#COLUMNA Soliloquios de café: Operación Indias Occidentales II #24May

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“En la II Guerra Mundial Venezuela jugó un papel clave como proveedor principal de petróleo a los Estados Unidos. El 9-12-1.941, dos días después del ataque contra Pearl Harbor, Venezuela declaró su solidaridad con los Estados Unidos. El 31-12- rompió relaciones con Alemania, Italia y Japón; luego implementó, con ayuda de Estados Unidos, defensas en sus pozos petrolíferos, había información de que Alemania planeaba invadir a Venezuela para apoderarse de su producción de petróleo. El 16-2-1.942, los tanqueros venezolanos Monagas y Tía Juana fueron torpedeados y hundidos por submarinos del Tercer Reich en aguas del Golfo de Venezuela…

En Puerto Cabello, buques alemanes e italianos fueron incendiados por sus propios capitanes en diciembre de 1.941.

Fuente: Wikipedia.

¿Causalidad homenaje a una gran amistad?

El 31 de marzo, en Carúpano, se refugiaba el “Sesostris,” con un cargamento de madera, asfalto, café y cacao. Karl Ueding, capitán del barco alemán, pasivamente aceptaba las órdenes de las autoridades venezolanas pero estaba presto a ejecutar las claras instrucciones recibidas de su gobierno: la nave no debería caer en manos del enemigo, los barcos tendrían que ser hundidos.

El padre de mi gran amigo Carlos Veigt, don Artur Lomis Karl Veigt Veigt, era tripulante del “Sesostris”, había nacido en la ciudad portuaria de Bremen, Hamburgo, en enero de 1.912.

Al terminar la guerra y ser liberado en Puerto Cabello, dónde estuvieron presos los tripulantes del “Sesostris”, después de haberlo incendiado en Isla Larga, vino a Barquisimeto, y estableció el restaurant “El Campo,” hoy llamado “El Campo de La Haya”, el restaurant “Miranda”, y el restaurant “Arturo” ya desaparecido, entre otros. El señor Veig murió en 1.964, víctima de un infarto.

A partir del año 1.914, el Sr. Carlos Lenti, vienés, nacido el 1-11-1.888, padre de Carmen Lenti de Veigt y abuelo materno de Carlos, con demostrada voluntad de servicio cobijó al espíritu acogedor larense. En Barquisimeto fue pionero industrial, participó en la instalación del Central azucarero “El Rodeo” cerca de Yaritagua, y después fundó el taller “La Industrial Lenti”, instaló fábricas de cerrajería, construyó pilones de maíz, trabajó en el “Parque Ayacucho.” Colaboró con el gremio médico durante la epidemia de la “Gripe Española”. Fue calificado, por Salvador Macías, como un caballero de probada honestidad, sincero y buen amigo que enseño a trabajar a muchos venezolanos…

Carlos Martin Veigt Lenti, nació en Febrero 1.956, en Barquisimeto, cuyo padre Artur Lomis Karl Veigt Veigt, de nacionalidad alemana ya lo describí y, su madre Carmen Lenti de Veigt, Barquisimetana, enfermera graduada, fue directora de la unidad de pediatría del Seguro Social.

Profesional de la informática egresado de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado, UCLA” promoción 1.979, estudió Primaria y parte de la secundaria en el colegio Javier de Barquisimeto.

Orgulloso padre de 3 hijos, Carlos Alfonso, Carlos David y Christian y con una nieta llamada Nicol; es defensor y rescatista de animales en abandono. Trabajó en diferentes empresas privadas y sector público; en el ministerio de Sanidad y Concejo Municipal del Dto. Iribarren.

Felizmente jubilado pretende volver a su origen para emprender nuevos derroteros en Alemania…

Con mis mejores deseos por su bienestar; conservando una amistad de hace más de 30 años, espero comprobar el pregón de Richard Bach:

“Distancia y Tiempo no Existen…”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios