#COLUMNA El rincón de los miércoles #11Mar

Luis Rodríguez Moreno | Foto: Cortesía |

Uno se pregunta, siempre con buena intención, ¿cómo hace la gente del común para sobrevivir en un país como Venezuela?. La respuesta resulta tan difícil hasta para los más renombrados economistas, acostumbrados a observar y analizar las crisis desapasionadamente, sin mediar los intereses de los políticos o gobiernos en sus respectivos países. Antes de escribir estas letras volví a mi rol de reportero impertinente para conocer de primera mano las inquietudes de la clientela de esas grandes cadenas donde se vende de todo, incluyendo sus almas al diablo. Ya lo sospechaba, no hubo sorpresa alguna, los precios habían aumentado una barbaridad desde la última vez que me atreví a una compra doméstica. En el área de medicamentos, la queja era general cuando los amables dependientes, que no tienen la culpa, informaban sobre los nuevos precios de las medicinas. Ejemplo, un hipertensivo, que hace un mes había adquirido un caballero de la tercera edad por menos de 200 mil bolívares ya estaba en 400.000, precio totalmente prohibido para un cristiano que apenas cobra una pensión de vejez, obligándolo a pensar en un fatal desenlace si su cansado corazón se le ocurre de la mala idea de detenerse por falta de esa pastillita que parece burlarse de la gente desde su lujoso y brilloso anaquel. También en aquel alumbrado establecimiento los artículos de uso diario se elevaron al misterioso infinito. Una pastilla de jabón, de procedencia casi desconocida compite con las marcas tradicionales. Ah mundo Camay – dijo una dama que recién llegaba del oeste de la ciudad-, ah mundo Palmolive, repetía cuando mirada los montos de los importados, unos de Turquía, otros de algún país de Europa oriental, tan amigos de los gobernantes de este lado del mundo y beneficiarios de las importaciones de ese tipo de productos.

II

Los venezolanos no son tontos. Ya saben que hubo un acuerdo entre gobierno y empresarios para dejar los precios al libre albedrío de los vendedores, una medida justa, si se quiere, cuando existe al menos un control sobre las ganancias de los productos, pero no sucede así, como pudimos comprobar en el tour periodístico de fin de semana. Los avispados mercaderes hacen de las suyas cuando no son vigilados por las autoridades. Los alimentos se han convertido en joyas invaluables para las sufridas amas de casa y en un imposible para quienes pagan el mercado semanal o mensual. El chillido se repite en cada hogar porque el dinero apenas alcanza para satisfacer necesidades y los bonos del gobierno desaparecen como por arte de magia. Cuando preguntamos sobre la manera de enfrentar estas cargas tan pesada, la mayoría agradece a las remesas de más de cinco millones de venezolanos que deambulan en el extranjero en busca de un trabajo, por pesado que sea, para aliviarle el calvario a los que se quedaron en este país.

III

Este fin de semana, José Enrique Sarabia apaga sus primeras 80 velitas y decimos primeras, porque deseamos que viva muchos años más amparados por su familia y por millones de admiradores conquistados por su indiscutible talento musical. Estamos hablando de Chelique Sarabia, celebrado autor de Ansiedad, el tema que lo proyectó en el mundo, quien vive hoy en el oriente del país, especie de bunker de afectos, rodeado del aprecio de todos. Y sobre talentos nos referimos, estamos sorprendidos con Nicol Meza, una chiquilla barquisimetana – no podía ser de otra manera – ejecutante de la trompeta, un difícil instrumento con el cual  nos ha dejado pasmado viéndola cada momento en las redes sociales. Nicol formó parte de Pandijazz, una agrupación infantil creada por Norbelis Lameda, según he podido saber se había quedado sin la trompeta cuando se vió obligada a viajar con sus padres a R. Dominicana, donde vive actualmente. Nos imaginamos que gracias a su talento natural fue conocida por el gran maestro Arturo Sandoval, también exiliado cubano, quien le envió desde Estados Unidos un instrumento de regalo y, además, una fábrica de instrumentos musicales denominó a uno de sus más recientes modelos como Coletrumpet en honor a la pequeña Nicol a quien le enviamos nuestros mejores deseos en sus estudios musicales desde este rincón de todos sus paisanos. Nicol tiene apenas 12 años.

IV

NOTABLE.- La contribución  de los latinos en los Estados Unidos a elevado el Producto Interno Bruto de ese país en .2,3 billones de dólares, según da cuenta un importante boletín sobre la economía en el mundo. En la última década los latinos han creado 43 millones de nuevas empresas, empleando a 3 millones de estadounidenses, y se espera que la cifra se eleve este año a 1,3 billones de personas…

CHINA.- sufre un gran revés económico con la aparición del Coronavirus, especialmente en el sector manufacturero porque exporta casi el 78 por ciento de su producción. Sin embargo, las autoridades ya han asegurado que en un año, aproximadamente, tendrán controlado al peligroso virus…

FINALMENTE.- pensamos que la era Zidane ha llegado su a fin por la derrota del pasado fin de semana del Real Madrid, incapaz de superar al modesto Betis de Sevilla.

Luis Rodríguez Moreno

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios