#COLUMNA El rincón de los miércoles #11Nov

Luis Rodríguez Moreno | Foto: Archivo IMP |

Aferrarse al poder no ha sido nunca bueno históricamente hablando. Quienes lo han intentado siempre tropiezan con la misma piedra, como ha sido el caso de Donald Trump en estas últimas consultas electorales donde perdió una consulta que pudo haber ganado si su comportamiento como Presidente y como candidato hubiese sido diferente a cómo lo conocieron los estadounidense y el resto del planeta. No fue suficiente el éxito económico del  país para convencer mayoritariamente al votante de la necesidad de estar otros cuatro años en la Casa Blanca. Como solía decir mi abuela, la lengua lo perdió en el fragor de su mandato. Un carácter volátil, incapaz de conciliar ideas con el resto del país lo perdió en el inconmensurable mundo de la política. Trump se creyó superior a cualquiera y su voz era la única que se podía oír en el contexto de su entorno. No pensó que la democracia tiene sus propios mecanismos para defenderse de los llamados salvadores de las patrias, de nadar siempre contra la corriente sin medir las consecuencias. tendremos entonces un nuevo inquilino de la Casa Blanca, un señor mayor de 78 años, con buena experiencia e ese tipo de trabajo llamado Joseph Biden, quien le promete a los gringos un buen gobierno diferente al que sale y con la ventaja de contar, por ahora, del reconocimiento de los ciudadanos de esa hermosa nación llamada Estados Unidos de América.

II

FUE Donald  Trump un mal Presidente. Mucha gente no lo cree. Es simplemente un personaje exitoso como empresario que pudo serlo también en el ejercicio del cargo si no se le ocurre actuar en el gobierno como si lo estuviera haciendo en una de sus propiedades, donde su voz era la única que podía oírse. No jugó a ser dictador, porque en EE.UU eso no es posible, como ocurre en los países bananeros, era simplemente el patrón regañón donde su palabra es la Ley y a quien no le guste, que se vaya muy largo… Confieso que personalmente me caía simpático Donald, aunque no estuviera de acuerdo con muchas de sus decisiones . Y  sobre el Presidente electo solo deseo que le vaya muy bien y que aprenda a jugar golf para que lo haga en los campos de West Palm Beach, que son unas bellezas

III

TIPS.– Nos ha dejado para siempre Jesús María Piña, un personaje del Barquisimeto del siglo XX, no solamente por ser una estupenda persona sino por su prestigio como un gran coleador, una de las actividades criollas más practicadas por los larenses. Una tarde de toros coleados sin Juan Canelón y Piñita no era una buena tarde. Su habilidad como jinete y arrojo personal en la manga distinguió a Jesús María entre los centenares de coleadores en todo el país donde su recuerdo será imperecedero… 78 años del Cardenales de Lara, el equipo que, junto a la Divina Pastora, identifica al pueblo larense.  Nació en Carora fundado por don Antonio Herrera Gutiérrez, un gran aficionado del beisbol, que llevó al equipo a formar parte de la actividad profesional de ese deporte que nos ha brindado grandes emociones y multiplicado el número de fanáticos. En esos 78 años hay que anexar al recuerdo a nombres como don Adolfo Álvarez, Humberto Oropeza y Alfonso Saer, quienes ya forman parte de a historia del Cardenales de Lara… RETRO.- Pocas personas recuerdan al cine Principal de Barquisimeto, ubicado en la avenida 20, esquina de la calle 35. Allí solo de exhibían películas mexicanas distribuidas por Salvador Cárcel. Curiosamente tenían pocas butacas, por lo cual los espectadores tenía  que llevar sus sillas para poder disfrutar sentados de la función. El local tampoco tenía techo y la entradas apenas tenía.. un costo de 0,50. La cartelera era anunciada cada siete días para permitir a los espectadores hacer la selección de sus películas con suficiente tiempo… El Real Madrid ha fallado otra vez en la Liga, el domingo frente a un Valencia que lo superó  en los 90 minutos de juego. Los aficionados de la comunidad se deleitaron con Carlos Soler, quien fusiló al portero blanco cobrando tres penales, un récord en los nuevos tiempos. Anda grave la tropa de Zidane, y nos contagia el pesar.

Luis Rodríguez Moreno

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios