#OPINIÓN Crisis eléctrica, ataque cibernético y supremacía de la radio #6Mar

Freddy Torrealba Z. | Ilustración: Victoria Peña |

El apagón, que por el lapso de cinco días estremeció a Venezuela en marzo de 2019, solo cabe en las catastróficas prognosis hechas por el científico social Alvin Tofller, el autor del libro “El shock del futuro”. Un cataclismo que se veía venir en camino dada la cadena de hechos similares ocurridos a lo largo del actual régimen populista-militarista de inspiración estalinista. Basta con mencionar la destrucción de la industria petrolera cuya producción ha caído a cifras de un productor marginal de la OPEP.

Esta crisis del ecosistema eléctrico tuvo sus primeras manifestaciones entre los años 2006 y 2008 con los constantes apagones, sobre todo en el oriente del país. Luego en el 2011 cuando se pusieron en práctica los racionamientos del servicio y hubo la promesa oficial de desarrollar un servicio de primera. Ahora el agua rebasó el vaso a consecuencia de la falta de mantenimiento e inversión en este sector. Es decir, que se trata de una crisis que se ha podido evitar a tiempo de estar en el poder gente al menos sensata.

En esas condiciones resulta risible atribuir el apagón a un ataque cibernético. Así no es necesario un ataque de esa naturaleza pues el mandado ya está hecho por la desastrosa gestión de este desgobierno. Ahora estamos ante un sector colapsado que en lo sucesivo seguirá dando tumbos. Ello por causa de una pésima gerencia gubernamental desconocedora del trabajo por objetivos y resultados a corto, mediano y largo plazo, dada en su lugar a la propaganda efectista en lo político y nulos frutos económicos. No se conoce de un plan para recuperar el colapsado servicio eléctrico del país. Al menos que sea un secreto de Estado muy bien guardado.

Actualmente es un hecho real que los escenarios de la guerra han mutado de los tradicionales a los sofisticados del ciberespacio con sus tecnologías digitales. Es lo que explica la dañina labor de los hackers o piratas informáticos a la búsqueda de datos e información económica, financiera, militar y científica.Pero de allí a la destrucción de una infraestructura como la planta hidroeléctrica de El Guri hay mucho trecho.

Cuando los máximos voceros del régimen, entre estos el Presidente Maduro, aseveraron que detectaron un ataque de ese tipo proveniente de EEUU surgen las razonables dudas. Si algo caracteriza una agresión informática es la de no dejar el más mínimo rastro que impide se descubra su autor y el lugar geográfico de dónde proviene. Es parte vital de su seguridad que desde sus orígenes distingue a Internet y que forma parte de sus ventajas.Si acaso, como parte de la desorientación, previamente lanzada de exprofeso, lo que se consigue es el burlesco mensaje de que “fui a pagar un servicio”. Eso y nada más.

Destruir una infraestructura a larga distancia pertenece todavía a la ciencia ficción solo posible en el cine.Esta gente debería estar en la NASA o ser candidatos seguros a un premio del Libro Guinness de los Récords, pues en brevísimo tiempo han descubierto de donde vino el ataque. Incluso, por obra y gracia de las mentiras,propias de las tiranías totalitarias, han encontrado al esperado Dr. Mabuse de la informática que todo lo sabe. Un terreno en el que son expertos los gobernantes rusos aliados de la tiranía castro-madurista.

La lección positiva que nos deja esta dura experiencia es la del predominio y vigencia de la radio como medio de comunicación social. Cuando los restantes medios quedaron silenciados el único en mantenerse con vida ha sido precisamente la radio por su modalidad de radiodifusión. Ello gracias al uso de plantas de energía portátiles probadas en otras ocasiones durante la guerra y catástrofes naturales. En esta oportunidad sobresalió la señal del Circuito Unión Radio con información continua durante la emergencia. Del lado gubernamental su red de emisoras comunitarias con su manipuladora propaganda que desinforma.

La radio es sin duda el medio de las siete vidas del gato. Un gigante dormido que de tiempo en tiempo despierta con su potencial de información, entretenimiento y educación.Constituye además el medio que más sobresale en la actual multimedia digital por la inmediatez de sus mensajes sonoros que captan la atención fugas del oído antes que las imágenes y textos.La radio vive pese a la aplastante competencia de los novedosos medios digitales que le roncan en la cueva.

Es realmente increíble que un generador portátil de energía sea el salvador de la comunicación de masas en este mundo de la información al instante. Un hecho del cual difícilmente hoy el hombre puede despegarse. La radio, el medio que ha sobrevivido a tres sentencias de muerte desde su nacimiento en noviembre de 1920 en EEUU.

Freddy Torrealba Z.

@freddytorreal11

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios