#OPINIÓN Nuestro Insólito Universo, la cautivante aventura del lenguaje radiofónico #3Abr

Freddy Torrealba Z | Foto: Cortesía |
Rafael Silva M. libretista de Nuestro Insólito Universo

Son varios los factores que inciden en la calidad y éxito de un programa radial para no incurrir en los trillados caminos de la rutina y repetición. Entre los mismos tenemos el buen uso de géneros, formatos y programas con la necesaria producción de la cual está ayuna la radio venezolana. El medio está saturado de revistas, monólogos, musicales en bloque y el periodismo reflejo sin actualidad, ahora dificultado por la proliferación de los contenidos de internet distantes de los códigos radiales.

Por ello cuando el 4 de agosto de 1969 irrumpe por las antenas de Radio Nacional de Venezuela el micro de 5 minutos Nuestro Insólito Universo,de inmediato impactay cala en la audiencia. Un espacio producido, escrito, musicalizado y dirigido por Rafael Silva Moreno con la narración de Porfirio Torres y la operación técnica de Francisco Mijares.

Silva M. forma parte de la generación pos dictadura perezjimenista de guionistas que destaca en la RNV con magníficos programas. Entre otros tenemos a: Carlos Izquierdo, Alfredo Silva Estrada, Aurora Martínez (esposa de Teodoro Petkoff), José Ignacio Cabrujas, Ludovico Silva y Rodolfo Izaguirre.

Entonces ese fue un intento por realizar algo diferente en el medio de las ondas hertzianas junto a espacios como: El Cine Mitología de lo Cotidiano, Cosas del Abuelo, La Ciencia Amena, Tesoros del Archivo y Música de Película.Novedosos programas que hicieron de la RNV un modelo de radiodifusión cultural y educativa.

En su primera etapa el micro salía al aire por Radio Nacional de Venezuela para luego incursionar en los circuitos Onda y Éxitos del Circuito Unión Radio FM.

Cuando se rompe con la fórmula de la mínima producción a base únicamente de disco y voz, se plantea garantizar el éxito de un espacio radial. Ello requiere conocer y emplear integralmente el arsenal de los recursos sonoros de este poderoso medio de comunicación social considerado la mayor revolución tecnológica durante más de la mitad del siglo XX.

Tengamos presente que la radio es: voz, sonido, música, efectos y silencio usados eficazmente para no arar en el mar.Es precisamente lo que desde un inicio caracterizó a Nuestro Insólito Universo en cada una de sus emisiones. Esa fue la clave de su éxito para sembrarse hondamente en el público que disfruta cada una de sus emisiones por lo entretenido e interesante. Un programa que despertó el interés del escucha que lo sigue de comienzo a fin sin apartarse del dial como sucedía en los albores de la radio desde 1920 en EEUU.

El espacio es una referencia en cuanto al empleo del rico lenguaje radial echado al olvido. En el mismo siempre se ha apreciado el necesario despliegue de imágenes sonoras apelando, entre otras herramientas,a la ráfaga para transmitir una atmósfera determinada como: dramatismo, suspenso, tristeza, violencia, romanticismo o humor.Unos textos escritos con frases cortas,las apropiadas por lo radial,aunque a veces nos encontramos con oraciones largas construidas con cláusula incidental.

Ello aunado al contenido de un atractivo guion que requiere la acuciosidad de un investigador. Más la forma que emana de la excelente modulación de la recia voz de Porfirio Torres. Y el complemento sonoro aportado por el operador técnico desde la consola con las imágenes sonoras para captar oportunamente el interés del oyente. Una certera combinación para alcanzar la ansiada estética radial en cada una de sus emisiones.

Llama la atención ese recurso narrativo de ubicar geográfica y cronológicamente al principio la historia a relatar. Eso se estilaba en los radio-periódicos del pasado cuando se narraban despachos cable gráficos de agencias de prensa.Por ejemplo, Caracas, Agencia France Press.

Aunque resulte increíble, lo relatado en el micro es real y apoyado en fuentes. Silva nunca inventa el tema tratado, aunque si derrocha mucha imaginación en el tratamiento del guion, necesario en una obra de arte.

No obstante, en el espacio siempre ha tenido cabida la amplia concepción antropológica de la cultura con una variedad de relatos en diversos períodos históricos antes y después de la Modernidad. Entre estos figuran leyendas y mitos enraizados en la mentalidad de la gente.  Una expresión de la filosofía idealista y metafísica que perdura en la población venezolana y que en Nuestro Insólito Universo encontró amplia acogida.

El 16 de enero de 2018 se registra la partida del plano terrenal de su creador Rafael Silva M. a los 92 años de edad. Se marcha con la inmensa satisfacción de marcar huella con un espacio estandarte que siempre ha levantado sintonía. Pues se trata de un programa distinguido por su originalidad, interesante contenido y ser el más añejo en la radio venezolana. Un solitario y facultado cultor del lenguaje radial con una obra que trazó el sendero a seguir en estos tiempos de radicales cambios y reinvención de la radio, un dispositivo con vida para rato.

¡Nuestro Insólito Universo, cinco minutos recorriendo nuestro mundo sorprendente!

Freddy Torrealba Z

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios