Prado: A 20 años de promulgada la LOPNNA no hay nada que celebrar ante la vulnerabilidad de la niñez venezolana

Juan Bautista Salas | Cortesía |

Cuando se cumplen 20 años de la aprobación de la Ley Organica de Protección al Niño, Niñas y Adolescentes, “no hay nada que celebrar, por el contrario la fecha es un recordatorio del fracaso de las políticas públicas aplicadas o evadidas por parte del Estado, que debía garantizar alimentación, seguridad y la salud a la niñez en Venezuela”, asegura Humberto Prado, Comisionado para los Derechos Humanos y Atención a las Víctimas.

Señala que en Venezuela los niños, niñas y adolescentes no cuentan con instituciones dignas, que cumplan con los requerimientos mínimos necesarios para su crecimiento y desarrollo. El personal que atiende en algunas oficinas de atención y acompañamiento no está calificado y capacitado para atender los casos. Tampoco pueden recibir a niños que tienen alguna medida de abrigo, por encontrarse en situación de riesgo o de calle.

A diario se refleja en diversas zonas del país el creciente número de niños, niñas y adolescentes en condición de calle, mientras que el sistema rector del Sistema de Protección no ofrece soluciones, ni cumple con los objetivos de su creación.

Destaca que aunado a esto, el Sistema de Responsabilidad Penal carece de mecanismos y funcionarios aptos, que lleven a cabo la reinserción socio-educativa de adolescentes que se encuentran en situaciones delictuales. En cuanto a las políticas públicas, que debían garantizar la alimentación; la seguridad y la salud se encuentran igualmente desasistidas, basta con nombrar el Hospital JM de los Ríos, centro que en su mejor época recibía niños de todos los estados actualmente, actualmente tiene sobre sí medidas cautelares dictadas por la CIDH sobre 14 de sus áreas, de las cuales solo se ha dado cumplimiento parcial a solo una de ellas.

Hoy, a casi 20 años de cumplirse la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño promulgación y de la evolución que ha tenido la Ley Orgánica para la Protección de nuestros Niños, Niñas y Adolescentes durante este período, vemos con tristeza como la misma se convirtió en una utopía. “No se podría celebrar el aniversario de la publicación en gaceta de la Ley, cuando no se ha cumplido el propósito y espíritu para el cual fue creada”, aseguró Prado.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios