Fijación de precios generará escasez y afectará al sector privado

Runrun.es |

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, explicó que la fijación de precios en base al tipo de cambio oficial no beneficiará la producción ni la importación, debido a que el mismo se fija de manera discrecional

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, advirtió que con la fijación de precios las empresas no tendrán incentivos para producir e importar, una vez que se vacíen los inventarios y los anaqueles


“El efecto de esa medida es muy limitado porque el gobierno no tiene cómo hacer frente desde herramientas económicas para evitar que los precios suban”, consideró Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, sobre la fijación de precios anunciada por la administración de Nicolás Maduro.

A través de la Gaceta Oficial Gaceta Extraordinaria No: 6.397, emanada de la Vicepresidencia Sectorial de Economía, dirigida por Tareck El Aissami, el gobierno fijó los nuevos precios de 27 de 50 rubros alimenticios.

Los rubros incluyen la harina precocida de maíz, azúcar, arroz, café molido, atún enlatado, carne de res, leche en polvo, queso duro, pollo, sal de mesa, aceite comestible, entre otros.

Según los anuncios hechos por la administración madurista, los precios fueron anclados al tipo de cambio oficial, que publica el Banco Central de Venezuela (BCV).

Por otra parte, de acuerdo con el listado publicado por el Ministerio del Comercio en días pasados, se toma como moneda para fijar los precios el petro y no el dólar.

Ganar tiempo

Asdrúbal Oliveros explicó que actualmente el gobierno tiene un problema de flujo de caja, lo que afecta su posibilidad de seguir importando alimento. “El no tener divisas y el seguir emitiendo bolívares hace que se presione la tasa de cambio”, dijo

“En un mecanismo para hacer ver que está controlando la situación apela nuevamente a los controles de precios para intentar ganar tiempo e intentar contener el alza. El efecto de esa medida es muy limitado porque el gobierno no tiene cómo hacer frente desde herramientas económicas a evitar que los precios suban”, añadió.Además, considera esta medida como una “respuesta política” con la que la administración de Maduro busca “dar la sensación de que controlan la situación, de que pueden o aspiran a someter al sector privado y además poner en el sector privado las culpas del problema del alza de precios, que de buscar una solución real”.

Por su parte, Luis Vicente León consideró que problemas que se han prolongado en la economía, como la “pulverización de los ingresos” y la desmejora de acciones que mermaron un poco la crisis en el 2019, han generado una “distorsión de la economía”, tomando en cuenta cada gasto que debe tener. Ante esto, se genera una presión al sector privado.

“En su mente controladora (de Nicolás Maduro) todavía cree que lo puede conseguir, básicamente presionando al sector privado. Él siente que es políticamente necesario para evadir su responsabilidad”, señaló León.

A juicio del presidente de Datanálisis, los problemas de la economía son los elementos que lo llevan a buscar unas rutas de control, “deshacerse de culpas y ciertos niveles de estabilidad”.

Golpe a la producción nacional e importación

Oliveros consideró que, a medida que el gobierno imponga precios sin respetar elementos como la naturaleza de los sectores y cómo evolucionan los costos, “va a terminar provocando es que estos productos desaparezcan”, dijo.

“Las empresas no van a tener ningún tipo de incentivo para seguir produciendo e importando y una vez que se agoten los inventarios, los productos no van a volver a los anaqueles”, advirtió.

Para Oliveros, el volver a estas prácticas llevará a situaciones que los venezolanos experimentaron en el pasado: “desabastecimiento, escasez, mercados negros y colas, una situación donde muy pocos van a poder adquirir los productos”.

Entretanto, León recordó que no es primera vez que se aplica un control de precios, que de hecho se ha probado muchas vez en los últimos 15 años, por lo que consideró difícil que los venezolanos crean en esta medida como algo positivo.

“Es difícil para explicarle a la población que tú le estás ofreciendo un control de precios para resolver un problema, cuando en los últimos 15 años le tuviste control de precios que solo tuvieron mayor inflación, pulverización, pérdida de confianza y un problema crítico de desequilibrio económico”, dijo.

Asimismo, señaló que aunque para este año se esperaba salir de los niveles de hiperinflación, esto se rompió a causa de la pandemia de COVID-19 y las distorsiones que causa la misma sobre la economía nacional y mundial.

Además, León explicó que este mecanismo de control es distinto a los anteriores, señalando dos puntos fundamentales: “Ha buscado entender cuáles son los precios de la mercancía para que no estén tan debajo del costo de la producción. Logró reconocer algunos precios que no son absurdos como lo fueron en el pasado y los fija en dólares, lo cual por cierto es un reconocimiento evidente de que el bolívar y el petro perdieron todas sus funciones como moneda”.

Sin embargo, tomando en cuenta que los precios son fijados con respecto al dólar oficial explica que este se fija “de manera discrecional”, es decir, un funcionario fija el precio del mismo.

“Si el gobierno deja anclado el precio en dólares al tipo de cambio oficial ¿qué importa que sea fijado en dólares? Ese anclaje divorcia los costos de producción del precio y vuelve a generar problemas de cobertura que impediría que el sector privado cubra sus costos y podría salir del mercado, dejar de importar o no pueda producir y vender y vuelve a generar mercados negros, protecciones paralelas o desabastecimiento”, alertó León.

Y agregó: “No se dan cuenta que los costos en dólares también crecen porque hay una tendencia a la sobrevaluación cambiaria porque los precios internos crecen más rápido que la devaluación del dólar. Al hacer eso podría ocurrir que la compañía se encuentre la oportunidad de incrementar en dólares sus precios”.

Se verá afectado el sector privado que comenzaba a surgir

Para Oliveros, ir contra el sector privado en las condiciones actuales de la economía nacional es “contraproducente” y afecta la poca producción que está en pie.

“En la medida que no se pueda garantizar esto y que lo obliguen a asumir pérdidas o a no poder tener maneras de controlar la reposición de los productos, va a dejar de producir y de importar. Eso va a causar en una menor oferta de productos que termina perjudicando a los consumidores”, señaló Oliveros.

A su vez, León consideró que aquella economía que comenzaba a surgir sin regulación está en graves problemas. “Si cae toda la fuente de ingresos que había revivido esos sectores, eso también cae y no solo por la regulación, sino por la realidad de la crisis”, explicó.

“No creo que el problema básico sea el control, pero complica o limita aún más la capacidad del sector privado, que es el único que puede garantizar abastecimiento y reactivación en la economía venezolana”, puntualizó León.

Lea más en www.runrun.es

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios