#OPINIÓN Marlene pelando cebollas: Las Influencias de la Ilustración Francesa en Doña Flores (Parte IV) #24Jul

Marcantonio Faillace Carreño | Ilustración: Victoria Peña |

<<Algunos hombres ven las cosas como son y dicen ¿por qué?

 Yo soñé con cosas que nunca fueron y digo ¿por qué no?…>>

Georges Bernard Shaw

Doña Flores despertó con las sietes partes de la ilustración francesa en la retentiva como si fuera parte del sueño de la noche antes. Sobre el cartesiano anotó el primer ítem <Rebelión de las autoridades> fase clave. Y subrayó. Muchos filósofos franceses de la ilustración visitaron Inglaterra país que en gran parte era más liberal que en su propia patria. Se maravillaron por las ciencias naturales inglesas, Newton y su física universal, mecánica, óptica y eléctrica, no cuántica, y los inspiró la ontología británica de Locke y su filosofía política. De vuelta a Francia, los filósofos atacaron la vieja autoridad pensando en adoptar una postura escéptica ante la verdad heredada con el propio individuo teniendo que encontrar respuestas a sus preguntas. En ese punto se vieron influenciados por René Descartes.

Marlene pasa cada minuto por el tragaluz y nada de Julio. Intentó oír a Buendía interpelarla y poco le hizo gracia. Haz de saber, se dijo a sí misma, que la pelea es pelando. Voy a salir al paso. Primero es lo primero. Entonces sigue sobre la libreta 300. Solo en ilustración ya lleva tres libretas full datos de todo tipo inherentes al diseño cronológico del eje cartesiano, AC-+-DC

Marlene tiene duda práctica, no definitiva. El gas, la toxina sedante y la ignición, es el Triangulo de las Bermudas. Quedan cabos sueltos ¿La duda de Buendía es bastante como para investigar, y meter la nariz donde nadie lo ha invitado? ¿El brujo sabrá para qué compra la toxina sedante su compañera de cocina la negra Tomasa? Sin duda, la idea de ilustrar apremia. Pero como todo, la proporción importa, y proporción habla de racional, y éste conversa sobre la lupa del Racionalismo  

No es por el hecho de informarse o ir a crear un bagaje de información, eso no es el mensaje. Se piensa Sofía. El tema es cuando se cocina en lo íntimo ¿Por qué el subconsciente es 99.9 por ciento y el 0,01, el consciente? Hay que persistir en la idea de ilustrar, pero antes hay que ser racional… y escribe en la libreta 300 <<Racionalismo>> el segundo de los 7 puntos de la ilustración francesa.

En la ventana la neo-cuántica reposa la hora de almuerzo e insiste en vigilar. De pronto aparece el dueño del bar Karmaina, tan extraño el nombre del local como el dueño. En realidad el dueño es lo más raro de la naturaleza de Catia, la tierra western donde el plomo, el arma y el cadáver son el otro triángulo sin ángulo que no puede calcularse.

Marlene observa al tipo que no se quita los anteojos. Nadie lo ha visto a los ojos, y no conocen el color del iris aunque el mitómano del suburbio Karlitro, asegura que es rojo rojito y derrite la retina del que lo ve. Es la Gorgona de Catia versión varón, un Medusa diría. La sonrisa brota del labio y la lágrima dulce empieza a ganar cancha a las saladas, pero lo que no está resuelto es ¿qué ganas si la lágrima es de sangre? ¿Hábito, congoja, tumba para dos? Habrá que ser racional y seguir en el racionalismo. Toma la libreta y prolonga el orbe metódico incorporando el eje Y, equivalente al cromosoma macho cartesiano.

Subraya, llega la revolución en 1789 pero las ideas modernas para la época llegan mucho antes y la palabra clave fue Racionalismo. El propio Hume fallece en 1776 veinte años después de Montesquieu y dos antes que Voltaire y Rousseau ambos finados en 1778. Locke no fue un empirista consecuente porque opinaba que la fe en Dios así como ciertas normas morales, son inherentes a la razón del hombre. A decir verdad ese punto es el equivalente al núcleo de la filosofía de la Ilustración. Los franceses siempre han sido más racionalistas que los ingleses y la diferencia que tiene raíces en la Edad Media habla del sentido común de los británicos, mientras los francos hablan de evidencia. La expresión `Angla´ es inherente a la `experiencia común´, y la `Franca´ con lo `evidente´, es decir, con la `razón´.

Mamá-Sofía da el brinco con los niños desayunados y los mandan a la guardería que los Buendía consiguieron de la hija de Marcela Buendía, Lucía, la directora de la guardería financiada por empresas Polar. Toma una ducha para sacar excesos, sostener la idea ilustrada y asirse al raciocinio sin trastornarse por el oleaje de lo conocido, pero sobre todo de lo desconocido.

Está nerviosa pues el diario trae puñaleados, desmembrados, asesinados, violados y todo los ados que relacionan el crimen sin justicia, la anomia política y un gobierno malhechor con el cuento del pueblo y la equidad social que impune desangran la nación cual buitres picoteando carroña por un estado forajido en la dimensión desconocida de la pequeña Venecia.

Pasa a la libretilla 301, y la neo-cuántica se manda con furia al racionalismo o sea al raciocinio… esto es tanto así que muchos llaman a la época francesa de la ilustración simplemente Racionalismo. La ciencia natural ha demostrado que la naturaleza se organiza racionalmente. Los filósofos de la ilustración consideraron su cometido construir una base para la moral, la religión, y la ética de acuerdo con la razón inalterable de la persona lo que condujo a la propia idea de la ilustración. Ahora hace falta <<ilustrar>> a las grandes capas de pueblo como estado previo para la mejor sociedad posible y equitativa. Se pensaba y se conoce que miseria y opresión se debe a la ignorancia y a la superstición, por lo tanto hay que tomar en serio a la educación de los niños en especial y la del pueblo en general. No es casualidad que la pedagogía tenga sus raíces, en la Ilustración…Entonces el Sistema Escolar data de la Edad Media y la Pedagogía de la Ilustración. La obra representativa de la Ilustración es una enciclopedia y se refiere a la Enciclopedia de 28 tomos desde 1751a1772. Marlene fue al cartesiano a marcar en resaltador el dato en el sector <DC>,  a la diestra del cero que suena como a la diestra del padre con aportes de grandes filósofos de la Ilustración, aquí está todo, se comentaba desde cómo se hace una aguja, hasta cómo se funde un cañón…

De nuevo el final de un punto para el principio de otro, de la capa de cebolla filosófica a esa otra capa de la filósofa sin capa con buen espacio por repletar. Marlene va a su trabajo para luego en la noche dedicarse con optimismo al <<Optimismo cultural>> y a la Diligencia.

-Podrías hacerme caso aunque sea un minuto. Buendía entra por la puerta de la casa ¿Flores o Villavicencio?, que no separa la faz de su eje cartesiano.

   -¡Al fin, vino el miserable de Julio! hay que avisarle con Tomasita porque tiene cita en la prefectura. Contesta, sin sacar el haz de la lupa que usa para las letricas pequeñas pues son las engañosas y las del gazapo.

-¿Qué me lo trae por aquí querido profe? Pregunta Mamá-Flores como si las palabras tuvieran en la boca de otro…

-¡Lo mismo que tú! Estudiar, ilustrarme o mejor, iluminar la oscuridad que rodea. Cree que Ramiro se enteró o sospecha algo que no he dicho o no puedo o quiero decir. Como sea, está dispuesto a averiguar de qué trata y todo apunta que algo huele mal en Dinamarca diría el genio de sueño de una noche de verano solo para interpelar a Marlene Flores y su drama shakesperiano

-La tía abuela fue hospitalizada con un coma diabético, pero Marianita se puso a llorar y no entendí nada del resto de lo que me explica. Sin embargo, me puse de acuerdo para ir en lo que te dijera. Salgo en un par de horas a la Villa… ¿Crees que pierda mi silla?, dijo suspicaz y se despidió guiñando ojos. Marlene supo que sabía lo que nadie debe. Primera fuga de la Diligencia. Imponderables, anotó en la neo-pizarra el doble de envergadura de la primera. Ese vocablo tetrasílabo en-verga-dura, le hechizaría, al calavera de Julius.

-Viajo con Lucía y Tomasa que va a visitar a su papá Tomás. Al llegar, llamamos ¿Okey?…

-¡Seguro! … respondió Sofía. ¿Van ida por vuelta o qué?

-¡A lo mejor! Dependerá de si hay pasaje para el mismo día. Avisamos. Ramiro se despidió con rictus acusador de yo-sé-que-tu-sabes-que-yo-sé y se perdió tras la puerta de entrada de la casa Flores de Catia. Son las seis de la tarde. La noche vence la pesadez del calor pastoso la peor de las supuraciones. Un olor tamiza la traspiración que pudre axilas con apestado violín Stradivarius, máxima categoría de hedor escapular, áspero anzuelo para hembras sin pudor. Marlene quiere desistir un rato lo imponderable e igual el optimismo cultural. Desea ir a linchar a Julio con sus propias manos.

Dormida sueña en Diligencia, ni idea del porqué era como una diligencia de caravana del Oeste-americano. La caravana lleva destino Un Mundo para Julius. El vaquero ebrio que conduce riendas de la carreta donde va la familia Flores es Alfredo Bryce Echenique, bizco, con lente tipo brujodedor, y perdido como el hijo de Lindbergh. Nada podía marear más. No pasa mucho tiempo y aparecen los Comanches pintados de guerra rojo rojito, el mismo del gobierno tiránico de su país, que tanto rechaza, y que tanto la hizo pela cebollas, o más bien pelar bolas.

El jefe de la comitiva que los intercepta no podía ser otro que Julius. Trae una yegua que no entiendo cómo es el escarabajo letal de Sofía Flores un Beatles corcel con crin pajiza y pelos mostazas. Porta en carcaj flechas envenenadas. Lanza y ninguna alcanza. Ella a modo de respuesta envía flechas de monóxido que por supuesto nada hacen. En la parte de atrás de la carreta van los chavales y las libretas, todo brincando por un pavimento empedrado y sabemos que el camino al infierno va empedrado de gente con buenas intenciones. ¿Qué diablos le pasa al conductor de la carreta que va dormido, pero no suelta rienda, tampoco prendas?

La carreta se separa de la caravana y se dirige a un barranco típico del Cañón del Colorado y cuando va a despeñarse, despierta con lágrimas saladas en el haz, y sudores salobres en la piel. Nada pudo hacerla más feliz. Ahora sabe por qué el optimismo cultural es importante para dejar esas pistoladas que dan cuando se duerme despierta o cuando sueña en Diligencias, que ya no tienen posible vuelta atrás…

La hora del cine cierra la venta de tickets. La última función terminó. Julio baja la Santamaría roída por el óxido. Sube el trago rompe colchón que el brujo deja gratis todos los días pues también cuida de noche el club Karmaina de otros posibles Julius. El veneno es un coctel molotov que asesina lento pero sin pausa, además desorienta porque lleva una pizca de escopolamina y por supuesto eso lo ignora el calavera que pronto será esqueleto de la Diligencia que acarrea al otro mundo, al del nunca más vivo, el de viva muerte, el del mundo para Julius pero sin Julio.

Luego de espabilar con café, se puso a completar los puntos de los siete filosóficos franceses… Anotó. En cuanto se difundió la razón y los conocimientos, la humanidad haría grandes avances, pensaron los filósofos de la Ilustración, que la sinrazón y la ignorancia cederían ante una humanidad ilustrada, idea que ha dominado en Europa Occidental hasta hace un par de décadas. Hoy en día no se piensa que todo desarrollo sea para bien. Incluso la crítica contra la civilización fue planteada por filósofos ilustrados francos. Algunos de ellos se convirtieron en defensores de <<una vuelta a la naturaleza>>.

Para filósofos de la época la naturaleza significaba lo mismo que la razón, pues la razón humana proviene de la naturaleza, al revés de la iglesia y la civilización. Los pueblos naturales a menudo eran más sanos y felices que los europeos porque no estaban civilizados. Rousseau fue quien mandó la consigna Tenemos que volver a la naturaleza porque la naturaleza es buena y el hombre es bueno por naturaleza. El mal es la sociedad (Sofía pensó en la palabra suciedad)… Igual piensa que el niño debe vivir en su estado natural de inocencia mientras pueda. Podríamos indicar que la idea de valorar la infancia en sí, data de la ilustración.

¿Habría que convertir la religión en algo natural? Había que colocar la religión en consonancia a la razón natural del hombre. Muchos lucharon por un <concepto humanizado del cristianismo> a decir de los Materialistas, que no creen en Dios, toman una postura atea. Pero una mayoría de filósofos de la ilustración pensaban que era irracional concebir un mundo sin Dios. Para eso, el mundo estaba organizado racionalmente. El mismo punto había sido adoptado por Isaac Newton y era razonable creer en la inmortalidad del alma. Para Descartes la cuestión de si el hombre tiene alma inmortal se convirtió más en una cuestión de razón que de fe, el <Deísmo> es la idea de que Dios creó el mundo hace mucho tiempo, pero desde entonces no ha aparecido ante el mundo. De esta forma queda reducido a un <ser superior> que sólo se da a conocer ante los hombres mediante la naturaleza y sus leyes, valga decir, no se revela de ninguna manera <sobrenatural> <Un dios filosófico> lo hallamos en Aristóteles para quien Dios es la <causa principal> o <primer motor> del universo.

Marlene va por las 300 y tantas libretas y deja de numerar, solo las va colocando bajo los títulos que encierra. Ilustración, Kant, Romanticismo y así sucesivamente. No lleva cronología la pesquisa pero sí lo que descarga en el cartesiano a la derecha del padre y a la zurda del sereno con el punto cero como nacimiento de Cristo. Con el tiempo la confusión merma algo y va tomando cuerpo y ubicación espacio temporal lo poco que acopia en la memoria hoy, pero sobretodo, en el entendimiento.

-Entonces solo nos queda un punto y se refiere a <<Derechos Humanos>> dice Sofía Flores a Ramiro Buendía a la que llama desde Villa de Cura como prometió cuando dijo que iría con Lucía su hija y Tomasa como compañía hasta casa de la abuela de Julio. Buendía respira azarosamente porque el calor de verano no es un sueño shakesperiano y de paso ya pisó los 50 años. La mies de arrugas enciende con la resequedad. El calor incendia el estrés, a decir de los facultativos, es un surmenage que se potencia con la alta temperatura propia de la zona intertropical.

-¿Cómo encontraste a la señora? Ambos buscan un plan para neutralizar el envenenamiento a la señora.

-Todavía no me acerco. Debo resolver lo del viejo Tomás.

-Claro.

El reloj marca las doce. Los muchachos comen en la guardería y Un Mundo para Julius no sale de su mente por la Diligencia. Para cuando se hizo de noche y los chamos estaban ante el tv, recordó que el tarado de Julius siempre creyó que Juego de Tronos era un aquelarre con un narguile aspirando opio en aquella época, donde inquisidores y devotos gozaban engullir niños amasados en especia fina, como un marrano con fruto en el hocico. Entonces solo nos queda un punto porque los cochinos y los pavos tienen derechos animales y los de los derechos sapiens son los derechos humanos. Bajo el capítulo <Derechos Humanos>, escribió ¿Cuáles son los DDHH de Julius?… 

Buendía volvió a llamar para adelantar su regreso para hoy y además el viejo Tomás hizo la cita en el urólogo. Tomasa está feliz por papá. Tendrías que verle. Mando foto por Instagran. Marlene saca del bolsillo un vergatario con que recibe noticias de los tripones, que no tienen tenias y comen mejor. Eso es hacer valer los DDHH. Sabe que debe apurar el punto, ese bocado amargo. De regreso al cartesiano con eje Y incorporado como cromosoma masculino se centra en anotar el séptimo punto de los filósofos de la ilustración francesa, podría decir que va yendo como viene…

Los filósofos de la ilustración (continúa con navegación por instrumento), no se centraron con solo puntos teóricos sobre la posición del hombre en la sociedad (vuelve a pensar en suciedad) lucharon velozmente a favor de los citados <Derechos Naturales> de los ciudadanos. Trataba de la lucha contra la censura y a favor de la libertad de prensa. Hubo que garantizar el derecho del individuo al libre albedrío y a expresar sus ideas de la religión, la moral y la ética. Además se luchó contra la esclavitud de negros y a favor de un trato más humano al delincuente.

Marlene debe pausar. Bosteza y aborda su catre de confusión en el mismo equipo de almohadas invocando al dios del sueño hasta un nuevo día.   

Marcantonio Faillace Carreño

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios