OEV: Imprescindibles los acuerdos políticos para unas elecciones necesarias

Juan Bautista Salas | Foto: Cortesía |

La necesidad de realizar un esfuerzo en el que participen diferentes sectores de la vida venezolana, además de los sectores políticos, con el propósito de lograr los acuerdos requeridos para que los venezolanos puedan ir a votar, propone en un comunicado el Observatorio Venezolano Electoral (OVE), advirtiendo que no hacerlo o hacerlo mal generaría graves consecuencias para la sociedad venezolana.

En el escrito destacan la importancia de los procesos electorales; en este caso, la importancia que tienen los próximos comicios parlamentarios. A fin de cuentas, el voto es una herramienta esencial para el sistema democrático. La severa crisis en la que se encuentra nuestra sociedad, se ha dicho mil veces, reafirma la importancia del sufragio, a fin de que esta pueda comenzar a resolverse por vía de la política, mediante compromisos que hagan posibles unas buenas elecciones.

Pero advierten, que para que surtan el efecto esperado, las elecciones deben ser llevadas a cabo a partir de unas condiciones que generen confianza en los actores políticos y sociales, pero sobre todo en el votante; esto es, que hayan sido realizadas de tal manera que no exista duda alguna sobre la legitimidad de sus resultados.

Lamentablemente, luego de un inicio que parecía auspicioso a partir del nombramiento del Comité de Postulaciones por parte de la Asamblea Nacional, la situación se deterioró, las coincidencias políticas que parecían existir desaparecieron y el TSJ terminó obviando las normas legales vigentes, designando un directorio inclinado hacia el oficialismo, con base en un arreglo político parcial entre el gobierno y un sector minoritario de la oposición. Cabe mencionar de pasada, pues es historia reciente y conocida, que la nueva directiva ha tomado algunas decisiones que han sido ya cuestionadas legal y políticamente, señala el OVE.

En medio de este tenso contexto, el pasado 5 de julio el ministro de la Defensa, General Vladimir Padrino López, declaró refiriéndose a un comunicado de una “facción” de la Asamblea Nacional, que: “Mientras exista una Fuerza Armada como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria, bolivariana, nunca podrán ejercer el poder político en Venezuela. Yo creo que es bueno que lo entiendan”.

Se trata de una opinión absolutamente contraria al sistema democrático, tanto por su contenido como por quien la comunicó, que contribuye de manera ostensible a enrarecer aún más el clima electoral. No puede pasarse por alto que es precisamente el Ministro de la Defensa el principal responsable de adelantar el llamado Plan República, vigilante y salvaguarda de la seguridad del venidero proceso electoral.
Por otra parte, hay que mencionar que en el mismo sentido negativo contribuyeron pronunciamientos de factores políticos opositores, advirtiendo anticipadamente que ellos no participarían en las elecciones parlamentarias, dado el sesgo del Consejo Nacional Electoral y las condiciones en que tendrían lugar los comicios, en particular la intervención de algunos partidos y la suspensión, calificada de arbitraria, de su dirección nacional y su sustitución por otras juntas directivas.

Panorama complicado

Advierte el Observatorio, que los venezolanos nos encontramos ante un panorama complicado y marcado por importantes interrogantes, dentro del cual por si fuera poco, se pretende cumplir con un proceso disponiendo de poco más de cinco meses, en medio de circunstancias que se ven seriamente agravadas por la pandemia y que, en muchos aspectos, dificultan su organización. Luce necesario considerar, de manera consensual, la posibilidad de extender el tiempo en beneficio de la calidad de las elecciones.

No obstante los inconvenientes registrados en las líneas anteriores, el Observatorio Electoral Venezolano (OEV) ratifica la necesidad de realizar un esfuerzo en el que participen diferentes sectores de la vida venezolana, además de los sectores políticos, con el propósito de lograr los acuerdos requeridos para que los venezolanos puedan ir a votar, a sabiendas de que acuden a un acto transparente y honesto y desde la convicción de que no hacerlo o hacerlo mal generaría graves consecuencias para la sociedad venezolana.

El OEV reitera, además, que llevar a cabo el proceso electoral representa un esfuerzo que debe hacerse por la democracia y por el ciudadano de a pie; el que experimenta día a día, en carne propia, una crisis despiadada que se expresa en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Es un esfuerzo que contribuye en buena medida a despejar el futuro próximo, dibujando un escenario que represente el comienzo de la recuperación del país a partir de pactos poselectorales que abonen la estabilidad social.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios