#VIDEO #HistoriaMenuda El Impulso y su moderna visión publicitaria #6Ago

A principios del siglo XX el comercio florecía en Barquisimeto. El centro de la ciudad se abarrota de tiendas de todo tipo.

La intensa actividad le da su nombre a la Calle del Comercio. Visionarios de otros centros poblados son atraídos por el progreso, entre ellos Don Federico Carmona, fundador de El Impulso en 1904, quien traslada el diario desde su natal Carora en noviembre de 1919.

Seis años después inaugura su nueva y propia sede en el centro. Todo comercio que prospera necesita de un buen servicio publicitario y Don Federico entendía la importancia del manejo de los anuncios.

Poco interés mostraban otros medios en el diseño de los avisos, mientras que en El Impulso se da especial atención a la parte gráfica y la mayoría de los comerciantes acuden sin falta a anunciar en sus páginas.

Ya en la década de 1920 la ciudad cuenta con concesionarios para la venta de automóviles y no faltan en las páginas de El Impulso los anuncios de los nuevos modelos y las diferentes marcas.

Boticas y farmacias surten todo tipo de medicamentos patentados, que por supuesto eran anunciados en las páginas de El Impulso.

Desde 1920 se comienza a publicar la cartelera cinematográfica. El cine es el gran entretenimiento y El Impulso lo sabe y no faltan además las crónicas y comentarios alusivos al naciente séptimo arte.

Todo lo que tenga que ver con entretenimiento aparece en sus páginas, tales como los nuevos gramófonos y los discos bailables que causaban furor.

Los avisos de El Impulso son referencia obligada entre los consumidores. Las tendencias de la moda tenían una especial vitrina en El Impulso y los avances tecnológicos primero se conocían como noticias y luego como productos, que por supuesto eran publicitados en el diario.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios