La fundación de EL IMPULSO fue una proeza extraordinaria

Pacífico Sánchez | Composición: Omar David Suárez |

Federico Carmona, a sus 37 años de vida, dedicó su esfuerzo, espíritu visionario y pasión por el periodismo a crear un diario, que, indudablemente, fue el libro del pueblo, en ese entonces. Porque el medio impreso no se limitaba a informar y opinar, sino que traía material didáctico que atraía a quienes se iniciaban en la lectura.

Este primero de enero de 2021, se cumplen 117 años de la fundación de EL IMPULSO, en Carora, por Federico Carmona, periodista visionario, como lo calificó el intelectual caroreño Chío Zubillaga.

Ya para entonces el país se encontraba en situación de paz, tras la derrota de la llamada revolución libertadora, que había comenzado en 1901, con la sangrienta batalla de Ciudad Bolívar, donde se rindió el general Nicolás Rolando.

Sin embargo, perduraban la incertidumbre, la pobreza, las enfermedades y el miedo a la dictadura de Cipriano Castro. La idea de Federico Carmona fue una iniciativa extraordinaria, afirma el doctor Guillermo Morón, autor, entre otras obras, de la monumental Historia de Venezuela.

Carora era una ciudad rodeada de haciendas agropecuarias, su población era pequeña y lo más importante es que tenía un gran interés por la cultura, refiere en entrevista para Elimpulso.com.  Pero, ya era pionera en alfabetismo. Había afición por la lectura de los periódicos que llegaban, aunque con mucho retardo, de Caracas.

Ese interés por la lectura de periódicos y libros fue lo que motivó a Federico Carmona, a sus 37 años de vida, a dedicar su esfuerzo, su espíritu visionario y su pasión por el periodismo a crear un diario, que, indudablemente, fue el libro del pueblo, en ese entonces. Porque el medio impreso no se limitaba a informar y opinar, sino que traía material didáctico.

Venezuela, para el año 1904, tenía una población aproximada de 2.400.000 habitantes. En la Universidad Central de Venezuela, que funcionaba con 35 profesores y cinco preparadores, cursaban 240 alumnos y en la otra universidad, la de los Andes, con 11 profesores, 39 estudiantes.

Ese año, el gobierno decretó como educación obligatoria el primer grado y el segundo grado era voluntario. Otra medida que tomó fue autorizar la educación privada, por supuesto, supervisada por el Estado.

Eso explica que el analfabetismo era generalizado, sobre todo porque la población mayoritariamente residía en los campos y, desde luego, las enfermedades hacían estragos.

De modo, pues que la idea de Federico Carmona fue extraordinaria: darle a Carora un diario. Dado el sentido visionario de este editor, EL IMPULSO, en 1919, se muda a Barquisimeto. Y diez años más tarde, sale una edición de este periódico en Caracas, que no se pudo mantener por la dictadura.


Proeza

Para el doctor Reinaldo Rojas, historiador y miembro de la Academia Nacional de la Historia, la fundación de EL IMPULSO fue una proeza.

Venezuela desde 1810 no sólo había vivido una situación de guerra, sino que terminado el ciclo que dio origen a la fundación de la República, se sucedieron continuas guerras civiles y montoneras que mantuvieron en zozobra, angustia y temor a la población.

Sin embargo, al fundarse el diario, en Carora, ya existía un gran interés por generar opinión, por obtener información, por saber lo que estaba ocurriendo en el mundo. Y es EL IMPULSO el medio que vendrá a satisfacer esas necesidades.

Este medio va a jugar un papel fundamental porque se va a convertir en un vehículo de lectura.

EL IMPULSO se convirtió en divulgador de la ciencia y la tecnología. Utilizó como logo el avioncito para identificarse con el progreso. Y después un cohete espacial.

Recogió en sus páginas todo el acontecer local, regional, nacional y mundial. Sus lectores tuvieron información sobre la revolución mexicana, la guerra ruso-japonesa, el crack de la economía estadounidense, el hundimiento del Titanic, el descubrimiento de la penicilina, las dos guerras mundiales,  la guerra civil española, la conferencia de Yalta, la guerra de Corea, la guerra de Vietnam, la construcción y la demolición del muro de Berlín, la exploración del espacio por parte de los rusos y los estadounidenses, los asesinatos de presidentes en varios países, las dictaduras en América Latina, la creación de la Unión Europea, el ascenso al trono de la reina Isabel II  la revolución estudiantil de Paris y la masacre en la plaza de Tianamen en Pekin, la creación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, el cartel de Medellín y demás crímenes cometidos por las mafias, la creación y disolución de la Unión Soviética, la lucha por los derechos civiles, el atentado contra el Papa Juan Pablo II, la fiebre por el rock and roll y la bitlemanía.

Y, por supuesto, todo lo ocurrido en los último 21 años en Venezuela, para hacer un repaso en pocas palabras.


Realidad

El licenciado Tinedo Guía, presidente del Colegio Nacional de Periodistas, a propósito del 117 aniversario de EL IMPULSO, expresa que se deben tomar en consideración dos aspectos muy importantes:

El primero es que los gobiernos autoritarios, dictatoriales, militaristas, siempre han impedido que los periodistas y los medios independientes busquen la verdad y, en este sentido, tratan de ocultar la realidad, de bloquear las informaciones sobre sus ejecutorias y de que salga a la luz pública todo lo ilegal que hacen. Porque la información que se obtengan, como bien se ha dicho desde hace mucho tiempo, es el preámbulo de la  historia de cada gobierno.

Eso explica que se tomen medidas para que los medios impresos no puedan circular, negándoles  la posibilidad de que puedan conseguir los insumos necesarios para que puedan ser editados. O censurándoles, directamente. O clausurarlos.

El segundo aspecto es que, afortunadamente, utilizando la tecnología, se han creado un periodismo digital, que ha podido desarrollar un diarismo que rompe fronteras y mantiene una información constante, dinámica, imparable, que le permite a los lectores  estar enterados de todo lo que está ocurriendo.

Por supuesto, se hace más patente la imagen en la inmediatez de lo posible.

En este orden de ideas, el destacado periodista al hablar con Elimpulso.com, señaló que ninguno de los impedimentos, ni obstáculos que se han presentado, ha logrado la rendición del periodismo informativo independiente.

Por el contrario, ha promovido la especialización del periodismo digital y hacerlo más impactante.

Es por ello que, aún en las circunstancias más adversas, El Impulso continúa de pie y sigue siendo líder en la información centroccidental, ahora en el continente digital a través de ElImpulso.com.


Una empresa familiar

Federico Carmona pudo llevar a cabo su empresa porque ésta tuvo el carácter familiar, ya que no sólo trabajaba él, sino también su esposa, Francisca Figueroa de Carmona, y sus parientes, afirma el intelectual caroreño Cécil Álvarez.

En aquel entonces, circulaban en Carora, como en otras poblaciones del hoy municipio Torres, semanarios, explica el escritor, historiador y novelista. Realmente la ciudad, aunque pequeña, era amante de la cultura.

La impresión de un medio periodístico era una labor muy delicada, aunque rudimentaria, ya que los tipos de letra eran movibles, de modo pues que para transcribir una frase había que ir colocando, a mano, letra tras letra si no se contaba con linotipo y del mismo modo se hacían los titulares, los subtítulos y los antetítulos.

Federico Carmona no quería tener un semanario, sino un diario y es por eso que no es solamente titánica su idea, sino loable, toda vez que comenzó por lo grande; haciendo periodismo diarista.

El fundador, además de redactor de su diario, era la persona que, a lomo de mula, se iba a los pueblos en la búsqueda de la publicidad que alimentara la circulación de aquel periódico que fue concebido con la idea de ser un diario que trascendiera su ciudad, como en efecto ocurrió.

Al ser fundado EL IMPULSO no existía el servicio de energía eléctrica en la ciudad, por cuanto todavía estaba retardado el progreso.

Tres años después de haberse trasladado el diario a Barquisimeto, es decir en 1922, llegó la luz eléctrica a Carora.

Son muy pocas las empresas que comienzan siendo familiar y se mantienen como tales, lo cual constituye un mérito para EL IMPULSO  que ha permanecido en manos de una familia con indoblegable vocación periodística y que ha podido sortear todas las dificultades que ha tenido el periodismo independiente y al servicio total de la comunidad.

Si a lomo de mula comenzó la actividad del diario, a lomo de dificultades se ha mantenido en el correr de los años, ya que ha podido sortear todos los obstáculos que se le han presentado, dijo nuestro entrevistado.

El indoblegable espíritu emprendedor de Federico Carmona se ha compenetrado en toda su familia, porque el ADN periodístico ha circulado de generación en generación.

Carora se siente orgullosa de haber sido la cuna del decano del periodismo venezolano, porque aunque ha dejado de circular físicamente, tiene el papel de ser el medio digital más importante del interior de Venezuela, expresó Álvarez.

En este nuevo aniversario de su fundación, EL IMPULSO como su nombre icónico es generador de impulsos en Venezuela.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios