#OPINIÓN La política es para ayudar a la gente #6Jun

Stalin González | Ilustración: Victoria Peña |

Al inicio de la historia, las personas empezaron a organizarse en pequeños poblados con el fin de resguardarse unos a otros y mejorar su calidad de vida. Con el tiempo estos poblados se convirtieron en grandes ciudades, imperios y países, con grandes poblaciones y problemas sociales, creando la necesidad de poner un orden entre los habitantes, a la vez que se pudiera atender las problemáticas que los afectaban. Así surgió la política, como una herramienta que permite a las personas de un territorio organizarse entre sí y lograr encontrar e implementar  soluciones a los males y asuntos que afectan al pueblo. Por tanto, ese es el verdadero objetivo de la política, es decir, consolidar avances sociales para el beneficio de todos. Cualquier otro acto que no tenga esta finalidad no puede considerarse política, sino una desviación de esta.

Por esto, desde que fuimos electos para el presente periodo legislativo, los diputados de la Asamblea Nacional nos hemos esforzado y hemos trabajado incansablemente para dar fin al sufrimiento que atraviesan los venezolanos, porque sabemos que la crisis humanitaria compleja que atraviesa el país es una tragedia que nadie debería vivir, que violenta nuestra libertad y derechos fundamentales. Por tanto, nuestra lucha no es otra que crear las condiciones necesarias para que podamos reconstruir Venezuela,  hacer de ella un país donde todos podamos vivir con calidad de vida, con servicios que funcionen, sin tener que hacer largas colas por la escasez, sin miedo ni censura.

Sin embargo, debemos recordar que la política, al igual que cualquier otra actividad humana, es imperfecta. Nos guste o no, este es un hecho que debemos aceptar para poder tomar las mejores decisiones y que a la larga alcancemos nuestras metas. Es en los tiempos difíciles cuando se hace más importante tener la madurez política para aceptar que, en ocasiones, se necesitan medidas con las que no estemos totalmente satisfechos, pero que nos permitan poco a poco ir construyendo el camino para solucionar los problemas de nuestra sociedad y mejorar las vidas de millones que dependen de nuestras decisiones. Quien no entienda o acepte esto, no podrá ser el político que logre los cambios positivos para el país.

En ocasiones, la mejor opción a tomar es aquella que nos permita tener un acuerdo que pueda ser cumplido  por ti y con garantías de cumplimiento y respeto de la otra parte, para progresivamente alcanzar mayores logros y finalmente la meta que te has propuesto. Si te enfrascas en intentar planes imposibles de lograr, no podrás llegar a nada. El dicho lo deja bastante claro, “Roma no se hizo en un día”. La madurez es una virtud que debemos apreciar y valorar.

Sabemos que Venezuela necesita un cambio político real. Ese es el objetivo que tenemos en la Asamblea Nacional. Estamos seguros que nuestro país requiere de unas elecciones libres para poder escoger el futuro que merecemos. Pero para eso, primero debemos organizarnos y lograr acuerdos que poco a poco creen las condiciones para renovar las instituciones del Estado, de modo que esas elecciones tengan garantías, haya respeto al juego democrático y sean justas. Debemos tener la sensatez para pensar más allá y poner las necesidades de los venezolanos antes que todo. Hay que recordar siempre que la política es para ayudar a la gente, solo así  así haremos lo correcto para nuestro pueblo. 

Stalin González

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios