Epidemiólogo José Félix Oletta: Todos los indicadores de salud pública señalan que no es buen momento para flexibilización

Correo del Caroní |

Este lunes entró en vigencia el plan de cinco días de flexibilización de cuarentena por 10 de cuarentena, en medio de un aumento del 77% de los casos de COVID-19 en las últimas tres semanas en Venezuela.

En una entrevista con Correo del Caroní, el exministro de salud y epidemiólogo José Félix Oletta informó que esta medida -ejecutada sin previa consulta a la sociedad científica- aumentará las probabilidades de contagio en la población y, por lo tanto, la cantidad de casos nuevos. “Uno de los criterios que se usan es que la curva esté aplanada y no crezca, pero las últimas tres semanas el número de casos ha crecido, y lo ha hecho de una forma muy importante, más del 70% de los casos se acumularon en las últimas semanas”, manifestó.

En 11 días se registró una cantidad de casos que antes podía registrarse en 20 días, explicó el experto. La curva está en expansión, y la flexibilidad de la cuarentena implica el aumento de la probabilidad de contagio entre personas y por lo tanto, el aumento de casos nuevos que Venezuela no está preparada para afrontar.

Otra pista de ello, es la baja capacidad para diagnosticar la mayor cantidad de casos posible con la prueba molecular PCR, única prueba validada por la OMS para diagnosticar casos de forma certera porque capta el material genético del virus. En Venezuela se aplican 189 pruebas PCR por millón de habitantes.

Una de las condiciones que la Organización Mundial de la Salud establece para que un país pueda flexibilizar la cuarentena es romper la cadena de transmisión del virus. Una de las formas de medir esto es con el factor R0, el número básico reproductivo que representa la probabilidad de que una persona transmita el virus a otra. Para que la flexibilización sea segura, la probabilidad de contagio debe estar por debajo del 1%, pero en Venezuela se ubica entre el 2 y 4%, lo que evidencia la falta de control de la epidemia. “Aquí no se da el criterio del número básico reproductivo menor que uno, si usted ve que el R sub 0 va en aumento no es un buen momento para tomar una decisión de flexibilización”.

El experto señaló que tiene que haber una reducción sostenida de casos confirmados o sospechosos y mortales por un período de 2 semanas desde el pico máximo de casos que hubo para decir que están dadas las condiciones para comenzar a flexibilizar las medidas de aislamiento.

Cabe destacar que ya se venía registrando una disminución del acatamiento de la cuarentena en la población por el aumento de las personas que dependen del día a día para comer, y la debacle de los servicios públicos que empujaron a la población a salir a la calle a protestar en medio de la pandemia.

La OMS establece otras condiciones para que un país comience a flexibilizar la cuarentena progresivamente: contar con recursos sanitarios suficientes, minimizar los riesgos en lugares con alto potencial de contagio, establecer medidas preventivas en los lugares de trabajo, gestionar el riesgo de importar y exportar casos y asumir la importancia de que todos los ciudadanos se muestren comprometidos con las limitaciones.

“Todos los indicadores nos señalan que no es un buen momento desde el punto de vista de salud pública para la flexibilización, si aumenta el número de casos vamos a tener una onda epidémica”, subrayó Oletta.

Nicolás Maduro anunció el plan cinco días de flexibilización por 10 de cuarentena, en medio del aumento exponencial de casos de COVID-19 en Venezuela. Tiempo atrás, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, pronosticó en su informe sobre el avance de la COVID-19 en Venezuela, que se calculan al menos unos 4 mil casos nuevos para la primera semana de junio que podrían no reflejarse en las estadísticas oficiales.

La cifra más alta que se ha reportado de nuevos casos de coronavirus corresponde a los 131 que fueron anunciados el 19 de mayo, la cifra más alta registrada después de eso, fueron los 111 casos nuevos anunciados cinco días después, el 24 de mayo. La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales indicó en su último informe que el porcentaje de subregistro de casos es de 63%.

La OMS establece que el sistema de salud pública debe estar preparado para asistir a un posible aumento de casos, para poder relajar las medidas de aislamiento, pero Venezuela no está preparada para ello. “La información que tenemos de los hospitales es que no tenemos las condiciones para atender ese número de casos graves si se llega a presentar, no hay material de protección”, señaló con preocupación el epidemiólogo.

Según la encuesta de la Comisión presidencial de Juan Guaidó, hasta el 27 de mayo se registró una escasez del 61,11% de tapabocas, 56,0% de guantes, 76,00% de jabón y 80% de gel desinfectante en el sector salud.

Un 5×10 fuera de contexto

El modelo por escalada, o 4×10, fue propuesto por expertos israelíes, para sistemas de salud públicos fuertes. “Eso fue diseñado para países pequeños con una densidad poblacional mucho menor que en Venezuela y gente muy educada, países con más recursos financieros y con capacidad para hacer investigación de casos, con equipos, unidades de cuidados intensivos (UCI) y hospitales de primera, o sea, un país con capacidad de respuesta ante una situación como esta”. El epidemiólogo censuró el hecho de que quiera aplicarse el mismo modelo a un país que lleva al menos cuatro años en crisis humanitaria compleja.

Venezuela está entre los 20 países peor capacitados para gestionar epidemias, según el Índice Global de Seguridad Sanitaria, y esta semana relajará sus medidas de aislamiento social, excepto en los municipios fronterizos. Hasta este 1 de junio, en Venezuela hay 1.662 casos de COVID-19.

Lea más en www.correodelcaroni.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios