Desescalamiento continuo y progresivo de la cuarentena reclaman sectores productivos #11Ago

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

La implementación de un desescalamiento continuo, a partir de la próxima semana, guardando todos los protocolos y medidas preventivas contra la COVID- 19, de manera que se pueda comenzar a reactivar formalmente la economía, es la propuesta formulada este martes, en forma conjunta, por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) y el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), con el aval de la Academia Nacional de Medicina.

En efecto, en una conferencia de prensa virtual, estuvieron participando el presidente de Conindustria, Adán Célis Michelena; el presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo y el presidente de la Academia de Medicina, Enrique López Loyo.

Tanto el sector manufacturero como el comercial, advierten que el crecimiento en forma acelerada de la pandemia, se ha venido registrando pese a la cuarentena, lo que pone en evidencia que no es en las industrias y el comercio donde se están generando los contagios, agregando que después de casi cinco meses de confinamiento, las empresas requieren que se adopten medidas que permitan su continuidad, ya que en estos momentos, muchas de ellas están por sobrevivir, advirtiendo que en estos momentos el gran reto es vivir a pesar de la pandemia.

Posición de Consecomercio

Felipe Capozzolo señaló que ha quedado en evidencia que no hay relación entre el trabajo y los contagios, agregando que una semana no es suficiente para atender las necesidades de las empresas de generar recursos para cumplir con las obligaciones con los trabajadores, con el pago de los servicios, para atende4r sus estructuras de costo.

Señala que el gran reto es que todos los sectores de la economía, de la mano de la gente se incorporen a la lucha por vivir, creando unas condiciones equlibradas entre bioseguridad, protección y conciencia ciudadana, teniendo como gran centro de motivación a la gente, en especial a los más vulnerables, ese equilibro es extremadamente importante y ha llegado para quedarse, es relativo a la bioseguridad que acompañe a la producción y debe hacer mucha conciencia en función de la gente, dijo que debemos tener confianza en que lo vamos a hacer bien, por que los venezolanos queremos y podemos hacerlo bien, aun en esta pandemia, agregando que es muy difícil que se puedan vencer las dificultades solo en siete días, afirmando que es necesario ir más allá, advirtiendo que es inviable continuar con el esquema actual, por lo que señala que es preciso que vayamos a una continuidad operativa para poder avanzar.

“Nosotros estamos proponiendo al Ejecutivo y a todo el país, lo vamos a poner sobre la mesa de discusión abiertamente y sin complejo, la posibilidad de que en todos los sectores podamos trabajar, de que todos los sectores de incorporen formalmente, sin mayores restricciones, sin mayores interrupciones, que podamos producir, que se les permita a las empresa proteger a su personal con esquemas, por ejemplo de rotación, pero manteniendo a las empresas abiertas, construyendo el futuro y generando bienestar, atendiendo las necesidades de los trabajadores. Nosotros proponemos en concreto ir a una desescalada controlada y progresiva que permita una reactivación verdadera de las fuerzas productivas de la nación”, afirmó.

Señala que hay que seguir de manera estricta los distintos controles de bioseguridad, allí es donde si hay que enfocar el control en toda la sociedad y marcar muy los límites, los parámetros, las normas y los estándares que permitan garantizar la bioseguridad en todos los procesos.

“Lo que queremos es trabajar, los venezolanos queremos trabajar y decidir nuestro destino, la gente necesita trabajar para progresar y todos tenemos la resposabilidad de salvar la mayor cantidad de empleos, esto no solo un asunto de la empresa privada, esto nos toca a todos, es un trabajo de todos los que aquí estamos involucrados. No habrá salud si no hay bienestar, no habrá salud si no garantizamos condiciones de bienestar en el hogar, y esto solamente será posible mediante el empleo estable y una producción creciente al servicio de la gente”, afirmó.

Hizo un llamado a todos los sectores del país, a no darle más oportunidades al COVID- 19, a conservar las medidas de bioseguridad como el control de aforo, el distanciamiento social, el uso del tapabocas y la limpieza de superficies, medidas que van a redundar en mayor calidad de servicios.

“Desde Consecomercio queremos hacer un llamado a que cada empresa, cada industria, cada comercio, cada hogar, cada medio de transporte, los centros de salud, tienen que ser espacios llenos de información para que el ciudadano aprenda a prevenir , porque es la hora de la responsabilidad ciudadana, donde todos tenemos un rol que jugar y tanto el Estado venezolano, los gremios y la ciudadanía debemos asumir la responsabilidad compartida de la producción del país, on inclusión, amplitud y sin particularismos, en un futuro marcado por la incorporación”.

El sector manufacturero

El presidente de Conindustria, Adán Célis Michelena, señaló que los industriales siempre han sido muy cuidadosos en mantener muy buenas relaciones con todos sus colaboradores, indicando que en este momento están haciendo un llamado a la reactivación del país, afirmando que ha llegado el momento en que la economía se reactiven, que no sigan cerrando empresas y perdiéndose nuevos puestos de trabajo y oportunidades para los venezolanos.

Se refirió a la situación actual del sector, afirmando que la industria tiene una terrible situación en Venezuela, indicando que entre el 2013 y el 2017 se ha registrado una caída de – 27% del PIB, debido a un modelo económico equivocado y errático que ha contribuido a una disminución de la economía de un 70%, en el 2019 hubo una caída del 20% y para el 2020 estamos pensando que puede estar en 25%, lo que se refleja no solamente en la pérdida de empresas, sino también de empleos, de bienes y servicios para los venezolanos y de sitios donde ellos puedan acceder, este es el gran drama.

“Gracias a esto el 43% de los venezolanos nos reporta la imposibilidad de trabajar, o perdidas de ingresos, este es un cóctel que se ha acumulado de una contracción económica gigantesca que hemos tenido, agudizada con la entrada de la pandemia y se vuelve una especie de cóctel molotov que lo que hace es incrementar la pobreza y el desempleo en el país”, señaló.

Destacó que adicionalmente, se ha registrado una caída del 55% de las remesas que estaban recibiendo los venezolanos, adicionalmente se observa como ha disminuido el poder adquisitivo del venezolano, afectando en forma severa el consumo en todos los sectores, afirmando que el sector lácteo el consumo cayó en 89%; higiene, 86%; consumo básico del hogar, 83%; bebidas no alcohólicas, 83%; mantenimiento del hogar, 83% indicando que no se salva ningún sector productivo.

Advierte que si no se toman acciones urgentes, un 60% de las industrias y un 30% de los comercios, podrían desaparecer, agregando que está en riesgo más de 3 millones de empleos, más de 3 millones de familias venezolanas que corren el riesgo de perder sus puestos de trabajo a raíz de esta mezcla de políticas económicas desacertadas.

“Por lo tanto, es urgente que se tomen medidas y que se ayude a oxigenar al sector productivo, para salvar estos empleos, estos sitios de trabajo, esta cantidad de oportunidades que están allí, es por eso que debemos hacer un llamado para salvar estos puestos de trabajo, dijo Célis Michelena al ratificar su apoyo a esta propuesta de la desescalada continua.

Academia de Medicina

El presidente de la Academia Nacional de Medicina, Enrique López Loyo dijo que su presencia en esta reunión conjunta de industriales y comerciantes, para respaldar la propuesta que están formulando, por cuanto es necesario comenzar a tomar las acciones para reactivar la economía.

Señaló que el pasado 29 de julio emitieron un documento sumándose a las iniciativas de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, el Instituto de Medicina Tropical de la UCV, la Alianza Venezolana por la Salud y la Sociedad Venezolana de Infectología, denunciando que estas instituciones no fueron tomadas en consideración, aun cuando hacían recomendaciones para enfrentar la pandemia, siendo los únicos en Iberoamérica que no han sido tomados en cuenta por el gobierno, siendo entes asesores que pusieron a la orden del país, las articulaciones, estrategias y lineamientos para el combate del COVID-19, indicando que estas recomendaciones fueron estructuradas con evidencias científicas, fundamentos de las mejore practicas sanitarias y guiados por un estricto apego al respeto de los derechos humanos fundamentales de las personas y del Estado de Derecho.

Señaló que también se formularon en el documento, recomendaciones en cuanto a las restricciones, que deberían sustentarse en criterios transparentes, que incluyan metas objetivas, una clasificación clara de los sectores de la actividad económica, con evaluaciones continuas de las tasas de contagio y el número de casos nuevos que vayan apareciendo y tomando en cuenta la capacidad hospitalaria instalada y las proyecciones a corto y mediano plazo en estos modelos matemáticos que se han planteado últimamente, donde llevó la batuta la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales que ha tenido una repercusión importante porque se ha venido cumpliendo en las últimas semanas.

“Esto debe mantenerse bajo una vigilancia epidemiológica y con implementación de medidas preventivas en los lugares de trabajo, en los centros educativos y en los sitios públicos. Es necesario que se tomen medidas sociales y económicas que permitan el sostén de la economía y la supervivencia de las personas, se requiere entonces, un compromiso y entre el impacto de esta epidemia y los efectos económicos en las medidas implementadas concertadas con todos los sectores del país y no de manera unilateral, implementar además un programa de protección al ingreso de las familias, para las personas que se encuentran sin empleo o dentro de la economía informal, altamente afectados por esta situación de paralización económica”, dijo el académico.

Dijo que el arranque del sector productivo, debe hacerse bajo estrictas medidas de control sanitario, cumpliendo las formas de distanciamiento en áreas de trabajo y en la rotación de los trabajadores, de debe monitorear si hay alguna manifestación de sospecha, detección de casos positivos, los cuales no pueden reinsertarse en la siguiente fase de labores, sino que deben cumplir una cuarentena, insistió en que no hay salud sin bienestar y este solamente se puede lograr teniendo un ingreso digno, teniendo recursos y contando con un empleo que sea de calidad.

“Dicho esto apoyamos las iniciativas del sector productivo del país, para lograr, bajo estas nuevas normativas, una nueva normalidad a establecer una base que no deje postrado al país a pesar de esta pandemia”, dijo el doctor López Loyo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios