#COLUMNA Soliloquios de café: “Declaración universal de los DD.HH.” ¿Letra muerta? #21Feb

Texto y foto: Maximiliano Pérez Apóstol |

La Declaración Universal de los Derechos Humanos marcó un hito en la historia de los derechos humanos. Fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 en su Resolución 217 A (III).

La Declaración estableció, por primera vez, los derechos humanos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero, considerando que la libertad, la justicia y la paz en el globo terráqueo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana… es esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión; tomando como objetivo lograr el bienestar social elevando el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de libertad.

Esta Declaración Universal en su artículo 25-1, expresa:

  1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad

Fuente: https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/#health

La paz anida en la Justicia amparada en el Estado de Derecho, ejercido bajo el espíritu, propósito y razón del legislador probo expreso en la Constitución Nacional, las leyes, sus reglamentos y, ante su violación, muy especialmente, en los tratados Internacionales suscritos por la República.

La situación actual hace que muchas personas expresen:

“Aquí, no hay gobierno… y se lo crean.”

El desbarajuste creado en el tránsito automotor constituye una prueba evidente y palpable de ello, pero lo más grave está en los servicios públicos indispensables para la vida, como lo conforma el suministro de agua potable.

Como colaboración, alerta y exigencia de corrección en pro del bienestar social, hemos advertido sobre la destrucción de las zonas de alta fragilidad ecológica donde se encuentran las nacientes de agua dulce para el consumo humano.

A través de las instituciones a las cuales pertenezco hemos alertado sobre la grave situación de la Represa conocida como Dos Cerritos que suministra el agua a las poblaciones de El Tocuyo, Quíbor, Barquisimeto, y parte de Carora.

Ya para 2012. Las autoridades de Hidro-Lara aseveraban que él %60de su capacidad de almacenamiento estaba copado por la sedimentación y las escorrentías ocasionadas por la devastación de las montañas, con la tala y la quema. Pero así mismo está la Cuenca del río Yacambú y del Bucaral que afecta directamente la Represa Yacambú y la posibilidad de construcción de la represa “Dos Bocas”, como solución futura.

Entrando al verano se denuncia la situación de la represa Dos Cerritos a sabiendas de la falta de agua que ya sufren las poblaciones mencionadas y Cabudare, en el municipio Palavecino. El agua cuando llega a los hogares viene contaminada y no se sabe con cuales substancias y, si acaso llega, es una noche a la semana, noche de terror para las amas de casa que amanecen lavando, aseando las viviendas y recolectando agua para subsistir, en época de pandemia…

¡DERECHO QUE NO SE EJERCE… NO EXISTE!

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios