Alfredo Padilla: Más de 8,3 millones de trabajadores informales discriminados por el Ejecutivo

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

Representan el 60% de la población económicamente activa en Venezuela, equivalente a más de 8,3 millones de personas, quienes la están pasando muy mal durante la cuarentena, porque en su mayoría viven del día a día, pero a las organizaciones gremiales que los representan, no han sido llamados por el Ejecutivo ni para  consultas o para ayudarlos.

En efecto, la información la dio a conocer el presidente de la Asociación de Trabajadores, Empesarios  y Microempresarios (ATRAEM), Alfredo Padilla, quien indicó que además de la organización que preside existen otra serie de organizaciones de trabajadores que trabajan  por cuenta propia como la Federación de Trabajadores no Dependientes, Alianza de Defensa del Trabajador no Dependiente, el Sindicato de Trabajadores de Mercados Municipales y representantes de los mercados a cielo abierto o mercados ocasionales.

“En el caso de Atraem, nosotros tenemos presencia en 12 estados del país y tenemos gremios de mujeres emprendedoras, ya que en el mundo del trabajo por cuenta propia y el emprendimiento popular, la mujer ocupa un lugar muy destacado; también tenemos trabajadores por cuenta propia del sector de la Construcción que agrupa albañiles, plomeros, electricistas y otros vinculados con la construcción que trabajan por su cuenta; también están los trabajadores de la belleza y la estética, peluqueros, barberos, estilistas y es muy abundante por razón del mercado tradicional de Venezuela donde a las mujeres y a los hombres siempre les gusta andar bonitas y elegantes y están los Artesanos, agrupados en una Asociación Nacional de Artesanos, que en el caso del estado Lara, el presidente de los Artesanos se llama Jorge Díaz, quien opera desde el mercado de Tintorero, en la vía hacia Carora. Esto evidencia la diversidad de actividades de la gente que se desempeña por cuenta propia y la existencia de representación”, señala Padilla.

Explica que aún cuando existe la posibilidad por parte del Gobierno, de conversar con los trabajadores por cuenta propia y con sus representantes, no los toma en cuenta, ignorando a la gente que representa el 60% de la la población económicamente activa, más de 8,3 millones de personas, de acuerdo con las cifras oficiales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a lo que se agrega ahora a las personas que combinan el trabajo formal dependiente con el “rebusque” porque no les alcanza el salario.

“Es un mundo enorme, desprotegido socialmente, no tienen seguridad social, no han sido tomados en cuenta para el diálogo, pero son enormemente importantes, además muy variado y en muchos casos innovadores, gente que se inventa y están muy arraigados en los sectores populares”.

Revela Padilla que tiene información, específicamente en el caso de Barquisimeto, que los productos que llegan al mercado mayorista de Barquisimeto (Mercabar) pasan primero por el control de la gobernación, antes de la redistribución, lo cual limita enormemente la actividad de la distribución de alimentos.

“Los trabajadores informales lo están pasando muy mal, no tienen ningún subsidio por parte del Estado, un bono de 300 mil bolívares que si tienes el carnet de la patria lo vas a recibir, frente a una demanda como es la del costo de los alimentos, de las medicinas y de la vida, que hace sumamente difícil, aguantar la cuarentena, muy complicado”.

Revelo que todas estas organizaciones gremiales están solicitando a la Vicepresidencia, una reunión urgente, que no ha tenido respuesta, donde tienen previsto proponer que haya más flexibilización, algún tipo de apoyo.

“Expresamente, nosotros como ATRAEM hemos solicitado un subsidio de 100 dólares mensuales, con carácter retroactivo, desde que se inició la pandemia hasta que termine la cuarentena, para los trabajadores por cuenta propia, para que puedan aguantar la pela de la cuarentena;  sin respuesta aún, hemos hecho la exigencia públicamente y si se da la reunión, se va a llevar la propuesta de manera formal, mientras tanto, los trabajadores tienen que violar la cuarentena, para buscar que comer”, dijo Alfredo Padilla.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios