#OPINIÓN Se busca un emprendedor: Reinserción Social de Reclusos (Parte III) #2Jun

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“El poder está en el presente”

Kate Green

El Centro para la Educación y el Desarrollo del Espíritu Emprendedor, asignará un entrenador de tiempo completo al programa, y es deseable que una persona del Sistema Penitenciario del país que desee desarrollar el mismo, permanezca, igualmente asignado a él. Su función será guiar y alentar a los participantes a lo largo de este viaje empresarial y garantizar que se cumplan sus objetivos. Los deben ser flexibles, versátiles, creativos y motivados para ayudar a desarrollar estas cualidades con los participantes.

Los facilitadores, deberán crear un ambiente que producirá un aprendizaje centrado en las necesidades del interno; alentarán a los participantes a hacerse cargo de su propio aprendizaje, participando en las diversas actividades; desarrollarán actividades ajustadas al entorno que permitan el aprendizaje basado en esas mismas experiencias, en lugar del libro de texto tradicional y deberán ganarse el respeto y la confianza de los participantes.

Los facilitadores, trataran casi siempre con participantes que normalmente tienen problemas con la autoridad. En este sentido, se brindará capacitación 10 días antes del inicio del programa al facilitador principal, junto con el equipo del Sistema de Prisiones del país, que acompañará y supervisará el proyecto para evitar situaciones que puedan funcionar mal durante la fase de ejecución del mismo. En esta capacitación, se explicarán a fondo los contenidos del programa, el método de enseñanza desarrollado por el Centro para la Educación y el Desarrollo del Espíritu Emprendedor, su filosofía y enfoque. Durante cada 45 días habrá un monitoreo del programa. Durante el programa, los facilitadores recibirán sesiones de capacitación técnica (financiera, conductual, entre otras) con el fin de poder guiar y apoyar proactivamente a los participantes durante las diversas fases, siguiendo la ruta descrita anteriormente.

El éxito de este programa está estrechamente relacionado con la flexibilidad y la naturaleza multidisciplinaria de los facilitadores, y su creencia en el programa, que les permite afirmar que con su ayuda pueden apoyar a los presos para convertirse en miembros productivos de nuestra comunidad.

Según nuestra experiencia, si tenemos un equipo de facilitadores motivados y comprometidos en este proyecto, los participantes también estarán más motivados y trabajarán duro para lograr los objetivos que proponen.

Definitivamente,los participantes concluirán que el aprendizaje ofrece recompensas y que pueden controlar sus vidas de manera positiva. Este enfoque es extremadamente válido para apoyar a los participantes a definir sus objetivos y motivarlos a establecer un plan, tomando así un curso que les permita alcanzar sus ambiciones. Una vez que tengamos un participante motivado, se logrará el éxito, se redefinirá y se logrará nuevamente en el curso de un futuro más radiante.

Italo Olivo

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios