Asdrúbal Oliveros: La caída del ingreso petrolero y la hiperinflación impulsan alza del tipo de cambio #20Nov

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

La caída del ingreso petrolero y la hiperinflación, son las variables que tiene un incidencia directa en el comportamiento alcista que ha venido registrando el tipo de cambio en Venezuela, en  los últimos días, aseguró el economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, en el foro “Que pasa con el dólar en Venezuela”, organizado por el Observatorio Venezolano de Finanzas.

Asegura que para que podamos salir de la hiperinflación, para que podamos tener estabilidad de precios y estabilidad en la tasa de cambio, también tenemos que pensar, en una reforma del Estado, y eso contiene una reforma fiscal que haga a ese Estado sostenible.

Tipo de cambio y  desequilibrios económicos

Explica que lo que viene pasando con el tipo de cambio, se corresponde con los desequilibrios que tiene la economía, lo primero que hay que entender es lo que ha pasado en la economía desde el 2014, ya que antes de la llegada de la COVID-19 ya se había contraído en un 70%  y su nivel de exportaciones, que es Una variable clave, había caído en un 71% acumulado y las importaciones 83%.

Hizo referencia al desplome de la producción petrolera venezolana, lo cual no tiene precedentes en nuestra historia reciente, Venezuela dejó de ser un actor relevante en el mercado petrolero internacional a pesar de sus altas reservas, se está produciendo en estos momentos menos de 400 mil barriles diarios, en términos per cápita casi que estamos a los mismos niveles de cuando arrancó la industria durante la dictadura de Juan Vicente Gómez y por lo tanto, la entrada de divisas al país ha mermado en forma importante.

“Entonces, un primer elemento para entender lo que pasa con el precio del dólar, es justamente la contracción brutal del ingreso en divisas, si hay menos dólares circulando en la economía, obviamente el precio de ese bien que se hacer escaso aumenta, y ese precio es el tipo de cambio, entonces en un desplome tan agresivo que ha ocurrido con la entrada de divisas al país, que de acuerdo con nuestros cálculos nos dan una contracción del ingreso petrolero de 76% interanual, la capacidad del Estado, del Banco Central de poder defender un tipo de cambio no existe y en la medida que haya presión de demanda por esos dólares, el precio sube porque  hay pocos dólares circulando”.

Considera  que por más que parte de esos dólares provienen de las remesas, otra parte de la economía negra, el grueso de los dólares en Venezuela venía del vía principalmente de las exportaciones de petróleo y estas se han desplomado.

“Este es un primer factor para entender la debilidad de nuestra moneda, para entender por qué no hay capacidad de defensa del tipo de cambio”, aseguró el especialista.

Advierte que esto viene ocurriendo a pesar de una caída significativa de las importaciones, ya que pasamos de importaciones trimestrales de US$ 15.000 millones a importaciones anuales de 6.000 a 7.000 millones de dólares, con todo y que la caída de las importaciones ha sido muy agresiva, como el ingreso ha caído en un una proporción tan fuerte, incluso mayor, este exacerba el problema del tipo de cambio.

El impacto de la hiperinflación  

El director de Datanálisis señala que el otro elemento relevante es la hiperinflación, que tiene que ver con expectativas, en Venezuela desde finales del año 2017 entró en la etapa de hiperinflación, lo cual implica un crecimiento brutal de los precios, la perdida de la confianza en la moneda, de allí que la gente no quiere los bolívares, los repudia, los rechaza, indicando que  cuando una persona recibe bolívares, es como una papa caliente, usted toma dos decisiones, o compra cosas o compra dólares, pero nadie guarda bolívares, por lo tanto siempre hay una constante presión de demanda de divisas.

“Hay pocos dólares circulando, pero la demanda de divisas no cesa, porque nadie quiere tener bolívares, porque si se conservan por mucho tiempo, su capacidad de compra, su valor, se desvanece y de acuerdo con la data de Ecoanalítica, hay inflaciones semanales que superan el 7% en promedio, lo que es una barbaridad, esa puede ser la inflación de dos o tres años de algún otro país latinoamericano, entonces la gente recibe bolívares y sale a comprar, bienes, dólares, lo que hace que la presión sobre tener divisas permanezca”, afirma Oliveros.

Asegura el experto que mientras haya mayor cantidad de bolívares en la calle, se mantiene la presión sobre el tipo de cambio, a la vez que califica como otro factor determinante, el colapso del Estado donde la crisis fiscal tiene una incidencia determinante en el proceso de la inflación, indicando que hay tres elementos que es necesario señalar, uno es la destrucción de la industria petrolera que provee los dólares; otro es la perdida de confianza en la moneda y un  tercero es un Estado colapsado que no tiene capacidad de generar ingresos, que depende de los recursos que le otorga el Banco Central y por lo tanto, ese desequilibrio fiscal alimenta ese rechazo, ese repudio al bolívar.

“En otras palabras, para que nosotros podamos salir de la hiperinflación, para que podamos tener estabilidad de precios y estabilidad en la tasa de cambio, también tenemos que pensar, en una reforma del Estado, y eso contiene una reforma fiscal que haga a ese Estado sostenible”, afirma.

Ratifica que tenemos un problema fiscal, advirtiendo que hasta tanto esto no se resuelva este problema fiscal, es difícil que se pueda resolver el problema de la hiper y de la escalada del tipo de cambio, agregando que no es posible que en una economía en hiperinflación y el tipo de cambio no suba, eso no existe, porque ese es el precio más importante en una economía como la venezolana.

Oliveros dijo que en estos momentos la tasa de cambio está rezagada, porque para este momento debería estar en  850.000 Bs/$.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios