Bajas reservas internacionales generan desconfianza en capacidad del país para pagar sus deudas

Texto: Juan Bautista Salas | Foto: Cortesía |

Un nivel bajo de reservas internacionales en un país, tiene como principal consecuencia, que se pierde la confianza en su capacidad de pagar sus deudas, por lo que el acceso a préstamos internacionales se dificulta, asegura la firma de consultoría y análisis financiero, Ecoanalítica en su último análisis semanal.

En efecto, explican los especialistas que, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional, las reservas internacionales son los recursos monetarios externos que se pueden disponer de forma inmediata y que están bajo el control de la autoridad monetaria.

En general, los países mantienen reservas para garantizar los pagos de bienes que importa y el servicio de la deuda. Por otro lado, para economías que operan bajo regímenes de tipo de cambio fijo, la importancia de las reservas aumenta, ya que les permite mantener el equilibrio en su balanza de pagos (registro de las transacciones con el resto del mundo) y, con ello, preservar el valor de la moneda doméstica.

No obstante, los países con regímenes cambiarios más flexibles también tienen interés en las reservas internacionales, ya que lo consideran un mecanismo que les permite hacerle frente a un choque externo adverso como el deterioro en sus términos de intercambio o la fuga de capitales. Mediante la venta de estos activos, los bancos centrales pueden intervenir en los mercados cambiarios locales, previniendo colapsos de la moneda doméstica derivada, por ejemplo, de una salida súbita de capitales producto
de una elevada inflación, por una caída en las tasas de interés, entre otros. Ello limita una depreciación abrupta de la moneda y sus efectos sobre la inflación local y el comercio con otros países.

En estos momentos, las reservas internacionales de Venezuela no solo son de las menores a las de algunos de los países de la región, sino que también han tenido una contracción drástica en los últimos cinco años. Precisamente, tal desacumulación ha coincidido con los episodios de alta inflación (y posterior hiperinflación), múltiples tensiones en el ámbito cambiario local y el colapso de las importaciones Para la primera semana de 2020, se alcanzó un nuevo mínimo histórico (USD 6.631 millones, con
una tendencia a la baja en las semanas posteriores. Una consecuencia que puede tener este nivel tan bajo de reservas es que ya no hay confianza en la capacidad del país de pagar sus deudas, por lo que el acceso a préstamos internacionales se dificulta, señala Ecoanalítica.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios