#COLUMNA Soliloquios de café: ¿La paz de los sepulcros? #28Mar

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

“Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”
Paul Joseph Goebbels (29-10-1897 / 01-05-1945

Paul Joseph Goebbels fue un político alemán que ocupó el cargo de ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945.

Uno de los colaboradores más cercanos de Adolf Hitler, Goebbels era conocido por su profundo antisemitismo y su respaldo a una discriminación racial cada vez más severa que, entre otras cosas, acabaría dando lugar al genocidio de los judíos en el llamado Holocausto. Fuente Wikipedia.

Se atribuye la frase que titula este artículo a quien fue el jefe de campaña de Adolf Hitler: reconocido por su trascendencia en el proceso de ascenso de Hitler al poder y por el impacto de sus estrategias mediáticas en la creación de la identidad anti-semita.

Para Goebbels, el acto de mentir debía ser analizado y evaluado más allá del prisma de la moralidad para extraer de él una utilidad innegable: la de influir en la sociedad.

De este modo, el político o la figura pública debía estar preparada para adecuar, deformar e incluso crear conscientemente versiones distorsionadas de los hechos y transmitirlos posteriormente a una audiencia que, si bien podía resistirse a su aceptación, terminaba cediendo, con la repetición de la mentira.

El terreno político es sin duda un ámbito donde la sociedad puede ver reflejada de manera franca y común el ejercicio de la deshonestidad, pero también lo es el mundo de los escándalos financieros, los fraudes, las pirámides, los dopajes deportivos e incluso la cotidianidad del individuo común que descubre un engaño impensable de alguien cercano.

¿Cómo se desenvuelve el proceso de escalada mediante el cual una persona pasa de emitir “pequeñas mentiras” a convertirse en un experto evasor de impuestos, estafador o embaucador de multitudes?

“LA PRIMERA VEZ QUE HACES TRAMPAS, TE SIENTES MAL POR ELLO. PERO ESO ES BUENO, FRENA TU DESHONESTIDAD. LA PRÓXIMA VEZ QUE HAGAS TRAMPA, YA TE HAS ADAPTADO”.

Según un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience, la clave está en cómo el cerebro de los mentirosos se va adaptando progresivamente al engaño. Para los investigadores, el impacto de la deshonestidad a nivel neuronal es de tal magnitud que incluso puede hablarse de un “mecanismo neural” que soporta la mentirao, en otras palabras: un principio biológico de adaptación que contribuye al fenómeno, llamado adaptación emocional.
Fuente: Transcribo textualmente de https://www.psyciencia.com/mentira-deshonestidad/

Les hago llegar estas palabras como un punto de reflexión ante la incredulidad que tengo sobre lo que está circulando en las redes, referente a que, está siendo invadido el Cementerio General del Sur, en Caracas, capital de la Republica y sede de los Poderes que gobiernan al país.

De ser cierto esto que no puedo más que calificar de aberración, me hace suponer que, es el resultado de las mentiras que conllevan a la manipulación sobre algunos ciudadanos que, por sus necesidades, ignorancia y falta de principios y valores, son llevados a realizar hechos execrables que deben ser rechazados por cualquier ser humano que lleve en su alma las enseñanzas espirituales, religiosas, éticas y morales que se aprenden en lo profundo de los hogares normalmente constituidos.

Es un llamado a reflexión para quienes tienen la suficiente autoridad (y a veces la ejercen con abuso) para que cumplan con su responsabilidad constitucional de hacer cumplir nuestra Carta Magna, las leyes y los reglamentos de la república, sin manipulaciones, mentiras y/o ambigüedades.

Ya no basta con la precaria situación a la cual sobrevivimos los venezolanos, ahora, supuestamente, se arremete contra la “PAZ DE LOS SEPULCROS”.

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios