Sidoristas reprochan la parálisis operativa y la imposición de medidas cuartelarias

Correo del Caroní |

Las consignas reivindicativas y los aires de lucha volvieron a soplar en el portón 3 de Sidor, un espacio histórico en donde se erigieron importantes conquistas socioeconómicas para los trabajadores.

La asamblea de este martes tuvo como objetivo intentar despertar el movimiento obrero y unificar esfuerzos en una misma lucha.

“Es evidente la situación agónica que vivimos los trabajadores, estamos pasando hambre, necesidad, hay una persecución, hostigamiento, humillación, que está cometiendo el patrón-Estado, no solo con los sidoristas sino con todos los trabajadores del país”, indicó César Soto, delegado departamental en Sidor.

El dirigente subrayó que la lucha no es solo por los beneficios contractuales, sino para recuperar la producción del parque industrial de Guayana.

“Nos da tristeza y dolor ver a Sidor en el estado en que se encuentra, totalmente deteriorada. Hay una campaña política que hizo Sidor con su directiva, donde dice que está produciendo 85 y hasta 90%, y eso es totalmente falso, Sidor tiene dos años que no produce una gota de acero y hoy se paralizó completamente porque la única planta que estaba produciendo, que es Planta de Pellas, se paró”, denunció.

Soto señaló que la última producción de pellas fue de 700 toneladas y generó 98 millones de dólares.

La Siderúrgica del Orinoco tocó el subsuelo en 2019, cerrando las posibilidades de cumplir con los beneficios de los trabajadores, obligando a transformadores de acero a cerrar y generando pérdidas millonarias. La Planta de Pellas fue la única área operativa en 2019.

Por otra parte, rechazó que la empresa se use como un espacio para la milicia. “Sidor no fue creada como un partido político, aquí hay trabajadores de todas las corrientes políticas, pero ante todo somos trabajadores. Tampoco fue creada como un cuartel militar. No queremos fusil, queremos es producir para el país”, sostuvo.

Sin comunicación con Astudillo

El recién nombrado presidente, Néstor Astudillo, ha sido un ausente más ante los reclamos de los sidoristas. Carlos Ramírez, trabajador de la Acería de Palanquillas, con 35 años de servicio, manifestó que tampoco han buscado ningún contacto porque creen que no está en la capacidad de darles respuesta.

Además, cuestiona que la designación de la gerencia que encabeza Astudillo no ha salido publicado en Gaceta Oficial. “Sidor hasta el momento lo que tiene es un presidente encargado”, afirmó Ramírez.

También hizo énfasis en la presencia de trabajadores de diferentes tendencias políticas, como muestra de una lucha unificada. Aunque el grupo de José Meléndez, de Alianza Sindical, no figuró.


“Nos da tristeza y dolor ver a Sidor en el estado en que se encuentra”, manifestaron los trabajadores que se reunieron en el portón 3 de la acería


“Los trabajadores de diferentes empresas estamos unidos por una misma causa, es el hambre que estamos pasando, la necesidad que tienen nuestras familias, el salario de hambre, por eso estamos unidos, aquí hay de todas las corrientes políticas, y el movimiento siderúrgico será punta de lanza para el relanzamiento del movimiento obrero en Venezuela”, aseveró.

Dioneris Fuentes, trabajador de Sidor con 20 años de servicio, consideró que es momento de reorganización para ir en contra de las malas políticas que destruyeron el aparato productivo del país.

“Ya basta de que tengamos un país en ruinas porque las políticas fueron en contra de las empresas de este país. Los trabajadores están siendo sancionados en sus salarios y beneficios contractuales, es el momento de la reorganización de los trabajadores para salir al paso a esas malas políticas. Aquí están los de izquierda, los de derecha, están sin las siglas porque hoy es un problema de los trabajadores”, puntualizó Fuentes.

Ecos sociales de una ruina industrial

Valdemar Álvarez, trabajador con 30 años de servicio, se refirió al día a día de un sidorista, realidad a la que no escapa la mayoría de los venezolanos.

“Los trabajadores no tienen cómo darle alimentación a su familia, comprarle un par de zapatos y el uniforme a sus hijos y por eso no los envía a la escuela, o no los envía porque no tienen para darle un desayuno para que no se desmayen. Está despertando el volcán de los trabajadores sidoristas, y creemos que son todos los del país los que deben despertar para enfrentar al gobierno-patrón que lleva las riendas de las malas políticas en contra de todos los trabajadores”, declaró.

Indicó a su vez que retomarán las acciones de calle. En agosto de 2018, con la última reconversión monetaria, se violentaron todos los contratos colectivos y sus tablas salariales, fijándolas según el tabulador de la administración pública, lo que los desmejoró en 50 y hasta más de 70% en sus beneficios.

Esto trajo una serie de protestas de calle que incluyó a corrientes opositoras y del oficialismo, pero en el caso de los primeros, incrementó la persecución y trajo 14 detenciones en protestas, cuatro de Venalum y 10 de Ferrominera, incluido el dirigente Rubén González. En ese contexto de manifestaciones, también nació la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG), que aglutina a dirigentes y personal de diferentes empresas.

Lea más en www.correodelcaroni.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios