuentra en agonía, ya que ha dejado de funcionar el fin de semana junto con Cardón, que con Bajo Grande en la costa del lago de Maracaibo, forman el Centro o Complejo Refinador de Paraguaná.

Durante los últimos años ha registrado varios accidentes, el peor de los cuales ocurrió el 25 de agosto del 2012 cuando se produjo una explosión y un incendio que causó 41 muertes, la mayoría de ellas de funcionarios de la Guardia Nacional que tenían la función de custodiar las instalaciones, así como de familiares de ellos que vivían cerca de la refinería. Además hubo 121 heridos y 200 viviendas destruidas. 

Dos días después Hugo Chávez, que andaba en campaña electoral, se irritó porque algunos profesionales de ingeniería habían comentado que todo se debió a la falta de mantenimiento y al presentarse al sitio para ver las ruinas y en declaraciones publicadas en los medios expresó: “Algún filósofo dijo, no  me acuerdo, que la función debe continuar. Con nuestros dolores, nuestros pesares y nuestros muertos”

El mandatario no sabía que quien pronunció las palabras “el show debe continuar” fue Charles Aznavour, considerado el cantante más conocido del mundo, cuando se descompensó en un evento y su hija trató de que no siguiera cantando.

En declive

Volviendo a la suerte que ha tenido la refinería, el 29 de diciembre del 2017 tuvo otro incendio en su planta número 3.  El 11 de octubre del 2018 hubo una explosión en la planta de azufre. Y el 20 de septiembre del año pasado se produjo otro incendio.

A los muelles de Amuay han estado llegando buques de varios países, según Azalea Colmenárez, secretaria general del sindicato de trabajadores de estaciones de servicio, para abastecer de gasolina al occidente del país, debido a que ya esa refinería había bajado su nivel de producción de combustible. 

Esta nota fue redactada con base al archivo de El Impulso.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios