#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: La madre patria #13May

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“Se pude abandonar a una patria dichosa y triunfante. Pero amenazada, destrozada y oprimida no se le deja nunca, se le salva o se muere con ella.

Maximilien François Marie Isidore de Robespierre (6-5-1.758/28-7-1.794).

Conocido como Maximilien Robespierre, fue un abogado, escritor, orador, y político francés apodado “El Incorruptible”. Uno de los más prominentes líderes de la Revolución francesa, diputado, presidente de la Convención Nacional en dos oportunidades, jefe indiscutible de la facción más radical de los jacobinos y miembro del Comité de Salvación Pública, entidad que gobernó Francia durante el periodo revolucionario conocido como “El Terror”.

Robespierre, jurista de profesión, inició su carrera como juez penal de la diócesis de Arras, además de ejercer como defensor legal, especialmente de los sectores más desposeídos, lo cual, junto con su entonces fuerte oposición a la pena de muerte y la notoriedad que acumuló como escritor, lo convirtieron en uno de los más notorios abogados de Arras. Su fama pronto lo llevó a la política, resultando electo diputado por el Tercer Estado en los Estados Generales en 1.789, tuvo entonces un rápido ascenso político, hasta alcanzar la presidencia de la Convención Nacional y se transformó en uno de los más poderosos líderes de la Revolución. Fuente; Wikipedia.

El día 10 de mayo celebramos el día de las madres, honramos al ser a quien debemos nuestra presencia en esta “Tierra de Gracia”; homenajeamos a las damas que con dignidad se han respetado a sí mismas dando vida desde el infinito poder del verdadero amor, sentimiento que purifica el acto que genera el milagro de la preservación de la existencia.

La tierra natal o afectiva ordenada como nación a la que nos sentimos ligados los seres humanos por vinculo jurídicos, históricos y afectivos, es una madre cariñosa que da abrigo y sustento a sus hijos, quienes, si tuviesen seguridad personal y jurídica; servicios públicos idóneos: sistema de salud, agua potable, electricidad, transporte; abastecimiento de alimentos y medicinas; la infraestructura necesaria para la instalación y desarrollo de los sectores agro-alimentarios, artesanales, la pequeña, mediana, y gran industria, el sector comercio, la cadena de distribución; si se retornara a el normal acceso de la energía eléctrica y a los combustibles (Gasolina y gasoil) necesarios e insustituibles para el desempeño del sector productivo,  todo esto traducido en generación de trabajo formal que le permitiría a los ciudadanos la remuneración equitativa y satisfactoria que le asegure, así como a su familia una existencia conforme a la dignidad humana y que sea completada , en caso necesario por cualquier otro medio de protección social…

“No le abandonarían para ir a mendigar el pan a otros países donde se les desprecia y se les humilla”.

El bienestar de la Madre Patria llamada Venezuela, está garantizado en el cumplimiento de lo expreso en “la Constitución Nacional, las leyes y reglamentos elaborados bajo los principios de libertad y democracia tradicionalmente aceptados por la jurisprudencia internacional, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas en 1.948 y por los demás Tratados Internacionales suscritos por la nación.”

Supongo que podemos aseverar que los ciudadanos venezolanos tenemos la obligación de ejercer el derecho de preservar la salud institucional de nuestra “Madre Patria Venezuela.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios