#OPINIÓN Ventana abierta: Aterrizaje perfecto #20Ene

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Fe de errata: En artículo anterior, en el último párrafo, escribimos Apocalipsis 13 y lo correcto es 14

Para recordar:

“Así también Cristo fue: ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

(Hebreos 9: 28)

El 15 de enero de 2009,ocurrió lo que llamaron “El milagro del río Hudson”, Nueva York, donde el vuelo 1549, de US Airways (AWE1549), un Airbus A320, con 150 pasajeros y 5 tripulantes, no pudieron llegar a su destino final porque una bandada de gansos dañaron sus motores.

Según la es.wikipedia.org, ha sido considerado como el “amerizaje más exitoso de la historia de la aviación” cuyo comandante Chesley Sullenberger y su copiloto Jeff Skiles dieron el todo por el todo para acuatizar de emergencia. El que haya visto la película “Sully” protagonizada por el artista Tom Hank, vivencia los detalles. Gracias a Dios, a los pilotos, al organizado rescate, donde muchos colaboraron, no hubo pérdidas humanas.

Tristemente en Venezuela, han ocurrido eventos que requieren la ayuda, hasta de otros países y los organismos oficiales la han rechazado mostrando una gran prepotencia.

Por lo anterior, si nos permiten, quisiéramos comparar el accidente del vuelo 1549,con la Primera  y Segunda venida de Cristo, donde la Deidad, a una voz, participó del plan.  

Hablando de la primera venida de Jesús, a pesar de todos los tropiezos que tuvo que pasar, y como venía del cielo, si se hubiese montado en una nave, tuvo un aterrizaje perfecto. Todo se dio como lo planeado (1 Pedro 1:18-20).

Allí, arriesgó su vida eterna y aunque le tocó ver la muerte, resucitó al tercer día; como un acto victorioso, para que todo aquel que en Él crea pueda ir al cielo después de su Segunda venida (Juan 3:16).

En ese contexto, Elena de White, en el libro “Exaltad a Jesús”, correspondiente al día 25 de diciembre, habla de lo bien planificado que estuvo la primera venida de Cristo, como lo está su Segunda venida. Allí la autora, toma como base lo que utilizamos como texto inicial, y dice:

“Así también Cristo fue: ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”(Hebreos 9: 28). Resaltamos: “…salvar a los que le esperan”.

Nos llama la atención, que en relación de ambas venidas de Cristo, la Biblia lo presenta desde la creación; cuando se le dijo a Eva que tendría una simiente que aplastaría a la serpiente en la cabeza (Génesis 3:15). A lo largo de la historia el pueblo Judío estuvo esperando a un Mesías, en cada niño varón (el primogénito) que nacía.

La autora antes citada dice: “Los dirigentes de Israel profesaban comprender las profecías, pero habían albergado ideas falsas con relación a la forma en que Cristo vendría. Satanás los había engañado; y ellos aplicaban toda la gloria de la segunda venida de Cristo a su primera aparición…Por esta razón, cuando vino no estaban preparados para recibirlo.”

Otro aspecto que señala White: “Ningún lenguaje humano es capaz de describir las escenas relativas a la segunda venida del Hijo del hombre en las nubes de los cielos. Aparecerá con su propia gloria, y con la gloria de su Padre y la de sus santos ángeles… La voz de Cristo atravesará las tumbas y penetrará en los oídos de los muertos y “todos los que están en los sepulcros oirán su voz y saldrán a resurrección” (Ídem).

Con razón el profeta Juan escribió: “He aquí viene en la nubes y todo ojo le verá (Apocalipsis 1:7). Al mismo Juan, Cristo le dijo tres veces en Apocalipsis 22: “ciertamente vengo en breve”. Aunque pareciera que tarda, “no tardará” (Hebreos 10:37).Según Mateo 24:Debemos velar (estar atentos) para su segundo regreso, ya que no se sabe ni el día ni la hora, ni digamos como el “siervo malo”: “mi señor tarda en venir”. Entonces:¿Estamos preparados para este acontecimiento?

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios