#OPINIÓN Ventana abierta: El virus más peligroso #29Ene

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”

(1ª Timoteo 6:10)

¿Quién no habrá escuchado, estos días, hablar del llamado “Corona Virus”? Concentrando el mayor número de casos en la China y se dice que están “relacionado con un mercado de animales vivos de la ciudad de Wuhan, en ese país” (www.cuidateplus.marca.com), el cual ha creado un alerta alrededor del mundo. Y pensar que en la China, India y otros países, comen todo tipo de animales, especialmente los “inmundos” (ver Levíticos 11), y muchos de ellos son portadores de virus y enfermedades.

En la página web, dw.com, hablan de los virus más peligrosos del mundo. Entre otros están: El Marbug, Ebola, Hanta, H5N1 (gripe aviar), Lassa, Juni, Crimea-Congo, Machupo (tifus negro), virus del Bosque (Kyasanur, KFD), el dengue, VIH (Virus de Inmunodeficiencia humana), ‘virus del Nilo Occidental’ (una comilla es nuestra anotación).

Hay virus por todos lados, hasta los informáticos, programas que infectan Sistemas (www. tecnologia-informatica.com). Pero uno muy peligroso, se llama Faketoken. Es un malware del tipo troyano, ataca a los androides, destinado a vaciar las cuentas bancarias, robar credenciales, IMEI y datos de los números telefónicos.” (www.adslzone.net).

Así como hay virus biológicos y en la Internet programas dañosos, existen los antivirus. Pero, tristemente no todos los virus tienen vacunas. Y, no hay nada mejor que la prevención para no exponerse. Tomar medidas con animales y humanos, y en el caso de las PC o androides, no estar abriendo todo cuanto nos llega, especialmente si detectamos que son direcciones o mensajes sospechosos.

Según el apóstol Pablo, la raíz de todos los males es el amor al dinero y por ello lo comparamos como el virus más peligroso. Es más, la codicia está inscrita en los X Mandamientos, y por lo tanto el amor al dinero es pecado. Y, desde esta “ventana”, en los años 2007, 2011, 2014, hemos dejado claro que el problema no es tener dinero, sino la ambición o codicia que genera querer más  y más a costa de la propia vida.

Según el Heraldo, 25/04/2014, existe una relación de la delincuencia y la ambición al dinero (www.elheraldo.hn) y sostienen que buena parte de delitos como: “Corrupción en la administración de recursos ajenos, tráfico de drogas y personas, extorsión, sicariato, secuestros, asaltos bancarios y robo en general, son productos del enfermizo deseo de adquirir dinero rápido en grandes cantidades”.

“Este tipo de delitos son cometidos por personas que no necesariamente vienen de los sectores más pobres… Así lo demuestran políticos y funcionarios públicos de alto rango, empresarios, profesionales, que con diversas argucias terminan quedándose con fondos que les fueron confiados para que cumplieran su función” (Idem).

En el Heraldo concluyen y dicen: “El gobierno, la sociedad, los padres de familia, las escuelas, las iglesias, todos debiéramos trabajar unidos, principalmente con los jóvenes y los niños para marcar en sus conciencias la firme convicción que solo el estudio, el trabajo, la disciplina… puede ser considerado como éxito y que las riqueza materiales, contar con una gran poder de compra, no es lo más importante en la vida del ser humano”. El Dinero hay que ganarlo honradamente, pero tampoco enfermarnos por el mismo.

La mayoría de los gobernantes, de países como el nuestro, son “electos” y luego no se quieren ir por amor al dinero e “ignoran” que Dios les colocó allí para que ayudaran al pueblo. En Venezuela, hay gente que espera ingresos sin trabajarlo ¡Triste! Peor aún, estos gobernantes le venden la idea al pueblo que tener riqueza es malo y por ello le envían dinero por gotas; y esa pudiera ser la razón que no hay alegría cuando algo llega.

Con mucho o poco soporte económico, lo que está en juego es la salvación de la raza humana, si no ponemos nuestra confianza en Dios; porque de la misma manera que para algunos virus se encuentra la solución, tenemos la mejor Vacuna para el amor al dinero y está solo en las manos de Dios o de Jesucristo, su Hijo. Por eso el mismo dijo: “Buscad el reino de Dios y su justicia y las demás cosas serán añadidas” (Mateo 6:33).

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios