viernes, septiembre 17, 2021
Inicio Noticias Internacionales España es ahora el cuarto país de Europa en Legalizar la eutanasia

España es ahora el cuarto país de Europa en Legalizar la eutanasia

-

Este jueves el Parlamento español aprobó definitivamente la ley que despenaliza la eutanasia y el suicidio asistido, lo que convierte a la nación ibérica en los pocos países que permite a un paciente incurable, recibir ayuda para morir y evitar su sufrimiento.

El gobierno de izquierda de Pablo Sánchez tenía como prioridad la legislación a favor de la eutanasia y el suicidio asistido, y esta recibió la luz verde en el Congreso. La ley recibió 202 votos a favor de la izquierda, centro y regionalistas.

- Publicidad -

La nueva ley tuvo 141 votos en contra, todos de la derecha y la extrema derecha, además de dos abstenciones.

Las reacciones

Los aplausos en la cámara baja no se hicieron esperar y no cesaron por varios minutos.

«Hoy somos un país más humano, más justo y más libre. (…) Gracias a todas las personas que han peleado incansablemente para que el derecho a morir dignamente fuera reconocido en España», tuiteó el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez.

Esta ley entrará en vigor luego de una moratoria de 3 meses y de esa forma España será después de Holanda, Bélgica y Luxemburgo el cuarto país que permite la eutanasia y el suicidio asistido.

Colombia es el único país de latinoamérica que permite la muerte asistida, aunque no ha legislado nunca al respecto. 

En España la nueva legislación autoriza la eutanasia (el personal médico administra la sustancia mortal) y el suicidio asistido (la persona se encarga de tomar la dosis prescrita). 

La oposición a la ley que legaliza la eutanasia y el suicidio asistido

Esta nueva legislación promovida como una prioridad, por la izquierda y el socialismo español, tiene la reacción contraria de la iglesia católica y de los partidos de derecha y extrema derecha. Con el rechazo también surgen varias interrogantes por parte de otros sectores.

Los médicos afirman que la razón de ser de su carrera es salvar la vida a toda costa de los pacientes. Está en “el ADN del médico”

La eutanasia «es siempre una forma de homicidio, pues implica que un hombre da muerte a otro», indicó la Conferencia Episcopal Española (CEE). 

«Empujar a la eutanasia» a las personas «más vulnerables (…) es un vergonzoso acto de abandono social que encubre una negación a la mejor asistencia sociosanitaria», lanzó en la Cámara baja el diputado del Partido Popular (PP, derecha) José Ignacio Echániz.

Por su parte, el partido de extrema derecha, Vox, aseguró que va a recurrir la ley ante el Tribunal Constitucional.

Además del de Ramón Sampedro, otros casos causaron impacto en España, como el de Luis Montes, un médico anestesista procesado por provocar la muerte de más de 70 pacientes terminales, aunque finalmente fue sobreseído en 2007.

Más recientemente, Ángel Hernández espera juicio por ayudar a morir en 2019 a su mujer, inmovilizada por la esclerosis múltiple.

¿Que establece la ley que permite la eutanasia y el suicidio asistido?

La norma prevé que toda persona con «enfermedad grave e incurable» o padecimiento «crónico e imposibilitante» pueda solicitar ayuda para morir y así evitarse «un sufrimiento intolerable».

Se imponen estrictas condiciones, como que la persona, de nacionalidad española o residente legal, sea «capaz y consciente» al hacer la petición, que debe formular por escrito «sin presión externa» y repetir quince días más tarde. 

El médico siempre podrá rechazarla si considera que no se cumplen los requisitos.

Además, debe ser aprobada por otro médico y por una Comisión de Evaluación. Y cualquier profesional de la salud puede alegar «objeción de conciencia» para negarse a participar en el procedimiento, costeado por la sanidad pública.

- Publicidad -

Debes leer

Primer ministro de Haití responde a señalamientos sobre asesinato del presidente #17Sep

La oficina del primer ministro haitiano Ariel Henry emitió el jueves su primera declaración pública acerca de la evidencias que el exfiscal general de Puerto Príncipe dice tener de llamadas telefónicas entre él y un sospechoso clave en el asesinato del presidente Jovenel Moïse, y afirmó que recibió incontables llamadas de personas preocupadas por su seguridad tras el homicidio.