¿Qué ocurrirá después de las cuestionadas parlamentarias del 6D?

Pacífico Sánchez | Fotos: Archivo |

Después de este domingo, cuando se realicen las controversiales votaciones para la Asamblea Nacional, podría presentarse una situación política muy compleja, según el politólogo Santiago Andrés Rodríguez.

Porque, por una parte, el régimen tendría a su favor el Poder Legislativo que perdió en el 2015 y no pudo suplantarlo con la Constituyente, la cual fue repudiada por la comunidad internacional.

Y por la otra, no se puede dudar que el régimen, sin perdida de tiempo, decida cercenarle la inmunidad parlamentaria a todos los diputados de la Asamblea Nacional, comenzando por Juan Guaidó. Y, por supuesto, tome otras medidas de corte judicial, que obliguen a los parlamentarios a exiliarse ante la posibilidad de que sean arrestados, encarcelados y juzgados por los delitos que considere aplicar el equipo gubernamental.

Tampoco es de extrañar el mayor endurecimiento de Nicolás Maduro para impedir manifestaciones, tomando en consideración la suspensión de la cuarentena que se venía imponiendo desde mediados de marzo como consecuencia de los estragos que ya generaba la pandemia del coronavirus.
Otro factor que se debe tomar en cuenta es el resultado definitivo de las elecciones celebradas en los Estados Unidos.

Claro está, que una Asamblea Nacional que tendrá el rechazo de la mayor parte de la comunidad internacional y la imposibilidad del régimen para sortear la crisis, no vislumbra ninguna perspectiva positiva para resolver los problemas que agobian al pueblo venezolano. De modo, pues, que la situación para los días que vienen es delicada.

Rechazo nacional e internacional tendrá la AN

La doctora Nelly Cuenca de Ramírez, directora del Centro de Resolución de Conflictos del Colegio de Abogados del estado Lara, considera que el voto pierde confianza cuando es utilizado en un proceso electoral carente de legalidad, transparencia y verificación por organismos reputados de credibilidad.

Es por eso que las votaciones del domingo que viene, para conformar un nuevo Poder Legislativo en Venezuela, no sólo tendrá el rechazo de la mayoría de la población venezolana, sino también de más de cincuenta países democráticos que tan pronto como se dio a conocer la convocatoria fue objeto de repudio público.

En declaraciones a Elimpulso.com, la profesional del Derecho manifestó que aunque sea escogida una nueva Asamblea Nacional, carente de legalidad, no podrá resolverse la grave crisis política, económica y social del país, porque en nada ha cambiado la conflictividad que existe.

El pretendido proceso electoral comenzó mal por la forma como fue organizado, dijo al referirse al haber asumido el Tribunal Supremo de Justicia  funciones de la Asamblea Nacional, para escoger a los rectores; las decisiones tomadas por éstos,  violentando leyes y la Constitución; la intervención de partidos políticos y las inhabilitaciones que fueron hechas; y la formulación de un cronograma electoral en forma apresurada.

Se avizora una gran abstención, no porque haya sido impuesta por las organizaciones políticas, sino que todos los aspectos relacionados con el pretendido proceso ocasionan desconfianza, ya que se ve claramente que la idea es tener un Poder Legislativo dependiente del Ejecutivo.

Al mismo tiempo, se ha previsto una Consulta Popular que, indudablemente, tendrá gran participación porque los planteamientos están dirigidos precisamente a rechazar al régimen y exigir unas elecciones transparentes, confiables y verificables, además de que se pide la salida del régimen y el apoyo de la comunidad internacional para restituir la democracia.

Sobella Mejías: Este CNE es una caja negra

A la doctora Sobella Mejía, quien desarrolló toda su vida profesional en el Consejo Nacional Electoral, le resulta muy extraño el hermetismo que rige ese organismo para este proceso de votación, convocado para el 
próximo domingo, cuando el régimen aspira tener un nuevo Poder Legislativo a su manera.

La expresidenta de la Comisión  de Registro Civil y Electoral confiesa que ha recibido información de la forma en que está funcionando el CNE, al cual no hay, prácticamente, acceso a quienes están participando, como aspirantes a diputados, en este irregular proceso eleccionario.

“Este CNE es una caja negra”, comentó la doctora Mejía, quien también presidió la Comisión de Política Financiera del Poder Electoral y fuese vicepresidenta del organismo.

Ese hermetismo se debe a que el proceso que se ha preparado no es legal, contraviene la Constitución y, en consecuencia, será desconocido por las naciones democráticas del mundo, que ya han manifestado su rechazo a la forma como fue convocado.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios