#OPINIÓN ¿Quién ganó en Estados Unidos? #11Nov

Joel Rodríguez Ramos | Ilustración: Victoria Peña |

Para el momento de escribir estas líneas no hay un ganador claro y definitivo de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, celebradas hace ya una semana. Los grandes medios de comunicación social, han venido dando al señor Joe Biden como ganador de esa contienda, pero llama la atención la cautela con la que la mayoría de los jefes de Estado han recibido esos resultados, lo cual revela que no hay seguridad en lo que vienen afirmando los medios, siempre matizados por sus intereses particulares. El presidente Trump, con la personalidad fuerte y agresiva que lo caracteriza, ha denunciado un fraude masivo con pruebas, a mi juicio muy contundentes, que lo ha llevado a solicitar la intervención de las autoridades judiciales competentes. Esas pruebas, aunque no fueran contundentes, son, por lo menos, un indicio importante  de que algo no funcionó bien en el proceso electoral del martes 3 de noviembre y desde luego, todo ciudadano norteamericano y cualquiera de los dos contrincantes, tienen derecho a solicitar una revisión exhaustiva de lo acontecido. Biden no lo ha hecho, Trump sí lo ha hecho.

A los venezolanos nos ha importado este proceso electoral norteamericano, porque el presidente Trump ha sido un leal aliado y amigo de nuestra lucha contra la dictadura que padecemos. Por ello, lamento lo que me parece una precipitación del presidente Guaidó, al felicitar a quien no es ganador de la contienda del norte, puede ser que lo llegue a ser, repito, puede ser, pero ni para el momento de enviar su mensaje Guaidó, ni para este momento, lo es. Imaginemos que al final resulte reelecto Trump, con qué cara se podrá presentar Guaidó ante el presidente reelecto. Y eso puede pasar y ahí no valen disculpas. Trump le dio a Guaidó el más grande honor que pueda darse a un ciudadano extranjero en Estados Unidos, le dio el trato de Jefe de Estado, estimuló que cerca de sesenta países lo apoyaran y lo invitó a acompañarlo al discurso del estado de la Unión en enero pasado y Guaidó estuvo allí, todos lo vimos y luego lo invitó a la Casa Blanca. De verdad que es lamentable ese desliz. Hay quienes me dicen que Leopoldo López lo obligó, no lo sé, peor explicación que esa no puede haber, puesto que debe tener la suficiente personalidad para rechazar pedidos como ese. A pesar de todo, yo continúo apoyando a Guaidó, por dos razones, en primer lugar porque, no obstante los deslices como el señalado, ha dado una gran pelea, merecedora  del apoyo por parte de los venezolanos y en segundo lugar, porque en este momento no hay otro líder a quien apoyar. Formar o construir uno nuevo es muy difícil, casi imposible, a estas alturas. Repito, continuaré apoyándolo y aportándole mi apoyo muy modesto. Participaré y estoy invitando e invitaré a mucha gente a participar en la Consulta Popular. Para los venezolanos es una prioridad acabar con este oprobioso tiempo del chavismo, y esa Consulta Popular puede ser un gran empujón en ese sentido.

Las elecciones presidenciales norteamericanas, con las pruebas o indicios de fraude aparecidas, echan abajo un historial de institucionalidad y respeto a la ley ejemplar hasta este momento. Las autoridades judiciales dirán la última palabra sobre el tema, pero el suceso en cuestión, quedará registrado como una mancha vergonzosa. Hay que pensar siempre muy bien lo que se hace, sobre todo cuando se tienen funciones dirigenciales o se ocupan cargos de gran trascendencia. Los grandes líderes son siempre grandes ejemplos a seguir, son modelos y sus vidas y enseñanzas dejan huella en las personas, sobre todo en los más jóvenes. Por eso, toda elección, presidencial o parlamentarias o regionales,  deben ser limpias, claramente definidas y fuere cual fuere el resultado, no debe dejar dudas acerca del verdadero ganador o ganadores. Estados Unidos ha sido un ejemplo de democracia y lo que allí ocurra, marca la pauta al mundo entero, sobre todo en América Latina, tan proclive a situaciones como a la que hoy vive Estados Unidos. Dios quiera se resuelva satisfactoriamente para el pueblo norteamericano esta elección presidencial.

Joel Rodríguez Ramos

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios