#OPINIÓN Caleidoscopio: El hoyo #28May

Fritz Márquez | Foto: Cortesía |

Director: Galder Gazteli. Guion: David Desela

La cuarentena no sólo nos ha revelado de qué estamos hechos, sinoquiénes realmente nos acompañan en la vida.

La ansiedad por el mañana y el alimento por el hoy hanmovido emociones y puestoa reflexionar el cómo se llegó hasta acá y, sobre todo,qué hice para que todo esto mepasara.

La frase inicial de la película El Hoyo muestra justo algunas diferencias de cómo la vida, y quizás en nuestro hoy, la misma cuarentena no es igual para todos: “Hay tres clases de personas: los de arriba, los de abajo, los que caen”.

El Hoyo es una película ambientada en una gran prisión en forma de torre donde los internos son alimentados por medio de una plataforma que desciende gradualmente los niveles de la torre, dos personas por piso donde si cada interno toma su parte justa de comida, alcanzaría para todos pero, en la práctica es profundamente desigual, los de arriba pueden tomar mucha comida y dejar menos para los que están debajo. Digamos allí está un primer cuestionamiento de vida.

Es decir, la película muestra algo así como si de forma utópica un país se quedara sin comida o gasolina y usted tiene la posibilidad de tener mucha para muchos, ¿qué haría? la regala, la vende con sobre precio, oferta de mercado, la dosifica, ¿qué hace usted cuando está arriba de una situación para con los de abajo? ¿Qué hace cuando está abajo para con los de arriba?

Ver este film en cualquier otra época resultaría perturbador, pero durante esta pandemia hace que su mensaje sea cercano, tangible, trae en cada acto, diálogo, un mensaje terrenal y divino, presenta la lucha de clases, la insolidaridad, la avaricia del ser humano, retrata en un ambiente claustrofóbico la sociedad en la que vivimos, donde la sobrevivencia aflora los instintos más básicos y sorprendentes.

“Crea suficiente hambre y todos se volverán criminales”, esta frase no es de la película pero sí la utiliza La Agencia de la ONU para los Refugiados, en un intento de mostrarnos la necesidad humana de resolver el tema alimenticio en el mundo y en la cual, la película El Hoyo, trae varias escenas relacionadas con el sobrevivir.

Matar para comer y comerse el cuerpo humano, el cuestionamiento a la fe y de Dios ante la crueldad, los fuertes y los débiles, la crítica social, la poesía ante el hambre, son algunos de sus mensajes llenos de ansiedad de respuestas y más preguntas.

“Al caballero pobre no le queda otro camino sino la virtud, siendo afable, bien criado, cortés y comedido, y oficioso, no soberbio, no arrogante no murmurador, y, sobre todo caritativo…”Esta pista de Cervantes introducido en el film puede estar dándonos una de las fórmulas de digamos “la nueva normalidad”, donde en ese nuevo ser humano es imperativo llevar la vida de la virtud, y que en el dialogo de Goreng con Baharat lo dejan claro: “Vamos, que no podemos cambiar a la sociedad, solo podemos cambiarnos a nosotros mismos”.

Otro diálogo de El Hoyo, y quizás en la misma línea “nueva normalidad”: “Los cambios nunca se producen de forma espontánea – dice Trimagasi a Imouguri- quizás por eso llegamos hasta aquí- le respondióImouguri –

Cada piso en el hoyo trae un número y con ello un momento vivido, algunos mensajes numerológicos ocultos, ejemplo el piso 333, cuyo número se conecta con la compañía de los ángeles y maestros ascendidos, con la ilusión de estar vivo, de mantenerse vivo, y en la biblia conGálatas 5:15: “Si se muerden y se devoran unos a otros, tengan cuidado o serán destruidos por los demás”, en la escena, el momento cuando Goreng es consumido por Trimagasy e Imouguiri, después de comer su carne; la necesidad demantenerse vivo; luego de ello siempre le persiguen visiones del muerto hablándole: ¿culpa? ¿Repugnancia? o¿alucinaciones representativas de los demonios internos?de acuerdo a sus creencias usted le pondrá su significado. Una escena digna de un análisis ulterior.

Para finalizar, El Hoyo trae múltiples mensajes encriptados y otros obvios que obligan, si es posible, a verla dos veces, a debatir, reflexionar sobre la sociedad después de esta cuarentena, ¿cómo sería esa nueva normalidad?, Imouguiri inicialmente tuvo fe en la administración o Dios, pero después de ver cómo son las personas y cómo las cosas son completamente injustas en El Hoyo, arroja su fe y termina suicidándose, estaba sola ante el mundo, en esta cuarentena usted y yo tenemos o no tenemos, estamos solos o acompañados, uno de los dos está arriba o abajo, ¿cómo actuamos?, en todo caso, qué hago yo, llamo a un familiar o amigo que está necesitado, le quito o le doy a alguien algo, le vendo con justicia o injusticia, primero yo, luego yo y después usted sabe. Sigo en el hoyo o busco salir sólo o con otros…

Fritz Márquez

@fritzmarquez360

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios