#OPINIÓN Lectura: Tópicos #13Oct

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

Desde niños se nos enseñó que la luz venía directamente del Sol. Pero todavía, por la inercia de la tradición se sigue diciendo lo mismo: la luz que ilumina los días en la Tierra viene directamente del Sol. Hoy se sabe que no es así. El Sol no propaga luz, propaga, como todas las estrellas del Universo, energía. La energía llena el espacio e ingresa la que sea necesaria a la masa de las partículas de la atmósfera de todos los cuerpos ponderables de los planetas como la Tierra para transformarlas todos los días en partículas de luz. De modo que la luz de las estrellas como el Sol no se propaga hasta los planetas, sino que sirve a ellas para su auto-iluminación, mientras que su energía si alcanza a las partículas de la atmósfera de los planetas para convertirla en la luz del día.

-o-o-o-

También es un error pensar que en el Universo hay vacío. ¿Cómo puede haber vacío en el Universo si todo su espacio está lleno de la energía que producen las estrellas. Toda la energía que llena el espacio es generada desde las estrellase. La energía de las estrellas tiene la particularidad de ser neutra. La neutralidad produce en el espacio la ingravidez o imponderabilidad, que se traduce en que no hay atracción de gravedad. Los cuerpos que se mueven en un estado como éste son, por esto, carentes de peso, no tienen peso en éste medio. De modo que el vacío es imposible en un medio como el del espacio. La energía neutra del espacio es invisible, pero su poder se hace sentir en toda la extensión del Universo. Uno de sus poderes es la ingravidez en la cual, en este medio, pierden su peso. El peso es generado por la ley de gravedad; esto confirma que en el espacio del Universo no debe generarse la gravedad, para que todos los cuerpos como planetas, estrellas, etc., ingrávidos, sin peso, puedan moverse sin obstáculos por el espacio. De modo que, el vacío no tiene lugar en ninguna parte del espacio porque la energía neutra no permite que en el espacio hallan vacíos. Hasta la ciencia reconoce la inexistencia del vacío, que un científico se empeñó en decir con insistencia que la luz se propagaba por el vacío.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios