#OPINIÓN Reflexión en positivo: Los que hablan de dinero #15Oct

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

Las ideas deben tener como eje fundamental indistintamente de su corriente ideológica; el bien común de todos los hombres, aun estando claro las personas que no necesitan hablar porque su actitud es el ejemplo, buscan la paz y el desarrollo integral.  Eso sería la aspiración de todos en nuestra patria y volvernos a encontrar en paz y convivencia; es el mejor de los deseos de quienes quisiéramos vivir en armonía y con la certeza de que aunando esfuerzos y ayudándonos con el poder de la mente nos será concedido. Hoy con el permiso de mis lectores me salgo de mi forma de escribirle; porque me viene a la mente el tema del dinero, sus perjuicios y beneficios, el mal uso y el buen uso hasta donde perjudica y beneficia; y los adinerados  decentes y los no decentes, los ricos de cunas que con su capacidad el dinero no los inflan; saben ser ricos con humildad, saben vivir sin esa esclavitud de que quieren más y más o aquellos que han logrado salir de la pobreza extrema y hacen una vida normal sin transformación; que ni siquiera saben si son pobres o ricos. No pobre rico que también los hay muchos que lo tienen todo y carecen de lo mínimo. Porque según los pocos ricos que yo he conocido dicen que para ser rico hay que tener cultura, caso contrario a los nuevos ricos, que todos conocemos se volvieron malucos.

Razón tuvo el padre Lozada cuando el obispo dio un sermón en su parroquia, y dijo que el dinero era el estiércol de el diablo y dejo de cumplir con su compromiso, porque según me contaron había perdido los fondos en una apuesta en una juega de gallos, cuando el obispo lo llama su repuesta, “y que fue, conmigo no cuente; aquí  los diablos están más estíticos” y por ello se debe ser aspirante a salir de la pobreza pero no avaro: Que no se pueda vivir en paz. Ya les dije que este no es mi forma de comunicarme con mis lectores y aparte de no desear ser copión por aquello que todo sabemos, que el que copia no aporta nada y con el permiso de ustedes en la palabra de SHAKESPEARE en su Obra el  Timón de Atenas” y su claro concepto sobre el Dinero y sus resultados.

“El dinero, en cuanto tiene la propiedad de comprarlo todo, de apropiarse de todos los objetos, es pues, el objeto por excelencia”. El carácter universal de esta propiedad corresponde a la omnipotencia del dinero, que el dinero es la alcahueta entre la necesidad y el objeto, entre la vida humana y el medio de subsistencia. Pero lo que me sirve de mediación para mi vida también actúa como mediador de la existencia de los hombres para mí.      Es, para mí, la otra persona.       

Tuyo son, sin duda, manos y pies, cabeza y c…; pero todo aquello de que yo disfruto buenamente ¿es menos mío por eso? Si puedo pagar seis caballos, ¿no son mías la fuerza de ellos? Corro así velozmente y soy un hombre verdadero y cabal, como si tuviera veinticuatro piernas.

¡Oro! ¡Oro Amarillo, brillante precioso! ¡No, oh dioses, no soy hombre que haga plegarias inconsecuentes!… Muchos suelen volver con esto lo blanco negro; lo feo, hermoso; lo falso, verdadero; lo bajo, noble; lo viejo, joven; lo cobarde, valiente… Esto os va a sobornar a vuestros sacerdotes y a vuestros sirvientes y a alejarlos de vosotros; va a retirar la almohada de debajo de la cabeza del hombre más robusto; este amarillo esclavo va fortalecer y disolver religiones, bendecir a los malditos, hacer adorar la letra blanca, dar plaza a los ladrones y hacerles sentarse entre los senadores, con títulos, genuflexiones y alabanzas: Él es el que hace que se vuelva a casar la viuda marchita y el que perfuma y embalsama como un día de abril a aquella ante la cual entregarían la garganta, el hospital y las ulceras en persona. Vamos, fango condenado, prostituta común de todo el género humano, que siembra disensión entre la multitud de las naciones….”

Y más adelante:

“¡Oh tú, dulce regicida, amable agente de divorcio entre el hijo y el padre! ¡Brillante corruptor del más puro lecho de Himeneo! ¡Marte valiente! ¡Galán siempre joven, fresco, amado y dedicado, cuyo esplendor funde la nieve sagrada que descansa sobre el seno de Diana!  Dios visible que sueldas juntas las cosas de la naturaleza absolutamente contrarias, y las obligas a que se abracen; tú qué sabes hablar todas las lenguas para todos los designios. ¡Oh tú,  piedra de toque de los corazones, piensa que el hombre tu  esclavo se rebela y por la virtud que en ti reside haz que nazcan entre ellos las querellas que los destruyan, a fin de que las bestias puedan tener el imperio del mundo.

“Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país”.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios