ACEP: Exigen respuestas a la crisis de agua, electricidad, gas y transporte en al menos 10 estados de Venezuela

Juan Bautista Salas | Foto: Cortesía |

Los graves problemas de agua, electricidad, gas y transporte público que afectan a las entidades federales donde están presentes haciendo vida política, los cuales han depauperado la calidad de vida de los venezolanos a niveles nunca antes visto, denunciaron este viernes los liderazgos regionales de Acción Ciudadana En Positivo (ACEP).

Revela que la indolencia del gobierno central y de los gobiernos regionales y municipales, así como la poca organización de las comunidades para gestionar respuestas a sus carencias más inmediatas, se ha traducido en protestas en diversas zonas del país que, lamentablemente, son dispersadas por los cuerpos de seguridad del Estado, en algunos casos con víctimas mortales.

La escasez de agua potable y las constantes fallas en el suministro eléctrico, siguen siendo los principales problemas que a diario afrontan millones de ciudadanos que intentan, por algunos otros medios, hacerse del vital líquido (mediante recolección de agua en pozos, lagunas o ríos contaminados), u obtener luz con la vieja práctica del uso de lámparas de kerosene y otros carburantes. El país está prácticamente paralizado por una crisis económica que lleva por lo menos ocho años y el panorama se presenta más oscuro con la pandemia de coronavirus, mientras los ciudadanos demandan respuestas a problemas de agua, electricidad, gas doméstico, combustible, vialidad y transporte público, telecomunicaciones y salud.

Un país con los mismos problemas

 Iván López, responsable político de ACEP en Carabobo, precisó que el problema número uno de la entidad nortecostera es el agua, seguido del gas doméstico y la electricidad. “De allí en adelante hay otros como la elevada inflación y la falta de transporte público”, dijo.

Mientras que Yohana Garrido, responsable de organización de ACEP Barinas, dio cuenta que en la entidad llanera el principal problema es el agua, razón por la cual no entiende cómo pueden prevenir el contagio con coronavirus cuando se requiere de agua para lavarse las manos y mantener la higiene personal, del hogar y de los lugares de trabajo.

“Los ciudadanos están buscando agua en pimpinas”, situación que los expone a contraer cualquier enfermedad. La gente de Barinas sufren por la escasez de gas doméstico y los constantes apagones, aunque Garrido anexó el problema generado por la insuficiencia de gasolina que se expende a quienes tienen salvoconducto.

Jennifer Mahfoud, responsable de organización de ACEP Mérida, aseguró en el estado andino la principal calamidad viene representada por la falta de gas doméstico y las interminables fallas del sistema eléctrico. A su lista se suma la escasez de combustible, la poca disponibilidad de transporte público y la inflación.

Por su parte, en el estado Bolívar, el agua potable y el gas doméstico son los principales problemas según Franklin Rodríguez, responsable de organización de ACEP en el estado más extenso de Venezuela.

El combustible se terminó otra vez, con la eliminación de los billetes de baja denominación solo se acepta billetes de 10.000 bolívares en adelante; el transporte público es deficiente y la inflación no da tregua”, puntualizó al hacer mención especial a las terribles condiciones que viven quienes están al sur del estado, con el tema de la explotación del Arco Minero del Orinoco.

Elio Valladares, responsable regional de ACEP en Nueva Esparta, señaló la escasez de agua como el principal problema, situación generada por la insularidad del territorio y por la falta de mantenimiento de las tuberías que alimentan la isla. Aquellos ciudadanos que tienen ingresos en divisas, pueden comprar cisternas de agua. El gas doméstico, el suministro eléctrico y el servicio de transporte público son los otros dos problemas que aquejan a los neoespartanos.

El estado Zulia padece todas las calamidades imaginables. César Gutiérrez, responsable político de ACEP Zulia, señaló que todos los servicios básicos están en caos, sin embargo el peor de todos es el que corresponde a la energía eléctrica, seguido de la escasez de agua potable, la hiperinflación y la falta de transporte público; en tanto que Adolfo Hernández, responsable regional, agregó a esta lista el colapso de los hospitales, la caída de las telecomunicaciones y la escasez de efectivo.

José Luis Cordero, responsable municipal de ACEP Caracas, indicó que en el Distrito Capital los principales problemas son el agua potable, el transporte público (incluido el Metro de Caracas), la energía eléctrica y el gas doméstico.

Carlos Alvarado, responsable regional de ACEP Anzoátegui, precisó que los servicios básicos son deficientes en 85% (aguas blancas, aguas negras, electricidad y gas doméstico). Sin embargo, están trabajando arduamente para hacer realidad un hospital de quemados en la ciudad de Anaco o en Cantaura, por ser la zona petrolera de la entidad.

Para Kelvin Montoya, responsable regional de ACEP Táchira, en el estado fronterizo con Colombia las principales deficiencias están en el suministro eléctrico, la escasez de agua y el gas doméstico, indicando que solo se consigue en el mercado negro y a precios dolarizados.

Marcos Rodríguez, responsable regional de ACEP Monagas, puntualizó que en la entidad oriental, el problema más fuerte lo tienen con el suministro de gas doméstico, seguido del agua potable, transporte público, gasolina, inseguridad, derrumbe del sistema de salud, y el cese de actividades del sistema judicial, por efectos de la pandemia. La preocupación generalizada es que no se observa que se esté tomando medidas, por parte del Ejecutivo para resolver estos problemas, que no son coyunturales, sino que son estructurales y son un problema de Estado.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios